Fe­rrer, con ar­ma nue­va y re­cién casado an­te Is­ner

En oc­ta­vos con otra ra­que­ta pa­ra “dar más sa­li­da a la bo­la”

AS (Las Palmas) - - TENIS - ALE­JAN­DRO DELMÁS

Tras va­pu­lear al ca­li­for­niano Ste­ve John­son (6-1, 6-4 y 6-4), Da­vid Fe­rrer (1,75 de al­tu­ra, 33 años, nú­me­ro ocho de la ATP) apa­re­ce­rá ma­ña­na an­te otro es­ta­dou­ni­den­se, John Is­ner (2,08, 30 años, nú­me­ro 112) en la que se­rá su no­ve­na pre­sen­cia en oc­ta­vos de fi­nal del Abier­to de Aus­tra­lia.

En la Pis­ta 2, el gla­dia­dor de Xà­bia ga­lo­pó so­bre John­son con es­tam­pi­das de lo­cu­ra (como la que dio el break de­fi­ni­ti­vo en la ter­ce­ra man­ga tras de­vol­ver des­de las va­llas tres re­ma­tes del asom­bra­do ame­ri­cano), fir­mó 4/9 en pun­tos de ro­tu­ra y pa­só la mo­pa a John­son como si es­te fue­ra un fel­pu­do.

Fe­rrer (16 ve­ces en oc­ta­vos en sus úl­ti­mos 19 tor­neos de Grand Slam) ha ga­na­do a Is­ner en seis de sie­te en­fren­ta­mien­tos... pe­ro Is­ner sir­vió ayer 44 sa­ques di­rec­tos pa­ra eli­mi­nar a Fe­li­ciano Ló­pez en cua­tro sets: 6-7, 7--6, 6-2, 6-4. “Ne­ce­si­to acor­tar los pun­tos, por­que es­tá cla­ro que si hay rallys, pe­lo­teos lar­gos, Fe­rrer va a do­mi­nar la ma­yo­ría de esos”, an­ti­ci­pa Is­ner

“El sa­ca­dor más pe­li­gro­so de todos y más di­fí­cil de res­tar es Ivo Kar­lo­vic; lue­go es di­fí­cil de­ci­dir en­tre Is­ner y Mi­los Rao­nic, pe­ro es ob­vio que pa­ra res-

33 años “Quie­ro dis­fru­tar ca­da día. Ya no me pongo tan­ta

pre­sión”

tar esos sa­ques tie­ne que ser por in­tui­ción y, si no fun­cio­na, acep­tar la si­tua­ción pa­ra ir a tope en el si­guien­te pun­to. Y en los tie-breaks hay que mor­der, pe­ro yo ten­go más pre­sión so­bre mi se­gun­do sa­que que la que pue­de re­ci­bir un ju­ga­dor del ti­po de Is­ner”, ana­li­za Fe­rrer. Cor­da­je. El ali­can­tino se ma­ni­fies­ta “con­ten­to” con el re­cien­te cam­bio de ra­que­ta que ha afron­ta­do: Ba­bo­lat ha re­em­pla­za­do a Prin­ce. A fi­na­les de 2014, Fe­rrer ya ha­bía he­cho otro ajus­te y pa­só a un sis­te­ma de cor­da­je hí­bri­do, aunque en la ten­sión no ha cam­bia­do. “Si­gue sien­do 23 por 22”, con­fir­mó Da­vid a AS.

“La idea con mis ra­que­tas y cor­da­jes siem­pre ha si­do bus­car más sa­li­da a la bo­la, siem­pre pa­ra su­mar. Qui­zá aho­ra es me­jor cuan­do tie­nes el vien­to en con­tra. Pe­ro al fin, ga­nar o per­der no de­pen­de de la ra­que­ta. Es­toy con­ten­to y or­gu­llo­so de mi ca­rre­ra. Quie­ro dis­fru­tar de ca­da día y aho­ra no me pongo tan­ta pre­sión”, re­su­mió Fe­rrer. Casado bien re­cien­te­men­te, ase­gu­ra: “Mi vi­da no ha cam­bia­do lo más mí­ni­mo por el ma­tri­mo­nio, si­gue sien­do to­do igual. Po­dría cam­biar si vi­nie­ran ni­ños, pe­ro aho­ra mis­mo no los ten­go en pro­yec­to”.

BRA­ZO DE HIE­RRO. Da­vid Fe­rrer ata­ca con po­ten­cia la bo­la con su nue­vo mo­de­lo de ra­que­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.