Un ju­ve­nil del Po­zue­lo pi­de la in­ha­bi­li­ta­ción de Vi­llar

A Ale­jan­dro Urrea, co­lom­biano de 16, le nie­gan la fi­cha FFM y RFEF

AS (Las Palmas) - - FEDERACIÓN ESPAÑOLA - MA­NU DE JUAN /

Ale­jan­droU­rrea Aran­go, co­lom­biano de 16 años, con­tra Ángel Ma­ría Vi­llar. Esa es, gros­so mo­do, la des­crip­ción de la de­nun­cia que Luz Ma­ría, ma­dre del chi­co, pre­sen­tó ayer en el Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes an­te la si­tua­ción que vi­ve: pe­se a su de­seo y el de sus pa­dres, a Ale­jan­dro no le per­mi­ten ins­cri­bir­se como por­te­ro en el ju­ve­nil de quin­ta ca­te­go­ría del Po­zue­lo.

En la de­nun­cia, Luz Ma­ría pi­de la in­ha­bi­li­ta­ción de Vi­llar du­ran­te cua­tro años, el mis­mo cas­ti­go pa­ra Vi­cen­te Tem­pra­do, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Fút­bol de Ma­drid, y la tra­mi­ta­ción in­me­dia­ta de la fi­cha fe­de­ra­ti­va de su hi­jo, que ya se ha per­di­do 15 en­cuen­tros de los 28 del ca­len­da­rio.

To­do ba­sa­do en los re­que­ri­mien­tos FIFA pa­ra los me­no­res ex­tran­je­ros: el pa­dre de Ale­jan­dro, di­vor­cia­do de su ma­dre y em­pre­sa­rio, vi­ve en Me­de­llín y des­de allí apo­ya la for­ma­ción de su hi­jo, así como su pa­sión por el fút­bol. Su ma­dre, es­tu­dian­te, no tra­ba­ja por vo­lun­tad pro­pia. “Y en ba­se a eso, a que no pre­sen­tan el con­tra­to de tra­ba­jo de los dos pa­dres, él no pue­de ju­gar al fút­bol. Pue­de re­si­dir en Es­pa­ña y es­tar es­co­la- ri­za­do, pe­ro no ju­gar al fút­bol”, co­men­ta Jo­sé Sán­chez Pa­rra, abo­ga­do de Ale­jan­dro.

Sán­chez Pa­rra so­li­ci­tó en pri­me­ra ins­tan­cia que se tra­mi­ta­se la fi­cha en la FFM (tu­vo que acu­dir con un no­ta­rio pa­ra que re­ci­bie­sen la que­ja); la Fe­de­ra­ción Ma­dri­le­ña de­le­gó en la RFEF, que to­da­vía no ha res­pon­di­do. En su de­nun­cia, el abo­ga­do enu­me­ra las normativas que se es­tán in­cum­plien­do, to­das en teo­ría su­pe­rio­res a una cir­cu­lar de una en­ti­dad pri­va­da como es FIFA: la Cons­ti­tu­ción, la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Ni­ño, el Tra­ta­do de la Unión Eu­ro­pea o la Ley del De­por­te, en­tre otras. Has­ta con­tra­di­ce los pro­pios es­ta­tu­tos de la FIFA, que prohí­ben “la dis­cri­mi­na­ción por ori­gen na­cio­nal”. A la es­pe­ra de una so­lu­ción, Ale­jan­dro se en­tre­na y acu­de a ca­da par­ti­do. Aunque sa­be que, de mo­men­to, lo que le es­pe­ra es la gra­da: “Lo uni­co que quie­ro es ju­gar”.

Con­tra­dic­ción Se­gún la de­nun­cia, FIFA in­frin­ge nor­mas su­pe­rio­res, como la Ley del De­por­te

SIN FÚT­BOL. Ale­jan­dro, en la gra­da a la que sue­le ir en los par­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.