Raúl aso­ma la pa­ti­ta en Nue­va York

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - PE­DRO P. SAN MAR­TÍN

Raúl Gon­zá­lez Blan­co, ciu­da­dano ma­dri­dis­ta de a pie, ‘aso­ma la pa­ti­ta’ des­de Nue­va York en el mi­cró­fono de El Lar­gue­ro. No es­tá, pe­ro se le es­pe­ra en el Ma­drid. Jue­ga con una gran ba­za a fa­vor: no tie­ne pri­sa, sal­vo que los acon­te­ci­mien­tos se pre­ci­pi­ten. Al­go se mue­ve en la Gran Man­za­na so­bre el fu­tu­ro del Real Ma­drid, por más que pi­lle le­jos del Ber­na­béu, y Raúl lo anun­cia a su ma­ne­ra, con dis­cre­ta con­tun­den­cia: “No re­nun­cio a na­da den­tro del club”. No se­rá aho­ra, se­rá cuan­do la es­tra­te­gia lo de­ter­mi­ne, pe­ro apues­ten que si un día Raúl ate­rri­za en Cha­mar­tín no se­rá pa­ra po­ner­se a las ór­de­nes de na­die.

Hoy Raúl Gon­zá­lez es un hom­bre fe­liz, pen­dien­te de su fa­mi­lia, ale­ja­do del es­trés del fút­bol. Es el re­po­so del león. Una pau­sa me­re­ci­da tras mu­chos años de bre­ga en tres paí­ses me­ri­dia­na­men­te di­fe­ren­tes. No obs­tan­te, a pe­sar de to­mar esa cier­ta dis­tan­cia que trans­mi­te, la ver­dad es que co­no­ce y vi­gi­la ca­da hoja que se mue­ve en el San­tia­go Ber­na­béu. Des­de el día que se sin­tió ex­fut­bo­lis­ta, el ‘sie­te’ abrió su agen­da pa­ra re­fres­car vie­jas amis­ta­des con idea­les co­mu­nes, como se plas­mó en aque­lla fo­to de la can­di­da­tu­ra del Txis­tu, con Fi­go, Mo­rien­tes, Hie­rro... Pe­ro de mo­men­to, el león es­tá dor­mi­tan­do en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.