Zi­zou y el re­lo­je­ro Mo­dric

AS (Las Palmas) - - BETIS-REAL MADRID - J. J. SANTOS

Fal­ta­ba dar­le cuer­da al re­loj. Zi­da­ne sa­bía que si arran­ca­ba el me­ca­nis­mo de for­ma co­rrec­ta, la pre­ci­sión se­ría ab­so­lu­ta. Y pa­ra tal mi­sión tu­vo cla­ro que Mo­dric era el en­car­ga­do per­fec­to, el que te­nía que dar­le cuer­da a su lu­jo­so ac­ce­so­rio. Acier­to pleno. El croa­ta tie­ne más re­co­rri­do que Kross y pa­re­ci­do acier­to en el pa­se. Ade­más, in­tu­ye los mo­men­tos don­de se pre­ci­sa ace­le­rar o pau­sar el jue­go. Des­de el pri­mer mi­nu­to se in­tu­yó que era la pro­lon­ga­ción del fran­cés en el cam­po, el ju­ga­dor que asu­me esa con­di­ción de en­tre­na­dor con el res­to de com­pa­ñe­ros. Tu­vo un se­gun­do men­sa­je cla­ro Zi­ne­di­ne y fue el de dar con­fian­za ple­na tam­bién a

Kroos, al tiem­po que le li­be­ra­ba un po­co de otras ta­reas que ha­bía pa­de­ci­do en la an­te­rior eta­pa.

Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos. Pa­ra que to­do eso fun­cio­ne, los tres de arri­ba no pue­den ha­cer el zán­gano a la ho­ra de pre­sio­nar al ri­val. Del mis­mo mo­do, la de­fen­sa asu­me el ries­go de ju­gar unos me­tros más ade­lan­ta­da, con lo que con­lle­va de concentración y es­fuer­zo. Y es ver­dad que en los úl­ti­mos par­ti­dos con Be­ní­tez nin­gu­na de las dos lí­neas cum­plió con esos prin­ci­pios bá­si­cos que gran­des equi­pos de Eu­ro­pa, como Ba­yern o

Bar­ce­lo­na, eje­cu­tan a ra­ja­ta­bla. Si los ju­ga­do­res creen en Zi­da­ne, cree­rán en los mo­vi­mien­tos y ma­nio­bras de Mo­dric. Par­tien­do de esa ba­se, co­rre­rán y mos­tra­rán una ac­ti­tud com­ple­ta­men­te dis­tin­ta a la de ha­ce un mes. Y lle­ga­rán los re­sul­ta­dos. Es­te equi­po fun­cio­na como un re­loj. ¿ Re­cuer­dan la fra­se? Pues eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.