Es­pa­ña de­be ga­nar pa­ra alla­nar la si­guien­te fa­se

Ca­de­nas pi­de más agre­si­vi­dad en el cho­que con Sue­cia

AS (Las Palmas) - - BALONMANO - EN­RI­QUE OJE­DA

Es el úl­ti­mo par­ti­do de la li­gui­lla ini­cial, y cuan­do em­pie­ce ya se sa­brá si Sue­cia es­tá cla­si­fi­ca­da pa­ra la si­guien­te fa­se o se jue­ga la vi­da con­tra Es­pa­ña, que en cual­quier ca­so ne­ce­si­ta la vic­to­ria pa­ra pa­sar con tres o cua­tro pun­tos. Es de­cir, hoy no ca­be la es­pe­cu­la­ción, y, como di­ce Ster­bik, “es­te par­ti­do no ten­drá na­da que ver con el en­fren­ta­mien­to de Irún” don­de los His­pa­nos arra­sa­ron a los sue­cos 32-22.

Es­pa­ña, ade­más, vi­ve mo­men­tos de du­das: el em­pa­te an­te Eslovenia co­rro­bo­ró en par­te lo que se vio an­te Ale­ma­nia, que has­ta aho­ra no hay con­tra­gol­pe. “Ne­ce­si­ta­mos esos go­les”, ase­gu­ra Ma­no­lo Ca­de­nas, que lla­ma a la de­fen­sa es­pa­ño­la a ser más agre­si­va pa­ra que los ex­tre­mos pue­dan co­rrer de ver­dad. Hoy se verá si las fi­lí­pi­cas del en­tre­na­dor sur­ten efec­to.

Ca­ñe­llas se­ña­la que pa­ra ga­nar a Sue­cia “no bas­ta con ju­gar bien 10 mi­nu­tos”, que es una ma­ne­ra de pe­dir en voz al­ta más in­ten­si­dad al gru­po, y tam­bién la for­ma de re­cla­mar más pro­ta­go­nis­mo una vez su­pe­ra­dos los pro­ble­mas de es­pal­da, aunque aho­ra el con­tra­tiem­po es la con­trac­tu­ra de Ster­bik.

Por lo que res­pec­ta a Sue­cia, no es el ogro de sus bue­nos años, pe­ro es una se­lec­ción que sa­be ju­gar, con Niel­sen y Kall­man, el ex­ju­ga­dor del Ciu­dad Real, de estrellas. Su por­te­ro más ve­te­rano, Mat­tias An­ders­son es una ga­ran­tía cuan­do tie­ne el día ins­pi­ra­do, aunque no pue­de pre­su­mir de re­gu­la­ri­dad.

Du­da Ar­pad Ster­bik no se en­tre­nó ayer por cul­pa de una con­trac­tu­ra

IN­TEN­SI­DAD DE­FEN­SI­VA. Ca­de­nas quie­re que la de­fen­sa es­pa­ño­la sea más ac­ti­va hoy an­te Sue­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.