‘Blatt­ní­tez’: la his­to­ria en co­mún de Blatty Be­ní­tez

Sus des­pi­dos des­cu­bren dos fi­na­les si­mi­la­res

AS (Las Palmas) - - BALONCESTO - POR JUAN­MA TRUE­BA

Ra­fa Be­ní­tez lle­gó a con­tra­pe­lo. Da­vid Blatt, tam­bién. Al po­co de ini­ciar­se 2016, los dos pasan los lu­nes al sol. A pe­sar de la dis­tan­cia y de ha­bi­tar en mun­dos di­fe­ren­tes, su his­to­ria es­tá re­ple­ta de pun­tos co­mu­nes. Uno y otro pre­sen­ta­ron cu­rrícu­los que, aunque bri­llan­tes, no va­lían pa­ra na­da en sus lu­ga­res de des­tino. Al mis­mo tiem­po fue­ron pe­na­li­za­dos por su ori­gen. Mien­tras Be­ní­tez ca­mi­nó con el las­tre de ser es­pa­ñol (y ma­dri­dis­ta), Blatt nun­ca su­pe­ró el es­tig­ma de pa­re­cer eu­ro­peo. Nin­guno fue ca­paz de so­bre­po­ner­se al ves­tua­rio y am­bos fue­ron des­pe­di­dos por mi­llo­na­rios de di­ver­sa ín­do­le (cons­truc­tor y pres­ta­mis­ta), am­bos di­cha­ra­che­ros. Por me­nos co- in­ci­den­cias se mon­tan clu­bes de se­gun­das es­po­sas.

Be­ní­tez es­tu­vo con­de­na­do des­de su lle­ga­da al Ma­drid, in­clu­so an­tes; los ju­ga­do­res que­rían a An­ce­lot­ti. La sen­ten­cia de Blatt se hi­zo efec­ti­va cuan­do, cin­cuen­ta días des­pués de su pre­sen­ta­ción, LeB­ron anun­ció que vol­vía a Cle­ve­land. Có­mo ex­pli­car­le que su nue­vo en­tre­na­dor ha­bía ga­na­do la Eu­ro­li­ga con el Mac­ca­bi (“¿ cam­peón de qué?”, “¿ cam­peón con quién?”), có­mo so­me­ter­le a la dis­ci­pli­na de un téc­ni­co con más ex­pe­rien­cia en Ru­sia que en Es­ta­dos Uni­dos.

La cul­pa es del sis­te­ma, o del di­ne­ro, vie­ne a ser lo mis­mo. El de­por­te pro­fe­sio­nal ha in­clui­do un nue­vo pues­to en la je­rar­quía de sus em­pre­sas: el de los je­fes que ga­nan y man­dan me­nos que los tra­ba­ja­do­res a su car­go. Sin au­to­ri­dad, el téc­ni­co es el hom­bre que su­su­rra al oí­do de los ca­ba­llos, al­guien que pa­sa por allí aunque pa­se todos los días.

Tam­bién hay si­mi­li­tu­des en la su­ce­sión. Zi­da­ne es­tá res­pal­da­do por su leyenda como fut­bo­lis­ta y Ty­ronn Lue, cam­peón con los La­kers, aña­de al ani­llo otro mé­ri­to in­com­pa­ra­ble: com­par­tir amistad y re­pre­sen­tan­te con LeB­ron.

Es po­si­ble que Blatt y Be­ní­tez ja­más se cru­cen. Da igual. Sin ver­se ya han coin­ci­di­do en un pun­to, un des­tino y una ex­pre­sión: Blatt­ní­tez. Dí­ce­se de la per­so­na que lle­ga al pa­raí­so cuan­do aún no han abier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.