Ja­mes: den­le ba­lón en lu­gar de gim­na­sio

Una fo­to con­tra los ru­mo­res so­bre su es­ta­do fí­si­co

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - POR JUAN­MA TRUE­BA

Lo pri­me­ro que sor­pren­de de un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal, ob­ser­va­do de cer­ca y ves­ti­do de ca­lle, es la del­ga­dez. Has­ta los cen­tra­les más for­ni­dos re­sul­tan ti­pos es­bel­tos, de ta­lle fino y cin­tu­ra es­tre­cha. Con­vie­ne te­ner­lo en cuen­ta ca­da vez que acu­sa­mos a un ju­ga­dor de te­ner unos ki­los de más. Su su­pues­ta gor­du­ra se­ría nues­tra del­ga­dez ex­tre­ma y sus mi­che­li­nes nues­tros más de­fi­ni­dos ab­do­mi­na­les.

Di­cho lo an­te­rior, no todos te­ne­mos los mis­mos cuer­pos y los fut­bo­lis­tas, con me­nos ro­pa pa­ra di­si­mu­lar­lo, son un buen ejem­plo. Si los cla­si­fi­ca­mos por los ex­tre­mos, di­re­mos que los hay abo­ti­ja­dos y lon­gi­lí­neos, sin me­nos­ca­bo en nin­gún ca­so de sus ap­ti­tu­des fut­bo­lís­ti­cas. El da­nés Jan Molby, apo­da­do Molby Dick por su fi­gu­ra ce­tá­cea, ju­gó 218 par­ti­dos en el Li­ver­pool. El in­glés Pe­ter Crouch, mu­ta­ción de spag­het­ti y ji­ra­fa, fue 42 ve­ces in­ter­na­cio­nal y aún vis­te la ca­mi­se­ta del Sto­ke a los 34 años.

La in­tro­duc­ción ( ex­ten­sa) vie­ne al ca­so por­que pa­ra ex­pli­car la su­plen­cia de Ja­mes Rodríguez se han uti­li­za­do dos ar­gu­men­tos ín­ti­ma­men­te co­nec­ta­dos: la fies­ta y la gor­du­ra. Se di­ce que su por­cen­ta­je de gra­sa cor­po­ral ( 13%) es­tá por en­ci­ma de la me­dia de la plan­ti­lla (8%). Se cuen­ta, des­de Co­lom­bia, que Ja­mes “es bas­tan­te me­diá­ti­co de la no­che ma­dri­le­ña”. El res­to se de­ja a la ima­gi­na­ción del con­su­mi­dor.

Pa­ra com­ba­tir esos ru­mo­res ve­ne­no­sos la web del Real Ma­drid ha lan­za­do una fo­to con an­tí­do­to. En ella apa­re­ce Ja­mes ha­cien­do fle­xio­nes so­bre una ba­rra ho­ri­zon­tal ( de ti­po gim­nás­ti­co), exi­gen­te ejer­ci­cio pa­ra cual­quier de­por­tis­ta que se ga­ne la vi­da con los pies.

El problema, y la fo­to lo evi­den­cia, es que Ja­mes no pa­re­ce­rá es­bel­to ni es­ti­ra­do por un po­tro de tor­tu­ra. Por­que no lo es ni ne­ce­si­ta ser­lo. Su fi­so­no­mía es otra: Ja­mes ( como Is­co, como el Kun o el Torpe­do Mü­ller) tie­ne el sen­ta­de­ro ba­jo, de­ta­lle que lle­va a con­fun­dir la ro­bus­tez con la gor­du­ra.

Den­le mi­nu­tos y afi na­rá la si­lue­ta. Den­le ba­lo­nes en lu­gar de gim­na­sio. Ja­mes no es­tá gor­do y el he­cho es tan cier­to como que nun­ca es­ta­rá fla­co.

Fi­so­no­mía Los hay abo­ti­ja­dos y lon­gi­lí­neos; todos ap­tos pa­ra el fút­bol

PRO­TA­GO­NIS­TA. Ja­mes, col­ga­do de la ba­rra en el gim­na­sio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.