Djo­ko­vic-Fe­de­rer: 22-22 y due­lo por el des­em­pa­te

Ga­nan a Nis­hi­ko­ri y Berdych y se mi­den en una se­mi­fi­nal

AS (Las Palmas) - - TENIS - ALE­JAN­DRO DELMÁS

No­vak Djo­ko­vic no se per­mi­tió la me­nor con­tem­pla­ción an­te Kei Nis­hi­ko­ri ( como sí le pa­só en el US Open de 2014) y, en un san­tia­mén de 127 mi­nu­tos, apar­tó al Prin­ci­pi­to ja­po­nés del Abier­to de Aus­tra­lia con tan­teo de 63, 6-2 y 6-4 y una su­pe­rio­ri­dad ma­cha­can­te en pun­tos ga­na­dos: 99-74.

Tras la son­ri­sa ca­si pe­ren­ne de Nis­hi­ko­ri —un po­co des­vaí­da an­te el mar­ti­llo de Djo­ko­vic, pa­ra qué en­ga­ñar­nos— sur­ge fren­te al nú­me­ro uno mun­dial el ros­tro ce­ñu­do de Ro­ger Fe­de­rer, úni­co te­nis­ta que ha po­di­do ga­nar a Djo­ko­vic más de una vez, de un año a es­ta par­te: exac­ta­men­te, tres ve­ces, en Du­bai, Cin­cin­na­ti y la Mas­ters Cup de Lon­dres.

Fe­de­rer y Djo­ko­vic se re­par­ten equi­ta­ti­va­men­te a día de hoy 22 triun­fos en sus 44 due­los di­rec­tos. La sex­ta se­mi­fi­nal de Djo­ko­vic en Mel­bour­ne ( y nú­me­ro 12 pa­ra Fe­de­rer, plusmarquista en el Abier to aus­tra­liano) val­drá ma­ña­na la rup­tu­ra del em­pa­te. En otra si­tua­ción muy si­mi­lar, en la fi­nal de Doha an­te Nadal y con 2323 en el ca­ra a ca­ra, la mo­ti­va­ción de Djo­ko­vic re­sul­tó inigua­la­ble. Ca­ní­bal. Pa­ra aho­rrar eu­fe­mis­mos, el ca­ní­bal Djo­ko­vic, vi­gen­te cam­peón de Aus­tra­lia, y a la ca­za de su sex­to tí­tu­lo, no tu­vo ni pa­ra em­pe­zar con un Nis­hi­ko­ri em­pe­que­ñe­ci­do des­de que una do­ble fal­ta cla­mo­ro­sa, por un par de me­tros, dio a Djo­ko­vic el break que sen­ten­ció el pri­mer set, a par­tir del 41. Des­de ahí, Djo­ko­vic ( 6/ 11 en pun­tos de break a fa­vor) cas­ti­gó sin pie­dad el se­gun­do ser­vi­cio del dis­mi­nui­do Prin­ci­pi­to (Kei so­lo anotó el 40% de pun­tos ju­ga­dos con se­gun­dos sa­ques, 14/ 35)... y el par­ti­do vol­có en una so­la di­rec­ción. Sin mie­do. “Fe­de­rer no sen­ti­rá te­mor de en­fren­tar­se a mí, y se­gu­ro que sa­ca­rá su ma­yor agre­si­vi­dad como ya ha he­cho en nues­tros úl­ti­mos due­los, en el US Open y en la Mas­ters Cup, que tu­vie­ron la má­xi­ma du­re­za. Ne­ce- si­to des­can­sar pa­ra lle­gar en bue­nas con­di­cio­nes al par­ti­do: me he en­tre­na­do muy du­ro, ju­gué has­ta el fi nal pa­ra ga­nar en Doha y he se­gui­do en­tre­nán­do­me du­ro des­de que lle­gué a Mel­bour­ne”, avan­zó el nú­me­ro uno ser­bio.

“Par ti­dos como es­te son la razón por la que se­gui­mos aquí y so­lo ca­be dis­fru­tar de ci­tas como es­ta, ca­da vez que pue­dan pro­du­cir­se”. Ob­via­men­te, eso no lo di­ce Kei Nis­hi­ko­ri... sino un tal Ro­ger Fe­de­rer.

Djo­ko­vic “Fe­de­rer, como en los úl­ti­mos due­los, se­rá agre­si­vo”

ÍDO­LO. Ro­ger Fe­de­rer fir­ma au­tó­gra­fos tras aca­bar su par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.