La me­ta­mor­fo­sis de Zi­da­ne y su efec­to con­ta­gio

AS (Las Palmas) - - A LA ÚLTIMA - ELÍAS IS­RAEL @elia­s_is­rael

Un equi­po pa­ra ha­cer ca­rre­ra. No re­sul­ta na­da no­ti­cia­ble que un equi­po de fút­bol pro­fe­sio­nal ha­ga vein­te mi­nu­tos de ca­rre­ra en el ini­cio del en­tre­na­mien­to a un rit­mo al­to, como tra­ba­jo de re­sis­ten­cia. Sí re­sul­ta cu­rio­so que el pri­mer en­tre­na­dor de­ci­da ir a idén­ti­co rit­mo que sus pu­pi­los. Zi­da­ne es el pri­me­ro de la fi­la y lo quie­re de­mos­trar has­ta en los pe­que­ños de­ta­lles. Ya no es que ga­ne ti­ran­do fal­tas a Cris­tiano Ro­nal­do, es que quie­re ser ejem­plar has­ta en la par­te más pe­sa­da del tra­ba­jo. Ha al­can­za­do su me­ta an­tes de lo que pen­sa­ba. En el Ma­drid se ha­ce ca­rre­ra des­de el ejem­plo.

El bra­zo al­re­de­dor del hom­bro. “Res­pi­ra la fe­li­ci­dad del que sa­be que es­tá an­te la opor­tu­ni­dad de su vi­da y no la quie­re des­apro­ve­char. Es como un ni­ño con za­pa­tos nue­vos, que re­par­te son­ri­sas y que con­ta­gia su en­tu­sias­mo”, cuen­tan des­de den­tro de Val­de­be­bas. Zi­da­ne nun­ca de­ja­rá de ser fut­bo­lis­ta. Por eso, en­tien­de lo que el ju­ga­dor re­quie­re. Con los ti­tu­la­res, exi­gen­cia y res­pal­do; con los su­plen­tes, el bra­zo al­re­de­dor del hom­bro y char­las per­so­na­les pa­ra que en­tien­dan que las opor­tu­ni­da­des lle­ga­rán.

“No le ha­gáis fo­tos a mis hi­jos”. Na­da más lle­gar al Real Ma­drid como ju­ga­dor, Zi­da­ne era un ti­po afa­ble en el ves­tua­rio y dis­tan­te con el en­torno, has­ta em­pe­zar a co­ger con­fian­za. En la ima­gen de su im­pro­vi­sa­da y fur­ti­va pre­sen­ta­ción, ro­dea­do de los que más quie­re, me vino a la me­mo­ria la pri­me­ra vez que ha­blé con él. “Cri­ti­cad abier­ta­men­te mi ren­di­mien­to, de fút­bol lo que sea, pe­ro no le ha­gáis fo­tos a mis hi­jos. Es lo úni­co que os pi­do”. Me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción su preo­cu­pa­ción por pro­te­ger a la fa­mi­lia, más allá de su fút­bol.

Sa­bien­do que ven­drán cur­vas. A pe­sar del buen am­bien­te y las bue­nas ca­ras, Zi­zou no es un ad­ve­ne­di­zo y es cons­cien­te de que las di­fi­cul­ta­des lle­ga­rán. Ne­ce­si­ta cons­ta­tar en los par­ti­dos fue­ra de ca­sa los in­di­cios que se han vis­to en el Ber­na­béu, ne­ce­si­ta par­ti­dos gran­des, an­te ri­va­les de si­mi­lar en­ti­dad, pa­ra re­fren­dar su pro­pues­ta y, so­bre to­do, es cons­cien­te de que al­gu­nos de los que hoy le mi­ran con ad­mi­ra­ción en el ves­tua­rio, le pon­drán otra ca­ra en cuan­to ven­gan mal da­das. Su úni­ca cer­te­za es que ya ha re­co­rri­do el ca­mino y, a la pos­tre, se le me­di­rá por lo que sea ca­paz de ga­nar, no por lo que ha si­do ca­paz de ilu­sio­nar. Igual se con­for­ma­ría si el ga­lli­ne­ro no se lo re­mo­vie­sen des­de den­tro, ai­rean­do la vi­da y mi­la­gros de Ja­mes, sin ir más le­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.