Be­riz­zo dis­pa­ró más y me­jor

El Cel­ta eli­mi­nó al Atlé­ti­co y es se­mi­fi­na­lis­ta Mar­ca­ron Tu­cu Hernández (2) y Gui­det­ti Acor­tó Griez­mann Hu­bo un pa­lo de Co­rrea, que hi­zo el 2-3

AS (Las Palmas) - - ATLÉTICO DE MADRID-CELTA - P ATRICIA CA­ZÓN REPORTAJE GRÁFICO JE­SÚS AGUI­LE­RA, PE­PE AN­DRÉS, CHE­MA DÍAZ, JA­VIER GANDUL Y DA­NI SÁN­CHEZ

No exis­te guio­nis­ta me­jor que el fút­bol. Im­po­si­ble en­con­trar­lo. Si Si­meo­ne le qui­ta­ba ha­ce un mes a Au­gus­to a Be­riz­zo, Be­riz­zo se ven­ga­ba ano­che en la Co­pa. Ojo por ojo. Lo de me­nos era la se­mi­fi­nal. El par­ti­do era un due­lo en­tre dos en­tre­na­do­res que lu­cha­ban por su ho­nor a lo Le­jano Oes­te, so­bre la hier­ba, en una fría no­che de miér­co­les en Ma­drid. Y fue Be­riz­zo quien dis­pa­ró más y me­jor an­te 36.852 tes­ti­gos de fe que no da­ban cré­di­to a lo que sus ojos veían.

Por­que lo que sus ojos vie­ron es al Atlé­ti­co en­ca­jar tres go­les y ha­cía un año que eso no ocu­rría, que na­die era ca­paz de mar­car­le tres. Pe­ro no só­lo fue­ron los go­les. Fue el me­neo que el Cel­ta, en la se­gun­da par­te, le dio a un Atlé­ti­co des­co­no­ci­do. Jus­to se­mi­fi­na­lis­ta de Co­pa, Tu­cu Hernández y Gui­det­ti fue­ron las ba­las con las que Be­riz­zo ma­tó al Cho­lo y di­sol­vió to­do aque­llo que, has­ta ayer, ha­cía te­mi­ble a los ro­ji­blan­cos. La so­li­dez, la fia­bi­li­dad y el co­ra­je. Na­da de eso se vio ayer en el Atle­ti.

Lo que sí que se vio fue el sa­lu­do en­tre en­tre­na­do­res. Al fin. Y fue frío, gé­li­do, ni se mi­ra­ron. Un le­ve ro­ce de ma­nos y ya. Si­meo­ne, eso sí, de­jó en el ban­qui­llo al guan­te de la dis­cor­dia (Au­gus­to) por pri­me­ra vez en la Co­pa des­de que lo tie­ne. Qui­zá no que­ría avi­var más el fue­go, ali­men­tar una ten­sión ya tan só­li­da que el ai­re en­tre ellos po­día cor­tar­se en ti­ras. Los dos en­tre­na­do­res iban a por to­do y con to­do sa­lie­ron. Si­meo­ne, con los me­jo­res y Mo­yá por Oblak en la por­te­ría y Be­riz­zo, como bien de­mos­tró en Va­lle­cas, tam­bién. El se­gun­do ha­bía plan­tea­do la eli­mi­na­to­ria a 180 mi­nu­tos y de los pri­me­ros 90 ya ha­bía sa­ca­do un 0-0. Cual­quier em­pa­te con go­les le be­ne­fi­cia­ba pa­ra vol­ver a una se­mi­fi­nal de Co­pa 15 años des­pués.

Sa­lió el Atlé­ti­co que da­ba mie­do. Trian­gu­lan­do con ve­lo­ci­dad y com­bi­nan­do con Ca­rras­co y Viet­to al­bo­ro­tan­do por la iz­quier­da y en el área y Saúl en to­das par­tes, en la pre­sión y en las oca­sio­nes. Por dos ve­ces pu­do mar­car, pe­ro fue el Cel­ta quien lo hi­zo pri­me­ro. Lle­gó una y le bas­tó. Fue en el 21’, de es­tra­te­gia: sa­có en cor­to un cór­ner Wass, co­lo­có Ore­lla­na el ba­lón en el área y mar­có Tu­cu Hernández a quien Ga­bi y Go­dín de­ja­ron vo­lar como si fue­ra un ami­go y no un ri­val.

Su gol obli­ga­ba a un equi­po que lle­va­ba 180 mi­nu­tos sin ha­cer uno a mar­car, al me­nos, dos. Cien­cia fic­ción. Pe­ro lo hi­zo el Atlé­ti­co. Lo úni­co que se le ol­vi­dó fue que, mien­tras, no de­bía en­ca­jar más. Tar­dó seis mi­nu­tos en igua­lar el mar­ca­dor y lo hi­zo su me­jor fut­bo­lis­ta, Griez­mann, tras una ga­lo­pa­da de Saúl y un re­ma­te de Ca­rras­co que no atra­pó Ru­bén. El Calderón se vino arri­ba. Uno más y se­mi­fi­na­les. Uno más y la eli­mi­na­to­ria se­ría ma­de in Cho­lo: dispu­tada, su­fri­da, pe­ro ga­na­da.

Na­da de eso pa­só. Fue más bien to­do lo con­tra­rio. Por­que el Cel­ta sa­lió en la se­gun­da par­te con el ja­bón en la mano dis­pues­to a dar­le un ba­ño al Atlé­ti­co. El par­ti­do se rom­pió con un error de Saúl: per­dió un ba­lón en el cen­tro, lo aga­rró Gui­det­ti y, des­de 30 me­tros, lo cla­vó en la es­cua­dra de Mo­yá. Una cruel­dad con un ju­ga­dor que, has­ta en­ton­ces, ha­bía si­do el me­jor de los su­yos. El gol de­jó en la lo­na al Atlé­ti­co y Si­meo­ne no se­ría ca­paz de re­su­ci­tar­le ni con los cam­bios. Y eso que Co­rrea, na­da más sa­lir, en­vió un ba­lón al lar­gue­ro con el mar­ca­dor aún 1-2 y más tar­de mar­ca­ría un gol que se fa­bri­có so­lo, qui­tán­do­se de en­ci­ma a me­dio Cel­ta. Pe­ro en­ton­ces ya ha­bía mar­ca­do (otra vez) Tu­cu Hernández la sen­ten­cia. Só­lo era ma­qui­lla­je so­bre el ros­tro pá­li­do de Si­meo­ne mien­tras los afi­cio­na­dos ga­lle­gos que ha­bía en el Calderón le can­ta­ban, como una le­ta­nía y con re­co­chi­neo, “sa­ca a Au­gus­to, Cho­lo sa­ca a Au­gus­to...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.