Te­rra­zas y Zi­da­nes

El con­tras­te de te­ner­lo to­do a an­dar con lo jus­to

AS (Las Palmas) - - COPA DEL REY - POR BLAS LÓ­PEZ-AN­GU­LO

Hay cier ta in­con­sis­ten­cia a la ho­ra de me­dir la ta­lla de los en­tre­na­do­res como ta­les. Su pro­yec­ción efec­ti­va en el ta­ble­ro del aje­drez que tam­bién es el fút­bol, de­pen­de en oca­sio­nes no tan­to de sus mé­ri­tos y ca­pa­ci­da­des como de las cir­cuns­tan­cias en que el azar ha co­lo­ca­do a ca­da uno. Tie­ne Te­rra­zas ca­si los mis­mos años como en­tre­na­dor que Zi­da­ne en su car­né de iden­ti­dad. Ha en­tre­na­do el se­gun­do ape­nas un año en Se­gun­da B con gran­des me­dios y me­dio­cres re­sul­ta­dos. Lle­va Te­rra­zas me­dia vi­da en los cam­pos de Se­gun­da y Ter­ce­ra sin ha­ber pa­sa­do en ese ta­ble­ro de la se­gun­da fi­la. Com­pa­ro a es­tos dos en­tre­na­do­res de­bi­do a que tal vez el ri­val de cuar­tos del Mi­ran­dés fue­ra aho­ra el Real Ma­drid, de no ha­ber si­do an­tes eli­mi­na­do tan la­men­ta­ble­men­te. Hi­pó­te­sis bal­día pues el mis­mo con­jun­to ro­ji­llo de­be su suer­te a igual tor­pe eli­mi­na­ción de Osa­su­na.

Me sir­ve, en cam­bio, pa­ra pro­po­ner el con­tras­te en­tre los que lo tie­nen to­do a su dis­po­si­ción, mé­ri­tos apar­te, y a los que con una hoja de ser­vi­cios bien re­lle­na an­dan con lo jus­to.

Re­fle­xio­na en sus di­la­ta­das me­mo­rias Francisco Aya­la acer­ca de las iro­nías del des­tino, al con­si­de­rar el mo­do có­mo Luis Muñoz Ma­rín, el an­ti­guo go­ber­na­dor de Puer­to Ri­co, ne­go­ció y pac­tó la fór­mu­la de aso­cia­ción en­tre su her­mo­sa is­la y Es­ta­dos Uni­dos, con­tri­bu­yen­do a un cier­to desa­rro­llo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de su país que se le ne­ga­ba, al tiem­po que in­ter­ve­nía en al­gu­na me­di­da en la con­fi­gu­ra­ción y fi­so­no­mía del po­ten­te ve­cino. “La his­to­ria ha­bla —apos­ti­lla­ba el cen­te­na­rio ju­ris­ta y es­cri­tor— pa­ra bien o pa­ra mal, de Ju­lio Cé­sar y de Ca­lí­gu­la, de Na­po­león y de Hitler, pe­ro no re­cuer­da los nom­bres de quie­nes aca­so ri­gie­ron con ha­bi­li­dad su­pre­ma y has­ta con re­cur­sos ge­nia­les al­gu­na pe­que­ña co­mu­ni­dad de es­ca­so re­lie­ve mun­dial.”

Si bien Flo­ren­tino y mu­chos de sus co­le­gas va­lo­ran más los ne­go­cios que la efi­cien­cia de­por­ti­va, de­be­rían con­si­de­rar el uso de los re­cur­sos o de los ta­len­tos con­for­me a la con­sa­bi­da pa­rá­bo­la.

Si tan­to se ajus­tan los cos­tes eco­nó­mi­cos, de acuer­do con los cá­no­nes de la troi­ka, ha­brá de sa­ber­se el cos­te ce­ro de la plan­ti­lla de la ri­be­ra del Ebro fren­te a los mi­llo­nes des­em­bol­sa­dos Cas­te­lla­na arri­ba. Así como ca­da eu­ro gas­ta­do en­cuen­tra su con­tra­par­ti­da en for­ma de su­dor y dig­na com­pe­ti­ción. Se­rá que no ha­bla­mos el mis­mo idio­ma. Aun si am­bos equi­pos se hu­bie­ran cru­za­do en la disputa co­pe­ra ca­bría tra­zar ma­yo­res co­rres­pon­den­cias.

Po­dría­mos ima­gi­nar el efec­to de las do­tes la­bo­rio­sas de Te­rra­zas si es­tu­vie­ra en po­si­ción (¡co­lo­ca­ción! so­bre el ver­de ta­ble­ro pi­de es­te año a sus ju­ga­do­res) de ejer­ci­tar­las en equi­pos de ta­lla XXL. Fla­ca me­mo­ria. Mi­ren el cu­rrí­cu­lum de Be­ní­tez tan in­ser­vi­ble pa­ra el gi­gan­tis­mo y ve­det­tis­mo del con­jun­to me­ren­gue. Lo mis­mo que el acei­te con el agua. Una man­cha. Lo mis­mo que la mi­nu­cio­si­dad y cien­cia de Be­ní­tez re­frac­ta so­bre su­per­fi­cie tan blan­ca, la gran­de­za de mi­ras del téc­ni­co de Bil­bao ve­nía cho­can­do con­tra to­das las hos­ti­les re­sis­ten­cias de un am­bien­te pró­xi­mo como el de Anduva, o al­deano, de la al­dea de Obé­lix, como la lla­ma­ba el otro gran en­tre­na­dor de la re­cien­te his­to­ria del Mi­ran­dés, Car­los Pou­so, en el que pa­re­cía mo­ver­se me­jor.

En fin, Car­los Te­rra­zas es un má­na­ger, pues­to que di­ri­ge to­da la par­ce­la de­por­ti­va del club, que no cree en el fút­bol en­ten­di­do como ne­go­cio. Pa­ra él lo que de­ter­mi­na las co­sas es el jue­go, no los en­tor­nos. “So­mos cons­cien­tes de que hay clu­bes con mu­cho ma­yor po­ten­cial por te­ner más his­to­ria, más so­le­ra, ma­yor ma­sa so­cial y abo­na­dos... Pe­ro en el cam­po no hay tan­tas di­fe­ren­cias”, de­cla­ra­ba en es­ta mis­ma tem­po­ra­da.

Es jus­to allí, el ver­de cés­ped, don­de el mís­ter quie­re ver­se con los ri­va­les, bien per­tre­cha­das sus ilu­sio­nes y pro­yec­tos des­de ha­ce tiem­po.

ÉXI­TO. Car­los Te­rra­zas, en su ban­qui­llo del es­ta­dio de Anduva.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.