Las tres claves de es­te éxi­to

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - FRÉ­DÉ­RIC HERMEL

Des­pués de va­rios años con esa in­jus­ta du­da que sen­tían mu­chos ma­dri­dis­tas, Ben­ze­ma es­tá vis­to aho­ra como el fut­bo­lis­ta más se­gu­ro de la plan­ti­lla. Siem­pre apa­re­ce cuan­do el Ma­drid lo ne­ce­si­ta y sus go­les dan más pun­tos que los de nin­gún otro com­pa­ñe­ro. Des­pués de ana­li­zar las ra­zo­nes de ese im­pre­sio­nan­te es­ta­do de gra­cia, creo que po­de­mos des­ta­car tres claves pa­ra ex­pli­car­lo. Pri­me­ro: Ben­ze­ma aca­ba de cum­plir 28 años y siem­pre ha pen­sa­do que esa edad era la me­jor épo­ca pa­ra un de­lan­te­ro. Y lo es­tá no­tan­do en sus pro­pias car­nes. Ade­más, des­pués de dos años con la con­fian­za ab­so­lu­ta de An­ce­lot­ti, y des­pués de seis me­ses con un Be­ní­tez que se dio rá­pi­da­men­te cuen­ta de que Ka­rim de­bía ju­gar sí o sí, se es­tá sintiendo más fuer­te y le­gí­ti­mo que nun­ca.

Se­gun­do, a raíz de su impu­tación en el ca­so Val­bue­na y del no res­pe­to de la pre­sun­ción de inocen­cia en Fran­cia, Ben­ze­ma ha po­di­do com­pro­bar que Ma­drid era aho­ra su ca­sa y que, aquí, se le de­fen­día. Vi­vir en Es­pa­ña y ju­gar en el Ma­drid re­pre­sen­tan una fuen­te de fe­li­ci­dad de la cual se es­tá apro­ve­chan­do. Ter­ce­ro: el ba­jón en el ren­di­mien­to de Cris­tiano le em­pu­ja, y en­ton­ces le per­mi­te, asu­mir el pa­pel de lí­der del ata­que me­ren­gue. Y como el ga­lo nun­ca hu­ye de sus res­pon­sa­bi­li­da­des… ¡aquí es­tá!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.