“Ver a mi pa­dre ahí es mi me­jor re­fe­ren­cia”

Car­los Sainz hi­jo ha­bla de lo que su­po­ne pa­ra él como mo­ti­va­ción que el pro­ge­ni­tor si­ga aún en el Da­kar con 53 años ju­gán­do­se la vi­da

AS (Las Palmas) - - MÁS MOTOR - —M. FRAN­CO

Su pa­dre y su ami­go son las dos más gran­des le­yen­das del au­to­mo­vi­lis­mo es­pa­ñol: Car­los Sainz y Fer­nan­do Alon­so. Y es­te mu­cha­cho que sue­ña con ser cam­peón del mundo de Fór­mu­la 1 tie­ne la suer­te de apren­der de esas dos re­fe­ren­cias. Car­los Sainz, el pi­lo­to de To­ro Ros­so, sa­be lo que su­po­ne ver a tu pa­dre con 53 años en el Da­kar ju­gán­do­se la vi­da. ¿Te sir­ve como es­tí­mu­lo pa­ra de­cir, si es­te tío pue­de yo de­bo po­der aún más…?, le pre­gun­to.

“Sí, es así, de­mues­tra que con ga­nas y sa­cri­fi­cio en lo que a uno le gus­ta, la edad im­por­ta pe­ro po­co y pa­ra mí es el me­jor ejem­plo que pue­de ha­ber, de su­pera­ción, de tra­ba­jo… te­nien­do el ta­lón de Aqui­les como lo te­nía que se le­sio­nó ju­gan­do al fút­bol con­mi­go, la ver­dad es que ver a mi pa­dre ahí en el Da­kar, ga­nan­do a Loeb y Pe­ter­han­sel has­ta su re­ti­ra­da... no pue­do te­ner una re­fe­ren­cia me­jor”, di­ce. Car­los, pa­dre e hi­jo, son per­so­nas in­te­li­gen­tes y ma­du­ras y han de­ci­di­do que el cam­peón de rallys y del Da­kar de­je vo­lar al apren­diz: “Bueno, más o me­nos como acor­da­mos, de­ci­di­mos que die­se un pa­so pa­ra atrás por el sim­ple he­cho de que cuan­do te fi­cha un equi­po de Fór­mu­la 1 y te con­vier­tes en pro­fe­sio­nal no da bue­na ima­gen que es­té tu pa­dre ahí pen­dien­te de lo que ha­ces por­que eres un pro­fe­sio­nal y el equi­po con­fía en ti y no en tu pa­dre y te ha fi­cha­do a ti”.

Es cues­tión de lo que quie­res mos­trar: “No das una ima­gen de ma­du­rez, dis­ci­pli­na y pro­fe­sio­na­li­dad si tie­nes que te­ner a un pa­dre di­cién­do­te lo que de­bes ha­cer y ha­blan­do con los in­ge­nie­ros. Él de­ci­dió dar ese pa­so pa­ra atrás y dar­me esa li­ber­tad pa­ra que yo man­de en el equi­po y cree mi pro­pia per­so­na­li­dad”.

La si­guien­te pre­gun­ta es có­mo lle­ga­ron a ese acuer­do. “Pues pen­sa­mos ‘ es­te año, ¿ qué ima­gen quie­res dar?’ Pues como eres tú, cla­ro, y tie­ne to­do el sen­ti­do del mundo, pa­ra mí la de­ci­sión que ha to­ma­do, que he­mos to­ma­do, tie­ne to­do el sen­ti­do del mundo pe­ro yo tam­bién quie­ro se­guir te­nien­do sus con­se­jos, siem­pre va a es­tar ahí, pe­ro pa­ra el día a día, el mi­nu­to a mi­nu­to, me pa­re­ce bien que yo ten­ga esa li­ber­tad por­que es como voy a apren­der y a for­mar mi pro­pia ma­ne­ra de ser”, ex­pli­ca el de Fór­mu­la 1. Ser uno mis­mo sin ol­vi­dar la raíz...

Pa­so atrás “De­ci­di­mos que me dé li­ber­tad, To­ro Ros­so me ha fi­cha­do a mí, no a él”

DA­KA­RIANO. Sainz pa­dre en su úl­ti­ma par­ti­ci­pa­ción del Da­kar era lí­der cuan­do aban­do­nó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.