San­do­val con­ti­núa de mo­men­to, pe­ro su fu­tu­ro es­tá en el ai­re

Ayer Pi­na tra­tó su des­ti­tu­ción

AS (Las Palmas) - - PRIMERA-LIGA BBVA - —E. ÁR­BOL

Jo­sé Ra­món San­do­val si­gue al fren­te del Gra­na­da. Al me­nos de mo­men­to. Des­pués de una tar­de muy in­ten­sa en la que su con­ti­nui­dad es­tu­vo en el ale­ro, Quique Pi­na y Juan Car­los Cor­de­ro han de­ci­di­do man­te­ner­le en el ban­qui­llo, una bo­la ex­tra que se po­dría ju­gar el sá­ba­do an­te el Ge­ta­fe. La si­tua­ción es tan de­li­ca­da e ines­ta­ble que la idea de la des­ti­tu­ción si­gue so­bre­vo­lan­do Los Cár­me­nes y po­dría pre­ci­pi­tar­se en cual­quier mo­men­to, in­clu­so an­tes del sá­ba­do. El pre­si­den­te y el di­rec­tor de­por­ti­vo es­tu­vie­ron ana­li­zan­do el pa­no­ra­ma du­ran­te la so­bre­me­sa de ayer y fi­nal­men­te el club co­mu­ni­có que el téc­ni­co con­ti­nua­ba “con nor­ma­li­dad” di­ri­gien­do al equi­po.

Aunque son cons­cien­tes de que ur­ge un cam­bio de rum­bo, los man­da­ma­ses del Gra­na­da no tie­nen del to­do cla­ro que la so­lu­ción sea un cam­bio de en­tre­na­dor: re­par­ten res­pon­sa­bi­li­da­des y tam­bién es­tán muy dis­gus­ta­dos con la ac­ti­tud de los fut­bo­lis­tas.

El epi­so­dio de Ei­bar ha de­ja­do muy to­ca­do a San­do­val. Los úl­ti­mos re­sul­ta­dos han agra­va­do la sa­lud del ves­tua­rio y han de­ja­do mal­tre­cha su pro­pia cre-

In­cer­ti­dum­bre di­bi­li­dad, que ya ha­bía ve­ni­do a me­nos des­de ha­ce mu­chas se­ma­nas. Los cam­bios de ju­ga­do­res y de sis­te­ma, la pér­di­da de pa­trón de jue­go y de es­ti­lo, las fa­ci­li­da­des en de­fen­sa y la fal­ta de or­gu­llo mos­tra­da en con­tex­tos como el de la no­che del lu­nes de­jan al téc­ni­co al bor­de del pre­ci­pi­cio.

El en­tre­na­dor no tie­ne ga­ran­ti­za­do

sen­tar­se en el ban­qui­llo el sá­ba­do

EN EL AI­RE. San­do­val con­ti­núa, pe­ro su fu­tu­ro es in­cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.