Da­ni­lo de­ja en mal lu­gar a Zi­da­ne

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - ALFREDO RELAÑO

¿Por qué ju­gó Da­ni­lo an­te el Be­tis? La pri­me­ra idea se­ría que Zi­da­ne quie­re dar­le cuar­te­li­llo, ha­cer­le sen­tir que cuen­ta con él, que aunque en los dos pri­me­ros par­ti­dos hu­bie­ra ju­ga­do Car­va­jal, él se­guía es­tan­do en la rue­da. Se po­día en­ten­der. El problema fue que ju­gó mal, de­ma­sia­do mal. Se le fue Ru­bén Cas­tro en el gol y fa­lló todos sus cen­tros, como sue­le. Cuan­do sa­lió Car­va­jal, el con­tras­te fue tre­men­do. Con él, has­ta des­per­tó al­go Ja­mes, que hi­zo lo me­jor en los po­cos mi­nu­tos en que coin­ci­die­ron. El Ma­drid em­pa­tó so­bre to­do por Adán, pe­ro la ho­ra per­di­da con Da­ni­lo pe­só tam­bién lo su­yo. El problema es que el mis­mo día se co­no­cie­ron en de­ta­lle por ‘Daily Mail’ las pre­sio­nes que Flo­ren­tino ejer­ció so­bre Be­ní­tez. Un re­la­to que des­nu­da la for­ma de fun­cio­nar del Ma­drid. Un es­pe­cie de se­cre­to de Po­li­chi­ne­la que ca­da afi­cio­na­do co­no­ce o su­po­ne, pe­ro des­cri­to en el in­for­me con pre­ci­sión y ai­re de gran ve­ra­ci­dad. El equi­po de los ‘me­jo­res’ al dic­ta­do, jus­to los on­ce que Be­ní­tez, que los tu­vo a todos dis­po­ni­bles ese día, tu­vo que po­ner an­te el Ba­rça y se co­mió aquel 0-4. Y el elogio a Da­ni­lo: “Da­ni­lo es el me­jor la­te­ral, y los me­jo­res tie­nen que ju­gar en el Ma­drid.” Da­ni­lo cos­tó 38 mi­llo­nes. En­tre Ja­mes, fi­cha­je de tro­nío, y Je­sé, Zi­da­ne op­tó por el pri­me­ro, en de­tri­men­to del can­te­rano. Se pue­de en­ten­der: Ja­mes es un su­per­cla­se al que con­vie­ne re­cu­pe­rar. En­tre Da­ni­lo, fi­cha­je ca­ro y ca­pri­cho­so, y el can­te­rano Car­va­jal, Zi­da­ne es­co­gió al pri­me­ro y es­to se en­tien­de peor, sal­vo que se mi­re des­de la pers­pec­ti­va que su­gie­re el ‘Daily Mail’. El Ma­drid hi­zo lo me­jor en el tra­mo fi­nal, con Je­sé en lu­gar de Ja­mes y, so­bre to­do, con Car­va­jal en lu­gar de Da­ni­lo. Y lue­go, el lío: que si Car­va­jal es­ta­ba cons­ti­pa­do, que si no lo es­ta­ba. Bu­tra­gue­ño qui­so jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble, Zi­da­ne pre­fi­rió asu­mir­lo.

“Y LUE­GO, EL LÍO: QUE SI CAR­VA­JAL ES­TA­BA CONS­TI­PA­DO, QUE SI NO LO ES­TA­BA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.