Con Zi­da­ne, has­ta el himno de la Dé­ci­ma so­na­rá a vals

Ri­car­do Na­va­rro, mú­si­co, es­tre­na­rá la ver­sión en su bo­da

AS (Las Palmas) - - BETIS-REAL MADRID - ALFREDO MA­TI­LLA

En el Real Ma­drid (el equi­po, que no el club), el rui­do cons­tan­te en torno a Be­ní­tez se ha con­ver­ti­do en me­lo­día ce­les­tial al­re­de­dor de Zi­da­ne. So­bre to­do en el Ber­na­béu, don­de la mú­si­ca de vien­to ha­bi­tual en 2015 ha tor­na­do en aplau­sos. Es lo que tie­nen las go­lea­das. Por ello, no es ca­sua­li­dad que has­ta el himno de la Dé­ci­ma, es­tre­na­do el 25 de ma­yo de 2014 a ca­pe­lla por la plan­ti­lla tras la to­ma de Lis­boa, va­ya a es­tre­nar­se tam­bién aho­ra como un vals. El cul­pa­ble del lan­za­mien­to es Ri­car­do Na­va­rro, un com­po­si­tor pro­fe­sio­nal de 36 años y ma­dri­dis­ta que acu­de al Fon­do Nor­te con el car­net de su tío po­lí­ti­co, Francisco Ló­pez (so­cio 36.597): “Po­ner a Zi­da­ne ha ve­ni­do bien y es­ta es una bue­na ma­ne­ra de ce­le­brar­lo”.

A ins­tan­cias de su pa­re­ja, la abo­ga­da y tam­bién ma­dri­dis­ta Ire­ne Ce­rri­llo, Ri­car­do se ha ani­ma­do a com­po­ner una ver­sión adap­ta­da del himno pro­du­ci­do por Red One, cu­ya le­tra es­cri­bió el pe­rio­dis­ta de El País Ma­nuel Ja­bois. “Me en­can­ta­ría que me au­to­ri­cen pa­ra que es­te himno lo pue­da es­cu­char to­do el ma­dri­dis­mo. Con­tac­té con la So­cie­dad Ge­ne­ral de Au­to­res pa­ra re­gis­trar­lo pe­ro Sony, don­de me re­mi­tie­ron, no acep­ta… Lo lla­ma­ría el Vals de la Dé­ci­ma”, di­ce or­gu­llo­so.

El pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria pri­me­ro pro­bó unos arre­glos con el piano, en ca­sa, pe­ro se vino arri­ba y de­ci­dió adaptar es­ta ver­sión de for­ma más gran­dio­sa con una or­ques­ta sin­fó­ni­ca, con la que gra­ba ha­bi­tual­men­te con­cier­tos pa­ra te­le­vi­sión. El ob­je­ti­vo es­ta­ba cla­ro: es­tre­nar­la es­te año en su bo­da tras tres años de no­viaz­go. “La Dé­ci­ma nos dio una ale­gría inol­vi­da­ble”. La idea ori­gi­nal era que la adap­ta­ción so­na­ra el gran día en la ma­dri­le­ña iglesia Nues­tra Se­ño­ra de la Es­pe­ran­za. Pe­ro no co­ló. Su fu­tu­ra mu­jer apo­ya sus ocu­rren­cias, has­ta cier­to pun­to. “Era de­ma­sia­do… Estamos ne­go­cian­do, como mu­cho, que cuan­do ha­ga la en­tra­da el no­vio sue­ne el himno de la Cham­pions. Como di­ce que es una gran pie­za de Hän­del, tie­ne un pa­se y, so­bre to­do, una jus­ti­fi­ca­ción”. En los ge­nes. La mú­si­ca y los him­nos le in­flu­yen des­de pe­que­ño a Ri­car­do. Con 17 años ya com­pu­so un himno pa­ra el Spor­ting de Hor­ta­le­za, equi­po en el que ju­gó. Su abue­lo, mú­si­co como él, hi­zo en 1944 la ‘Can­ción na­cio­nal sin­di­ca­lis­ta al tra­ba­jo’, que so­na­ba en Cha­mar­tín con Fran­co. Ade­más, su pa­dre, Jo­sé Luis, era el arre­glis­ta de Ju­lio Igle­sias, com­po­nía la mú­si­ca de las pe­lí­cu­las de Con­cha Velasco e ideó la me­lo­día con la que Betty Mi­sie­go

En­tu­sias­ma­do Ri­car­do es el ‘so­cio’ 36.597: “Quie­ro que más ma­dri­dis­tas uti­li­cen es­te vals” Pa­sa­do mu­si­cal Su abue­lo ya creó en 1944 el ‘Himno del tra­ba­jo’ que so­na­ba en Cha­mar­tín

que­dó se­gun­da en Eurovisión en 1979. “Mi idea aho­ra, más como ilu­sión que como ne­go­cio, es que otros ma­dri­dis­tas quie­ran y pue­dan ca­sar­se en el fu­tu­ro con es­ta ver­sión del himno de la Dé­ci­ma”. Pa­ra su tran­qui­li­dad, Roncero aún no tie­ne pri­sa. Con que es­té lis­ta pa­ra sus Bo­das de Pla­ta es su­fi­cien­te.

MÚ­SI­CA MAES­TRO. Ri­car­do, com­po­si­tor de pro­fe­sión, jun­to a su fu­tu­ra mu­jer, Ire­ne, en el Ber­na­béu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.