Ha­blar de fút­bol y no de co­ches

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-ESPANYOL - SARAH CAS­TRO

Ja­mes pri­me­ro fue go­lea­dor del Mun­dial, lue­go es­tre­lla me­diá­ti­ca. Que no se ol­vi­de. Su zur­da, vi­sión de jue­go y téc­ni­ca lo hi­cie­ron por­ta­da, an­tes que los co­ches, las fies­tas y to­do lo de­más. Por eso, que tras el par­ti­do fren­te al Be­tis fi­nal­men­te se vuel­va a ha­blar de su fút­bol es un gran pa­so de vuel­ta a la nor­ma­li­dad. No es­tá en su me­jor mo­men­to, pe­ro de­ja cla­ro que con bue­na com­pa­ñía es des­equi­li­bran­te. Tar­dó en en­con­trar una ver­sión cer­ca­na a lo que se es­pe­ra. Sin em­bar­go, el Ma­drid tam­po­co fue una má­qui­na en el Vi­lla­ma­rín.

El 10 ven­de mi­llo­nes de ca­mi­se­tas en el mundo (como le gus­ta a Flo­ren­tino), pe­ro tam­bién es un ju­ga­dor di­fe­ren­te, de esos que ele­van el ni­vel del gru­po y de las in­di­vi­dua­li­da­des. Zi­da­ne lo sa­be. Ja­mes es in­te­li­gen­te, en­ten­de­rá que de­be vol­ver a de­mos­trar lo que creía ha­ber de­mos­tra­do. Ven­cer el ego y a los con­tra­dic­to­res con tra­ba­jo, de eso se tra­ta. El Ma­drid no es un club fá­cil, al­gu­nos so­bre­vi­ven en el ano­ni­ma­to, él es­tá des­ti­na­do al ca­mino di­fí­cil. Só­lo ne­ce­si­ta con­fian­za pa­ra ser el de an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.