Sam­pao­li: el cam­peón de­ja Chi­le a la ca­rre­ra

Se va como un apes­ta­do por par­te de la afi­ción

AS (Las Palmas) - - INTERNACIONAL - POR JO­SÉ MI­GUÉ­LEZ

Sam­pao­li. Aho­ra sí. Jor­ge Sam­pao­li es­tá ofi­cial­men­te en el mer­ca­do. Ya no es el se­lec­cio­na­dor de Chi­le. La ANFP do­bló la ro­di­lla y acep­tó re­du­cir­le la mi­llo­na­ria cláu­su­la de res­ci­sión uni­la­te­ral de con­tra­to que lo re­te­nía. Al fi­nal, el cam­peón de Amé­ri­ca, el ba­lón de bron­ce de los en­tre­na­do­res en 2015, ob­tu­vo la li­ber­tad, tras un ten­so com­ba­te me­diá­ti­co du­ran­te la semana, a cam­bio de re­nun­ciar a una pla­ta pen­dien­te. Qui­zá el tiem­po ayu­de a que el gris pa­la­dar chi­leno de hoy se vuel­va ma­ña­na agra­de­ci­mien­to. Por­que el téc­ni­co que más glo­ria le ha da­do al fút­bol chi­leno (esa Co­pa Amé­ri­ca de 2015, el úni­co tí­tu­lo de la Ro­ja en to­da su his­to­ria, y la Co­pa Sud­ame­ri­ca­na 2011 con la U) pa­ra­dó­ji­ca­men­te se mar­cha ca­si como un apes­ta­do. Con una es­tre­lla en la pe­che­ra pe­ro tam­bién con el des­pre­cio del afi­cio­na­do so­bre la es­pal­da, al me­nos de una bue­na par­te, que cas­ti­gó su do­ble dis­cur­so y sus ofen­si­vas ga­nas de fu­ga so­bre su ex­tra­or­di­na­rio ren­di­mien­to (27 triun­fos, nue­ve em­pa­tes, ocho de­rro­tas). Ca­si sin des­pe­dir­se, su­bién­do­se al co­che a la ca­rre­ra. El tris­te fi­nal de la épo­ca ro­ja más do­ra­da.

Sua­zo. Se aca­bó. Por la puer­ta de atrás, tras pen­sár­se­lo du­ran­te tres me­ses des­pués de ser des­pe­di­do de Co­lo Co­lo por ac­tos de in­dis­ci­pli­na ha­cia su en­tre- na­dor (plei­to que si­gue en tri­bu­na­les), ca­si en si­len­cio, el Chupete de Sua­zo de­ci­dió col­gar las bo­tas. Tie­ne 34 años. Y a es­tas ho­ras no se sa­be muy bien quién se va, si un ído­lo ma­yor, el de­lan­te­ro prin­ci­pal de la Chi­le de Biel­sa, el má­xi­mo go­lea­dor del mundo en 2006 se­gún la IFFHS, o un ju­ga­dor man­cha­do que se que­dó en me­nos del fút­bol que lle­va den­tro por su dis­pli­cen­cia y re­bel­día. No lle­gó a Za­mo­rano ni a Sa­las ni a Cas­zely, más por vo­lun­tad pro­pia que por ca­pa­ci­dad se que­dó en otro es­ca­lón. En el Za­ra­go­za, Pa­qui­rrín (pa­re­cer se pa­re­cía) ape­nas du­ró seis me­ses y de­jó go­les pe­ro tam­bién una sen­sa­ción per­ma­nen­te de so­bre­pe­so. Se va un ti­po tí­mi­do, di­fe­ren­te, rea­cio al tra­ba­jo y las nor­mas, aris­co con la Pren­sa y los je­fes pe­ro cor­dial con el ba­rrio y el afi­cio­na­do. Tras anun­ciar el jue­ves su re­ti­ra­da, se de­jó ver como si na­da el fin de semana ju­gan­do un tor­neo ve­ra­nie­go en San An­to­nio, su pue­blo. Y ya es­tá en se­mi­fi­na­les.

Ja­ra. Un cam­peón de Amé­ri­ca vuel­ve a ca­sa. Gon­za­lo Ja­ra, el cen­tral que se ga­nó las por­ta­das del mundo por su or­di­na­rio de­do en el tra­se­ro de Ca­va­ni du­ran­te la Co­pa Amé­ri­ca, aban­do­na el Mainz (la Bun­des­li­ga fi­nal­men­te no ha si­do el re­fu­gio do­ra­do que pa­re­cía pa­ra los chi­le­nos) y re­gre­sa al em­po­bre­ci­do cam­peo­na­to de su tie­rra. Fi­cha por la U, el equi­po que es­tre­na como en­tre­na­dor al se­gun­do de Sam­pao­li, Se­bas­tián Bec­ca­ce­ce. Es de­cir, al enemi­go, un pe­ca­do que se re­pro­du­ce con de­ma­sia­da fre­cuen­cia e in­di­fe­ren­cia en el país de los te­rre­mo­tos. Ja­ra fue co­lo­co­lino has­ta 2009 cuan­do el West Brom­wich Al­bion le abrió las puer­tas de Eu­ro­pa. Se des­pre­cia al hin­cha. Y aho­ra, como si na­da, pa­ra do­lor del hin­cha, se vis­te de azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.