“Nai­ro y yo cum­pli­mos un sue­ño al com­par­tir po­dio”

AS (Las Palmas) - - CICLISMO - J. A. E. /

Da­yer Quin­ta­na (23 años, Cóm­bi­ta) con­si­guió en San Luis el pri­mer triun­fo del Mo­vis­tar en 2016: la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral, y con su her­mano Nai­ro en el ter­cer pel­da­ño del po­dio. Es­ta tem­po­ra­da desea se­guir con su “cre­ci­mien­to”.

Con la ge­ne­ral del Tour de San Luis dio al Mo­vis­tar el pri­mer triun­fo de 2016. —Así es, el co­mien­zo de tem­po­ra­da ha si­do real­men­te es­pec­ta­cu­lar, por­que no es­pe­ra­ba lo­grar una vic­to­ria tan pron­to. Pen­sé que me to­ca­ría lan­zar a Nai­ro, y al fi­nal me ayu­dó él. Su­pu­so una enor­me ale­gría pa­ra los dos, y pa­ra nues­tra fa­mi­lia y ami­gos. —Cuan­do nor­mal­men­te se ha­bla de su her­mano como lí­der en la pre­sen­ta­ción del equi­po, us­ted pue­de pre­su­mir. — Se tra­ta de un mundo di­fe­ren­te pa­ra mí. Ya he lla­ma­do la aten­ción al su­bir a lo más al­to del po­dio, en la es­cua­dra se en­cuen­tran muy con­ten­tos con­mi­go, tam­bién he da­do una ale­gría a los se­gui­do­res... Sien­ta muy bien. —¿En qué pen­só al ver­se en el ca­jón jun­to a Nai­ro? — Que ha­bía­mos he­cho reali­dad un sue­ño de la in­fan­cia. Lo con­si­de­rá­ba­mos una me­ta des­de pe­que­ñi­tos, com­par­tir al­gún día po­dio en una ca­rre­ra, y qué me­jor que con­se­guir­lo en San Luis, la ca­rre­ra más im­por­tan­te de Su­da­mé­ri­ca, y fren­te a gran­des co­rre­do­res que com­pi­tie­ron con­tra no­so­tros. (Da­yer lo­gró su se­gun­do triun­fo como pro­fe­sio­nal, tras la eta­pa rei­na de la Vuel­ta a Aus­tria de 2014). —¿Le ofre­ció al­gún con­se­jo o le apre­tó du­ran­te la subida a Co­me­chin­go­nes? —No (ri­sas). Sim­ple­men­te nos sa­lió bien la es­tra­te­gia del úl­ti­mo día: des­gas­tar a Eduar­do Sepúlveda, que, aunque an­du­vo for­tí­si­mo, só­lo me sa­ca­ba tres se­gun­dos. Cuan­do ob­ser­vé que fla­quea­ba, ata­qué, co­gí a Nai­ro y am­bos cul­mi­na­mos la as­cen­sión ha­cia el tí­tu­lo. To­do jun­to se con­vir­tió en un mo­men­to de in­men­sa fe­li­ci­dad. —La si­guien­te pa­ra­da le con­du­ce a Ma­llor­ca. —Sí, y allí me pon­dré a dis­po­si­ción de lo que ne­ce­si­te el Mo­vis­tar. Des­pués me to­ca­rá Haut Var, y en fun­ción de es­tas dos prue­bas de­ci­di­re­mos dón­de con­ti­núo lue­go. Al Gi­ro de Ita­lia acu­di­ré a ayu­dar a Val­ver­de. —¿Go­za­rá de una ma­yor li­ber­tad es­ta cam­pa­ña? —Es­ta pre­gun­ta es pa­ra los téc­ni­cos. Pe­go pa­sos len­tos, pe­ro se­gu­ros. Quie­ro se­guir con mi cre­ci­mien­to. Si me con­ce­den más con­fian­za, en­can­ta­do.

Pe­go pa­sos len­tos, pe­ro se­gu­ros. Si me dan más con­fian­za, en­can­ta­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.