Vi­lla­rreal: es­cue­la de e va­lo­res

Los can­te­ra­nos del con­jun­to ama­ri­llo tam­bién se en­tre­nan pa­ra ser bue­nas per­so­nas y no vi­vir en una bur­bu­ja

AS (Las Palmas) - - EL REPORTAJE - JA­VIER G. MATALLANAS

For­mar bue­nos fut­bo­lis­tas y bue­nas per­so­nas. ¿Có­mo se ha­ce pa­ra me­jo­rar los va­lo­res de un ju­ga­dor? ¿Se pue­de entrenar como la tác­ti­ca o la téc­ni­ca? A Ser­gio Na­va­rro, di­rec­tor de me­to­do­lo­gía del Vi­lla­rreal, se le ocu­rrió que sí, que se po­día a entrenar a los can­te­ra­nos tam­bién pa­ra ser bue­nas per­so­nas, pa­ra que su­pie­ran va­lo­rar el pri­vi­le­gio de ser fut­bo­lis­ta. Se jun­tó a los psi­có­lo­gos del club, Eduar­do Mo­re­lló y Ber­nar­do Vert, y di­se­ña­ron un mé­to­do pa­ra for­mar en va­lo­res a los ju­ga­do­res. Des­de el pri­mer mi­nu­to con­ta­ron con el apo­yo in­con­di­cio­nal de Jo­sé Ma­nuel Lla­ne­za, vi­ce­pre­si­den­te del club y hom­bre de fút­bol ejem­plar. Es un tra­ba­jo a lar­go pla­zo y el ob­je­ti­vo es que el cha­val que lle­ga con 12 años a la re­si­den­cia ade­más de en­ten­der el jue­go y pro­gre­sar téc­ni­ca y tác­ti­ca­men­te no vi­va en una bur­bu­ja y se­pa po­ner­se en el lu­gar de los de­más. Todos los equi­pos de la can­te­ra, des­de el infantil al Vi­lla­rreal B, acu­den ca­da 15 días a un cen­tro es­pe­cial de la pro­vin­cia de Cas­te­llón. Nos fal­tó ir con el Ca­de­te Ro­da al cen­tro de aco­gi­da Pla­na Bai­xa y con el Ca­de­te A al Club De­por­ti­vo Asorcas, don­de han apren­di­do a co­mu­ni­car­se con el lenguaje de sig­nos con los cha­va­les sor­dos del CD Asorcas. Así fue una jornada im­pac­tan­te.

11:30. Ju­ve­nil A. Ciu­dad De­por­ti­va. Down Cas­te­llón. “Es un ba­ño de reali­dad”, co­men­ta Ja­vier Calleja, téc­ni­co del ju­ve­nil A, mien­tras sus cha­va­les se en­tre­nan jun­to a los cha­va­les con síndrome de down. Ma­ría ha­ce fo­tos a sus com­pa­ñe­ros: “Yo soy del Vi­lla­rreal”, acla­ra. Mien­tras, Jor­ge imi­ta la ce­le­bra­ción tí­pi­ca de Cris­tiano cuan­do aca­ba un ejer­ci­cio y los ju­ve­ni­les le aplau­den. Pau, el ca­pi­tán, un cen­tral zur­do con plan­ta de fut­bo­lis­ta ca­ro, re­co­no­ce que “no­so­tros vi­vi­mos en un mundo ais­la­do y nos vie­ne bien co­no­cer a es­tos chi­cos. Nos ale­gran el día cuan­do se en­tre­nan con no­so­tros”. An­tes de ir­nos, Lla­ne­za pi­de a Jor­ge, ma­dri­dis­ta, que se ha­ga del Vi­lla­rreal. Le cues­ta, pe­ro aca­ba dan­do el “siiiiiii”, como CR7.

12:30. Vi­lla­rreal C. La Bar­to­la. Gran Vía. Juan Ibi­za lle­va en el Vi­lla­rreal des­de los 10 años. Tie­ne 20 y ya es­tá en el C, a dos es­ca­lo­nes del pri­mer equi­po. “Es gen­te que lo ha pa­sa­do mal, que ha te­ni­do pro­ble­mas en la vi­da y nos lo cuen­tan. Nos sa­can de la bur­bu­ja”, ase­gu­ra Juan Ibi­za al ha­blar de las ac­ti­vi­da­des con los en­fer­mos men­ta­les in­gre­sa­dos en La Bar­to­la, si­tua­da en la la­de­ra en­ci­ma de Be­ni­ca­sim. El téc­ni­co, Car­los Pé­rez Sal­va­chua, ase­gu­ra que les vie­ne muy bien a sus ju­ga­do­res co­no­cer a gen­te que se les tor­ció la vi­da. “Yo veía bo­las de fue­go, no to­méis co­caí­na”, le acon­se­ja un in­terno a un ju­ga­dor. Juan, el edu­ca­dor, ex­pli­ca que ga­nan las dos par­tes: “Unos sa­len de la bur­bu­ja del fút­bol y otros sa­len de la bur­bu­ja de la sa­lud men­tal. Y se da vi­si­bi­li­dad al es­tig­ma de la en­fer­me­dad men­tal, se le po­ne otro ros­tro. Y a los ju­ga­do­res les ayu­da a vi­vir, a ver el pe­li­gro de las dro­gas y a sa­ber que hay gen­te que su­fre”.

15:30. Vi­lla­rreal B. As­pro­pa­ce. Los ju­ga­do­res del B es­tán a un pa­so de la éli­te. El pri­mer equi­po o la Pri­me­ra Di­vi­sión es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. Nin­guno se pierde la vi­si­ta al cen­tro de la Aso­cia­ción As­pro­pa­ce crea­do por un gru­po de pa­dres con hi­jos afec­ta­dos de pa­rá­li­sis ce­re­bral. Jue­gan a la boc­cia a me­ter­se go­les y se ba­ñan y jue­gan jun­tos en la pis­ci­na. “Es­tá ex­pe­rien­cia les ha ve­ni­do muy bien a los chi­cos. Y a los téc­ni­cos tam­bién nos ha­ce me­jo­res y nos sir­ve pa­ra mo­ti­var”, co­men­ta el en­tre­na­dor Pa­co Ló­pez Fer­nán­dez an­tes de ver como Mó­ni­ca, Die­go, Ian y So­ra­ya pre­sen­tan a los ju­ga­do­res lo que se lo han cu­rra­do ha­cien­do ‘pe­rio­dis­mo sin ba­rre­rras’ y les pi­den, ayu­da­dos de la tec­no­lo­gía pa­ra co­mu­ni­car­se, que les vo­ten en los Pre­mios Rom­per Ba­rre­ras y lo mue­van

Sa­lud m

por re­des so­cia­les. La ale­gría de sus ojos emo­cio­na y ex­pre­san su ale­gría aga­rran­do y aca­ri­cian­do la mano de los emo­cio­na­dos fut­bo­lis­tas. Eso de­be ser la em­pa­tía ple­na.

16:30. Infantil A. Plan­ta Al­ta. “Les vie­ne muy bien a los chi­cos co­no­cer una reali­dad que no co­no­cen. Ju­gar con es­tos cha­va­les les lle­na de vi­da y se lo pasan de lu­jo ju­gan­do con cha­va­les de su edad”, co­men­ta Xavi Cano, en­tre­na­dor del infantil A, mien­tras sus cha­va­les jue­gan al ba­lón pri­sio­ne­ro con otros cha­va­les que sus pro­ble­mas fa­mi­lia­res les lle­va a vi­vir en un cen­tro de aco­gi­da como Plan­ta Al­ta.

17:30. Ju­ve­nil B. Pi Gros. Cuan­do en­tras al Cen­tro Re­edu­ca­ti­vo de Me­no­res Pi Gros no­tas que lle­gas a un si­tio don­de sus mo­ra­do­res es­tán pri­va­dos de li­ber­tad. Es lo que an­tes se co­no­cía como re­for­ma­to­rio. Tras apa­gar los mó­vi­les, los ju­ga­do­res del ju­ve­nil B se di­vi­den en dos gru­pos y unos van a dar una cla­se de se­gu­ri­dad vial im­par­ti­da por una po­li­cía mu­ni­ci­pal de uni­for­me y los otros van a ha­cer car­te­les pa­ra se­ña­li­zar los ár­bo­les en el bos­que. Mez­cla­dos con los cha­va­les del cen­tro no se di­fe­ren­cia quie­nes son los fut­bo­lis­tas y quie­nes los chi­cos que han co­me­ti­do un error y es­tán pri­va­dos de li­ber­tad. Cuan­do sa­li­mos del Cen­tro Re­edu­ca­ti­vo, Lla­ne­za se sin­ce­ra emo­cio­na­do: “Me sien­to or­gu­llo­so de la gen­te del club. Con es­te ini­cia­ti­va sal­drán más y me­jo­res fut­bo­lis­tas. En el Vi­lla­rreal hui­mos del sen­sa­cio­na­lis­mo, apos­ta­mos por es­ta edu­ca­ción en va­lo­res con­ven­ci­dos y que­re­mos que es­ta ac­ti­vi­dad la imi­ten los de­más equi­pos”.

VI­LLA­RREAL B CON ASPOPRACE. Los ju­ga­do­res del Vi­lla­rreal B se ba­ñan, jue­gan y se di­vier­ten en la pis­ci­na en una ac­ti­vi­dad con pers

DOWN. Los chi­cos se en­tre­nan a tope con el ju­ve­nil A.

IDA Y VUEL­TA. Van tam­bién a la ciu­dad de­por­ti­va

BOC­CIA. El Vi­lla­rreal B se di­vier­te con es­te jue­go.

onas con pa­rá­li­sis ce­re­bral de la Aso­cia­ción As­pro­pa­ce.

EM­PA­TÍA. Ca­da 15 días los ju­ga­do­res se lo pasan en gran­de y apren­den con sus nue­vos ami­gos.

TA­LLE­RES. El ju­ve­nil B en el Cen­tro Re­edu­ca­ti­vo de Me­no­res Pi Gros.

BUR­BU­JA. Los fut­bo­lis­tas del B apren­den a apre­ciar lo que tie­nen.

AMISTAD. La re­la­ción du­ran­te to­da la tem­po­ra­da crea víncu­los.

JUE­GOS. En el cen­tro de aco­gi­da tam­bién jue­gan al hockey .

RE­GA­LO. Es­cu­do pa­ra el club.

PRE­MIOS. Los ha­cen jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.