Res­ca­tes Mes­si

Ho­rri­ble par­ti­do de los cu­lés, que duer­men lí­de­res gra­cias a Mes­si El Má­la­ga me­re­ció mu­cho más

AS (Las Palmas) - - MÁLAGA-BARCELONA -

Tu­vo que apa­re­cer Mes­si en­tre las som­bras de La Ro­sa­le­da pa­ra que el Ba­rça se lle­va­ra los tres pun­tos en una ac­tua­ción irre­co­no­ci­ble del equi­po de Luis En­ri­que, que vi­vió de dos ac­cio­nes pun­tua­les y se de­di­có el res­to del tiem­po a achi­car agua an­te un Má­la­ga que du­ran­te la ma­yor par­te del par­ti­do le sa­có los co­lo­res. El 1-2 fi­nal le otor­ga a los bar­ce­lo­nis­tas tres pun­tos de oro que de en­tra­da le sir­ven pa­ra dor­mir lí­de­res me­tien­do pre­sión al Atlé­ti­co y al Real Ma­drid.

Y es que el Bar­ce­lo­na hi­zo ayer mé­ri­tos más que so­bra­dos pa­ra per­der un par­ti­do que se les ha­bía pues­to de ca­ra en el pri­mer mi­nu­to cuan­do Mu­nir, tras una ju­ga­da en po­si­ble fue­ra de jue­go de Suá­rez, pu­so en ven­ta­ja a los vi­si­tan­tes. En teo­ría, con el gol del jo­ven de­lan­te­ro que sus­ti­tuía a Ney­mar, el Bar­ce­lo­na ha­bía he­cho lo más di­fí­cil: Po­ner­se por de­lan­te del Má­la­ga, un equi­po que tie­ne una pro­duc­ción ofen­si­va ín­fi­ma, lo que su­po­ne una ven­ta­ja que po­cos equi­pos des­per­di­cia­rían. Pues el Ba­rça de­mos­tró ser uno de la mi­no­ría que no es ca­paz de apro­ve­char tal ven­ta­ja.

A pe­sar de ir por de­lan­te, la de­fen­sa bar­ce­lo­nis­ta se pu­so a tem­blar an­te el co­ra­je y la fe de los ma­la­ci­ta­nos, que hi­cie­ron del Bar- ce­lo­na una má­qui­na de per­der ba­lo­nes en una su­ce­sión de im­pre­ci­sio­nes dig­nas de una fe­ria. Fes­ti­val de erro­res. Adriano y Ver­mae­len se lle­va­ron la pal­ma en un fes­ti­val de erro­res que lle­ga­ron a des­qui­ciar a un ti­po tan frío como Bra­vo, que a los 14 mi­nu­tos tu­vo que lu­cir­se a chut de Chory pa­ra evi­tar el em­pa­te. Des­de el gol de Mu­nir, el área bar­ce­lo­nis­ta era Fort Apa­che ase­dia­do por los cua­tro cos­ta­dos. Y la ges­tión del Ba­rça al ase­dio era pro­pia de una pe­lí­cu­la de Can­tin­flas. Úni­ca­men­te ha­bía un equi­po so­bre el te­rreno de jue­go y era el Má­la­ga, que me­re­cía el tan­to del em­pa­te.

El fút­bol hi­zo jus­ti­cia en la enési­ma pér­di­da de ba­lón blau­gra­na en la fa­se de cons­truc­ción. Es­ta vez fue Mascherano el que dio el pa­ta­dón sin sen­ti­do que fa­ci­li­tó la re­cu­pe­ra­ción del Má­la­ga que aca­bó con Juam­pi mar­can­do un gol mien­tras los de­fen­sas del Bar­ce­lo­na caían a su al­re­de­dor como si fue­ran bo­los. La ba­ja de Pi­qué se des­cu­brió como al­go fun­da­men­tal en de­fen­sa, por­que sin el ca­ta­lán no hay na­die que se­pa leer un par­ti­do.

El Bar­ce­lo­na tra­tó de re­com­po­ner­se me­dian­te el con­trol del ba­lón, pe­ro na­die en el cen­tro del cam­po bar­ce­lo­nis­ta te­nía las ideas cla­ras como pa­ra im­po­ner­se al brío de los an­da­lu­ces. Al fi­lo del des­can­so, Mes­si tu­vo el 1-2 a por­te­ría va­cía, pe­ro To­rres, muy rá­pi­do, blo­có su dis­pa­ro. Hu­bie­ra si­do una in­jus­ti­cia.

En la se­gun­da, el equi­po blau­gra­na se su­po or­de­nar en torno a la pe­lo­ta y el Má­la­ga se res­guar­dó. Fru­to de es­te con­trol lle­gó el se­gun­do gol ca­ta­lán. Mes­si pue­de per­do­nar­te una vez, pe­ro si le de­jas un se­gun­do re­ma­te en el área, por com­pli­ca­do que sea, te jue­gas el par­ti­do. El ar­gen­tino ca­zó acro­bá­ti­ca­men­te un cen­tro de Adriano, lo úni­co des­ta­ca­ble del bra­si­le­ño. Pe­ro ni así su­po el Ba­rça go­ber­nar el par­ti­do y Bra­vo tu­vo que in­ter­ve­nir pa­ra evi­tar el em­pa­te de un Má­la­ga que nun­ca de­jó de ame­na­zar a un Ba­rça al que Mes­si sal­vó de un nau­fra­gio en to­da re­gla.

EL SALVADOR. Mes­si, que no ju­gó en Bil­bao la ida de los cuar­tos de la Co­pa por mo­les­tias, apa­re­ció en el mo­men­to jus­to pa­ra sal­var a un Ba­rça que su­frió en Má­la­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.