Ben­ze­ma no bas­tó...

AS (Las Palmas) - - BETIS-REAL MADRID -

Malos au­gu­rios. Na­da más co­no­cer las ali­nea­cio­nes, una sa­cu­di­da de­jó a la afi­ción ma­dri­dis­ta des­con­cer­ta­da: “Da­ni­lo ti­tu­lar an­tes que Car­va­jal”. Sal­vo que el can­te­rano hu­bie­se te­ni­do una úl­ce­ra san­gran­te, na­da hu­bie­ra jus­ti­fi­ca­do su su­plen­cia. Da­ni­lo es vo­lun­ta­rio­so, pa­qui­dér­mi­co y li­mi­ta­do. Car­va­jal es ex­plo­si­vo, ve­lo­cí­si­mo y es­plén­di­do arri­ba. Ex­pli­ca­ba Bu­tra­gue­ño que el ma­dri­le­ño te­nía unas dé­ci­mas de fie­bre. Pues oja­lá los on­ce fut­bo­lis­tas del Ma­drid ac­tua­sen siem­pre con esa ma­ra­vi­llo­sa fie­bre por­que el cha­val se sa­lió cuan­do irrum­pió en el tra­mo fi­nal. Zi­da­ne, que es­tá ga­nan­do cre­di­bi­li­dad con sus diá­fa­nas com­pa­re­cen­cias de Pren­sa, di­jo la ver­dad: “No te­nía na­da. Em­pe­zó Da­ni­lo y ya es­tá”. Di­ce un pro­ver­bio hin­dú que “cuan­do ha­bles, pro­cu­ra que tus pa­la­bras sean me­jo­res que el si­len­cio”. Mi ad­mi­ra­do Bu­tra­gue­ño qui­so fre­nar un de­ba­te me­diá­ti­co y fut­bo­lís­ti­co, pe­ro Zi­zou no es­tá pa­ra po­ner pa­ños ca­lien­tes. Apos­tó por Da­ni­lo y pun­to. Un error, como que­dó re­fle­ja­do en los es­tu­pen­dos mi­nu­tos que nos re­ga­ló Car­va­jal cuan­do sa­lió por el bra­si­le­ño. Hu­bo otro pre­sa­gio ne­ga­ti­vo. La in­du­men­ta­ria gris. Ho­rren­da y, en­ci­ma, di­fi­cul­ta­ba la vi­sión por te­le­vi­sión. Ade­más, ga­fó al equi­po en el pri­mer tiem­po. En ese pri­mer ac­to del Be­ni­to Vi­lla­ma­rín, fue un Ma­drid GRIS. Pues eso. Ter­cer pre­sa­gio ne­ga­ti­vo. En el on­ce ini­cial del Ma­drid, ni un can­te­rano y un so­lo es­pa­ñol (Is­co). Eso me tras­la­dó al Clá­si­co, don­de pa­só igual (pon­gan a Ra­mos en vez de al ma­la­gue­ño). En el ban­qui­llo ha­bía ayer seis can­te­ra­nos (Car­va­jal, Na­cho, Ca­si­lla, Ca­se­mi­ro, Lu­cas Vázquez y Je­sé). Como era de ima­gi­nar, cuan­do en­tra­ron Car­va­jal y Je­sé to­do me­jo­ró bas­tan­te. La can­te­ra te da iden­ti­dad, com­pro­mi­so y fie­re­za com­pe­ti­ti­va. Lo que fal­tó has­ta el des­can­so...

Mus­ho Be­tis. Tam­po­co hay que qui­tar­le mé­ri­tos al Be­tis. A pe­sar de su zo­zo­bra ins­ti­tu­cio­nal, Me­rino ha re­cu­pe­ra­do el ar­dor gue­rre­ro de los ver­di­blan­cos. Así lle­gó el go­la­zo de Álvaro Cejudo, un cu­rran­te que na­ció en Puen­te Ge­nil ha­ce 32 años (los cum­pli­rá es­te vier­nes). Su pe­da­zo de gol lo hu­bie­ra fir­ma­do Cris­tiano en sus bue­nos tiem­pos. Y di­go bue­nos tiem­pos por­que aho­ra no lo son pa­ra el por­tu­gués. Erró un gol en el pri­mer tiem­po de los que él no per­do­na­ba ni en sus peo­res pe­sa­di­llas. No es­tu­vo fino en el re­ma­te. No le en­tran. No es de­ter­mi­nan­te. No es Cris­tiano.

Allez Ka­rim. La otra ca­ra de la mo­ne­da la po­ne Ben­ze­ma. El go­lea­dor con me­jor pro­me­dio de la Li­ga. El de­lan­te­ro que tie­ne to­das las lu­ces de su ta­len­to en­cen­di­das. Su par­ti­do fue de ma­nual. Pro­vo­có el pe­nal­ti cla­ro que le hi­zo Petros y que Mu­nue­ra pa­só de pi­tar (lo vio, es­ta­ba a dos me­tros de la ju­ga­da), y mar­có el 1-1 de la es­pe­ran­za (pre­vio fue­ra de jue­go de Ja­mes no se­ña­la­do). Ka­rim, Mo­dric, Car va­jal y Mar­ce­lo pu­sie­ron su arro­jo, su ca­li­dad y su em­pe­ño en una me­dia ho­ra fi­nal arro­lla­do­ra del Ma­drid. Pe­ro allí es­ta­ba Adán. El de Me­jo­ra­da del Cam­po fir­mó su par­ti­cu­lar re­van­cha. Olé por el ca­pi­tán del Be­tis. Le sa­có una mano in­creí­ble a Ben­ze­ma y otra a Ja­mes que eran dos go­les he­chos. Por­te­ra­zo.

No hay que ren­dir­se. Eso me tras­la­da­ron, tras el de­cep­cio­nan­te em­pa­te, mi ami­go Emi­lio de la Pe­ña Ciu­dad de Al­ma­gro, los de la Pe­ña Is­la de León ‘Ra­fa Gor­di­llo’ de San Fer­nan­do (Cá­diz), la Pe­ña Es­pe­jo de Cór­do­ba y la se­ño­ra Ma­ría, del Asa­dor La Aso­ma­di­lla de Pe­dro Ber­nar­do, y su hi­jo Da­vid, hé­roe del equi­po pa­ra­lím­pi­co de hí­pi­ca. To­da esa bue­na gen­te no se me­re­ce lle­var­se es­tos disgustos. Ay, mi Ma­drid...

des­de la te­le TO­MÁS RONCERO La peor ver­sión de

Cris­tiano, un Ja­mes in­ter­mi­ten­te y errá­ti­co, y un Da­ni­lo inope­ran­te y tor­pón mi­ni­mi­za­ron la ac­tua­ción ex­cel­sa de Ben­ze­ma y la bri­llan­tez de Mo­dric, Mar­ce­lo y Car­va­jal (cuan­do

sa­lió). El go­la­zo de Cejudo re­sul­tó

irre­mon­ta­ble...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.