Zi­da­ne, Fran­ces­co­li y el es­pe­jo de Is­co en el que am­bos se ven re­fle­ja­dos

AS (Las Palmas) - - A LA ÚLTIMA - MARCO RUIZ @ AS_ Mar­coRuiz

Zi­zou, ído­lo. Cuan­do Zi­da­ne mar­có el gol de la No­ve­na Ja­mes te­nía on­ce años, Is­co diez y Ba­le, por ejem­plo, 13. In­clu­so Cris­tiano, que aho­ra tie­ne 30, era en­ton­ces aún un ado­les­cen­te de voz cam­bian­te que con 16 años en­tra­ba a hur­ta­di­llas, por las no­ches, en el gim­na­sio de la aca­de­mia del Spor­ting de Por­tu­gal so­ñan­do con ser un pro­fe­sio­nal y de es­tar al­gún día a la al­tu­ra de aquel mi­to lla­ma­do Zi­zou al que veía por te­le­vi­sión... No pue­de ha­ber al­go más efec­ti­vo pa­ra un je­fe que te­ner au­to­ri­dad mo­ral so­bre sus pu­pi­los. Si Zi­da­ne di­ce que hay que co­rrer pa­ra atrás, ha­brá que ha­cer­lo.

El Prín­ci­pe. Zi­zou tam­bién tu­vo un ído­lo. Era uru­gua­yo y se lla­ma­ba Fran­ces­co­li, aunque le apo­da­ban El Prín­ci­pe por la cla­se que te­nía. Se enamo­ró Zi­zou de su jue­go vién­do­lo en el Ve­lo­dro­me, es­ta­dio del Olym­pi­que de Mar­se­lla, el equi­po de su ciu­dad na­tal. Lue­go fue­ron gran­des ami­gos e in­clu­so com­par­tie­ron al­gún pro­yec­to pro­fe­sio­nal. Cuan­do a Fran­ces­co­li se le pre­gun­ta (el que es­cri­be tu­vo la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo ha­ce ya ca­si diez años) qué es lo que más le im­pre­sio­nó del Zi­da­ne ju­ga­dor, res­pon­día rá­pi­do y sin pes­ta­ñear: “Lo que le ha­ce di­fe­ren­te al res­to es su ca­pa­ci­dad y téc­ni­ca pa­ra con­tro­lar el ba­lón. Eso le co­lo­ca en una po­si­ción pre­do­mi­nan­te so­bre el res­to en el cam­po. Su con­trol orien­ta­do le po­ne un pa­so por de­lan­te y es el ini­cio de la si­guien­te ju­ga­da”.

Ter­cer es­la­bón. Fran­ces­co­li se veía re­fle­ja­do en el Zi­da­ne que con­tro­la­ba el ba­lón... Aho­ra hay al­go en el jue­go de Is­co que a Zi­zou le re­cuer­da al fút­bol que sa­lió de sus pro­pias bo­tas. Por eso, y aunque cos­ta­ra 50 mi­llo­nes me­nos, le ha pues­to por de­lan­te de Ja­mes. Co­mien­cen a fi­jar­se en los con­tro­les de ba­lón del ma­la­gue­ño, ca­paz de pin­char una pe­lo­ta caí­da del cie­lo con la pun­ta de la bo­ta aún es­tan­do de es­pal­das, o ca­paz de ha­cer una ge­nia­li­dad como el do­ble som­bre­ro (y asis­ten­cia a Ben­ze­ma) an­te el Spor­ting... Is­co, otro genio.

Bet­to­ni. La RFEF ha re­co­men­da­do al Ma­drid que pon­ga a un se­gun­do en­tre­na­dor aunque Bet­to­ni si­ga ha­cien­do las ve­ces en Val­de­be­bas (que has­ta ahí ha­ría la vis­ta gor­da). Só­lo pa­ra evi­tar pro­ble­mas. Chen­di (per­dón, Chen­do) tie­ne el tí­tu­lo que le ha­bi­li­ta pa­ra ser se­gun­do pe­ro fi­cha de de­le­ga­do. Si a Zi­da­ne le ex­pul­sa­ran o le die­ra una re­pen­ti­na ciática, Chen­do po­dría ha­cer los cam­bios como de­le­ga­do, sí, pe­ro ni él ni nin­gún otro po­dría dar ins­truc­cio­nes por­que no ha­bría se­gun­do téc­ni­co, el úni­co con po­tes­tad pa­ra dar­las apar­te del pri­mer en­tre­na­dor... Aun así tan se­gu­ro es­tá Zi­zou de sí mis­mo que ha re­nun­cia­do a esa po­si­bi­li­dad. Y to­do a pe­sar de la insistencia de Flo­ren­tino en los úl­ti­mos días... An­te tal he­cho, ¡que na­die cor­te el es­ta­do de fe­li­ci­dad del equi­po! Aho­ra es Zi­da­ne quien man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.