Car­la Suá­rez Ro­ber­to Bau­tis­ta Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za, an­te el año de su con­fir­ma­ción

Sus par­ti­dos, en la cen­tral y con los di­se­ños de Stella McCart­ney

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - ALE­JAN­DRO DELMÁS

La es­pa­ño­la ya es tra­ta­da en el Abier­to de Aus­tra­lia con la con­si­de­ra­ción de es­tre­lla. IMG con­fía en que ga­ne un ‘gran­de’ es­te año pa­ra lan­zar­la glo­bal­men­te como hi­zo con Sha­ra­po­va. Mien­tras, y avan­za­ron a oc­ta­vos de fi­nal.

De­ma­dru­ga­da y en el pri­mer turno del Rod La­ver Are­na —don­de ha ju­ga­do todos sus par­ti­dos en es­te tor­neo—, Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za mon­ta­ba el asal­to a los oc­ta­vos de fi­nal del Abier­to aus­tra­liano. Al otro la­do de la red es­pe­ra­ba a Gar­bi­ñe la che­ca Bar­bo­ra Zah­la­vo­va-Stry­co­va (nú­me­ro 48 del WTA Tour). Y al otro la­do de la ci­ta con Stry­co­va, ocu­rra lo que ocu­rra, Mu­gu­ru­za se di­ri­ge ha­cia un año apa­sio­nan­te: el año de la con­fir­ma­ción.

Por to­das las ex­pec­ta­ti­vas que ha le­van­ta­do Mu­gu­ru­za ( ac­tual nú­me­ro tres del mundo, dos si re­ba­sa los cuar­tos de fi­nal en Mel­bour­ne), la te­nis­ta de Ca­ra­cas ne­ce­si­ta es­tre­nar­se como cam­peo­na en un tor­neo de Grand Slam pa­ra des­pe­gar de­fi­ni­ti­va­men­te rum­bo al es­tre­lla­to: jus­to como Ma­ria Sha­ra­po­va, cu­ya ca­rre­ra fue di­se­ña­da por IMG, la agen­cia de ima­gen que tam­bién con­tro­la los de­re­chos de Gar­bi­ñe.

Con un po­ten­cial in­men­so en los mer­ca­dos la­ti­nos (de Mia­mi a Ca­ra­cas, pa­san­do por Es­pa­ña) y con una ima­gen se­duc­to­ra, el cie­lo pa­re­ce ser el úni­co lí­mi­te pa­ra Gar­bi­ñe, a quien IMG con­si­de­ra una per­so­na­li­dad tan icó­ni­ca y de tan­ta pro­yec­ción de mer­ca­do­tec­nia como pue­de ser Kei Nis­hi­ko­ri, un icono de ma­sas en Ja­pón.

Rán­king De lle­gar a se­mi­fi­na­les, y tras caer Ha­lep, po­dría sa­lir se­gun­da

La di­se­ña­do­ra Stella McCart­ney ( hi­ja del beatle Paul McCart­ney) ya ha con­ver­ti­do a Mu­gu­ru­za en pun­to de re­fe­ren­cia de sus nue­vas co­lec­cio­nes pa­ra Adi­das, lo que, a su vez, ha ge­ne­ra­do un es­plén­di­do con­tra­to pa­ra Gar­bi­ñe… y eso con una fir­ma en cu­ya pa­no­plia ya fi­gu­ra­ban re­cla­mos del show bu­si­ness ta­les como Ana Iva­no­vic, Ca­ro­li­ne Woz­niac­ki o la mis­ma Si­mo­na Ha­lep. Pe­ro, pre­ci­sa­men­te, na­die desea en el en­torno de Mu­gu­ru­za que la ima­gen de la ac­tual nú­me­ro tres del mundo y su mag­ne­tis­mo per­so­nal va­yan por de­lan­te de sus lo­gros de­por­ti­vos. Por­ta­das. La idea pa­ra re­ma­tar el lan­za­mien­to de Gar­bi­ñe se ba­sa ( como tam­bién pa­só con la za­ri­na Sha­ra­po­va) en que “pri­me­ro han de ve­nir los tí­tu­los, y des­pués, to­do lo de­más. Pue­de ga­nar aquí en Aus­tra­lia, pe­ro si no lo ha­ce, tam­bién pue­de ha­cer­lo en Ro­land Ga­rros, Wim­ble­don…”. To­do apun­ta a que Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za pue­de su­ce­der muy pron­to a Ma­ria Sha­ra­po­va en las por­ta­das de Sports Illus­tra­ted. Pe­ro an­tes de lle­gar ahí, Gar­bi­ñe de­be­ría pa­sar so­bre Stry­co­va, qui­zá tam­bién so­bre la te­mi­ble Aza­ren­ka. Y des­pués…

IMA­GEN. La WTA e IMG con­fían en que Gar­bi­ñe luz­ca en otro ‘gran­de’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.