El Ca­ta en su salsa

El co­lom­biano Yepes se re­ti­ra a los 40 años

AS (Las Palmas) - - INTERNACIONAL - POR JO­SÉ MI­GUÉ­LEZ

Bec­ca­ce­ce. Se sa­có el car­net por In­ter­net, adu­cien­do fal­ta de tiem­po y un tra­ba­jo ya en fir­me, como ayu­dan­te de Sam­pao­li. Una ven­ta­ja bu­ro­crá­ti­ca que, vis­to su des­plie­gue en sus pri­me­ros pa­sos como téc­ni­co en so­li­ta­rio, ame­na­za con ha­cer sal­tar por los ai­res la im­por­tan­cia de los cur­sos de en­tre­na­dor. Al se­gun­do par­ti­do, los afi­cio­na­dos de la U ya se fro­tan las ma­nos. 8-1 y an­te O’Higgins, que lle­ga­ba de lí­der. Fút­bol to­tal, un jue­go a to­da pas­ti­lla con un pi­vo­te, un en­gan­che y mu­cho des­bor­de y do­bla­das por las ban­das. Un vér­ti­go que re­cor­dó al pri­mer Chi­le de Sam­pao­li, el de los 11 ka­mi­ka­zes que de­cía Del Bos­que, el de an­tes del via­je ha­cia la pau­sa con la in­fluen­cia de Li­llo. Ojo, igual de­trás del de­bu­tan­te Se­bas­tián Bec­ca­ce­ce hay un en­tre­na­dor. Es pron­to pa­ra sen­ten­cias, pe­ro a la se­gun­da ya ha he­cho más rui­do que la ma­yo­ría de sus an­te­ce­so­res.

Ca­ta Díaz. Por re­su­mir en un nom­bre cu­yo gus­to por la ca­mo­rra ya se vi­vió du­ran­te años en Es­pa­ña. Aquí no se ba­jó del co­che pa­ra liar­se a mam­po­rros con un afi­cio­na­do, pe­ro la ar­mó so­bre el cam­po, fue ex­pul­sa­do y desafió a la ba­rra de River con ges­tos pro­vo­ca­ti­vos. No fue el úni­co, eso sí. El River- Bo­ca del sá­ba­do aca­bó con cin­co ex­pul­sa­dos y una su­ce­sión in­con­tro­la­da de com­por­ta­mien­tos in­to­le­ra­bles. Una gue­rra ci­vil y su­cia de pa­ta­das y pe­leas. Y eso que era un amis­to­so de pre­tem­po­ra­da. La ma­yor ri­va­li­dad del fút­bol ar­gen­tino no es má­xi­ma, es im­pre­sen­ta­ble, ro­tun­da­men­te de­lic­ti­va. Ga­nó River, 1-0, pe­ro eso vol­vió a ser lo de me­nos.

Ben­tan­cur. Por nom­bre, aunque dis­tin­to por tres le­tras, te lle­va ins­tin­ti­va­men­te ha­cia el inol­vi­da­ble por­te­ro ca­na­rio del Ma­drid de los se­sen­ta. Por pues­to, te di­ri­ge más bien a Re­don­do, pen­san­do en al­to, o a Ga­go, jus­to el ju­ga­dor a par­tir de cu­ya le­sión em­pe­zó a ha­cer­se no­tar en Bo­ca. Es dies­tro, al­to, ele­gan­te, muy de pi­sar la pe­lo­ta (has­ta pa­ra ha­cer tú­ne­les, bus­quen en you­tu­be), to­co y me voy, va­lien­te pa­ra ir al sue­lo, un clá­si­co cin­co ar­gen­tino aunque con más cuer­po. Y es so­bre to­do jo­ven, 18, bien ga­na­do el apo­do de Pi­be, ape­nas un año en Pri­me­ra. Pe­ro el fút­bol ar­gen­tino, ya sa­ben, vi­ve ace­le­ra­do, ex­por­ta con pri­sa. Los agen­tes han lo­gra­do que 20 par­ti­dos val­gan pa­ra fir­mar el con­tra­to de tu vi­da. Ro­dri­go Ben­tan­cur: el Ma­drid es­tá con­ven­ci­do de ha­ber des­cu­bier­to una jo­ya.

Yepes. Otra ge­ne­ra­ción que se aca­ba. El úl­ti­mo su­per­vi­vien­te de la Co­pa Amé­ri­ca de 2001, el úni­co tí­tu­lo que co­lec­cio­na Co­lom­bia en sus vi­tri­nas, de­ci­dió col­gar las bo­tas la semana pa­sa­da. El úl­ti­mo pa­trón de la de­fen­sa, un cen­tral de man­do y bo­ta afi­la­da. Re­sis­tió has­ta los 40 años. Ma­rio Yepes, un tro­ci­to de la his­to­ria ca­fe­te­ra, un tro­ta­mun­dos hé­roe de River y via­je­ro del Mi­lán, se ter­mi­na. Su úl­ti­mo club fue San Lo­ren­zo. Qui­so es­ti­rar un po­co más su no­ve­la de fút­bol, ju­bi­lar­se en el Amé­ri­ca de Ca­li, pe­ro no lo lo­gró. Su fra­se de des­pe­di­da, emo­cio­na­da, lo re­su­me: “Lle­go acá con la tran­qui­li­dad de de­cir que he cum­pli­do y he de­ja­do un le­ga­do no so­lo pa­ra mi fa­mi­lia y mis hi­jos, sino pa­ra mu­cha gen­te y mu­chos ni­ños en Co­lom­bia”. Aho­ra quie­re ser en­tre­na­dor. Des­de ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.