San­tí­si­ma Dua­li­dad so­bre fon­do blan­co

Philippe Bor­das re­tra­tó en 2006 a Di Sté­fano y Zi­da­ne

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - POR JUAN­MA TRUE­BA

Ex­po­si­ción El Ins­ti­tu­to Fran­cés de Ma­drid pre­sen­ta­rá la mues­tra “Zi­da­ne con to­das sus le­tras”

Aquí es­tá to­do. Es­ta es la Sá­ba­na Santa del ma­dri­dis­mo. Di Sté­fano y Zi­da­ne, la san­tí­si­ma dua­li­dad. Es­to es un re­tra­to de fa­mi­lia, un da­gue­rro­ti­po con cá­ma­ra di­gi­tal. Una fo­to que co­nec­ta dos si­glos, dos ge­nios, las dos cum­bres de la ex­ce­len­cia. A Philippe Bor­das (Sar­ce­lles, 1961), au­tor y ar­tis­ta, le co­rres­pon­de el in­men­so mé­ri­to de de­fi­nir en una ima­gen lo que es el Real Ma­drid, lo que fue o lo que de­be­ría ser. La gran­de­za, el ho­nor, la hu­mil­dad. Na­die te ve me­jor que quien te ob­ser­va des­de le­jos.

De­be que­dar cla­ro que el Real Ma­drid no es ger­ma­nó­fi­lo, ni vi­kin­go, como tan­tas ve­ces se afir­ma. La esen­cia del club es cas­te­lla­na, ar­gen­ti­na y fran­ce­sa; su ca­be­za es or­gu­llo­sa, se­re­na y des­pe­ja­da, por no de­cir que glo­rio­sa­men­te cal­va. No tie­ne que sor­pren­der­nos, por tan­to, que un fo­tó­gra­fo y es­cri­tor fran­cés nos cap­tu­re el al­ma, igual que otros com­pa­trio­tas su­yos con­tri­bu­ye­ron de­ci­si­va­men­te a la cons­truc­ción del mi­to (Ko­pa, Sa­por­ta, L’Equi­pe, Zi­da­ne). Sim­bo­lis­mo. La fo­to es un com­pen­dio. Ar­gen­ti­na re­si­de en La Sae­ta y en el bas­tón. Fran­cia es­tá re­pre­sen­ta­da por la gran­deur del del­fín y la par­te cas­te­lla­na es­tá bor­da­da en las ban­de­ras, en dos es­cu­dos (club y ve­te­ra­nos) que, por no es­tar pre­fa­bri­ca­dos, son ne­ce­sa­ria­men­te irre­gu­la­res. Hay mo­des­tia en ese tra­ba­jo de cos­tu­re­ras, la que hu­bie­ra fal­ta­do si hu­bie­ran ro­dea­do a los per­so­na­jes de co­pas de pla­ta o de co­lo­res pas­tel. En ese ca­so, la ban­de­ra de Es­pa­ña hu­bie­ra lle­na­do la es­ce­na de in­ter­pre­ta­cio­nes erró­neas. En­ton­ces no hu­bie­ra ha­bi­do si­tio pa­ra el fan­tas­ma de Ber­na­béu, se­gun­do plano, tra­je gris y ha­bano en la dies­tra, el pul­gar iz­quier­do en­gan­cha­do del bol­si­llo del cha­le­co, la mi­ra­da per­di­da y la men­te en la Un­dé­ci­ma.

Quien desee dis­fru­tar de es­te re­tra­to y de otros del mis­mo au­tor só­lo tie­ne que acu­dir a la ex­po­si­ción “Zz. Zi­da­ne con to­das sus le­tras” que or­ga­ni­za, del 4 de fe­bre­ro al 18 de mar­zo, el Ins­ti­tu­to Fran­cés de Ma­drid (ca­lle Mar­qués de la En­se­na­da, 12).

Bor­das, con­tra­ta­do en 2006 por Zi­da­ne pa­ra ser tes­ti­go de sus úl­ti­mas se­ma­nas como fut-

Con­vi­ven­cia Bor­das com­par­tió sus úl­ti­mos días como fut­bo­lis­ta

bo­lis­ta, pre­sen­ta­rá imá­ge­nes iné­di­tas en la Ga­le­rie du 10. El fo­tó­gra­fo (en tiem­pos cro­nis­ta de ci­clis­mo) y Fré­dé­ric Hermel, pe­rio­dis­ta de L’Equi­pe y co­la­bo­ra­dor de AS, com­par­ti­rán pa­la­bra en una con­fe­ren­cia que ser­vi­rá pa­ra abrir la ex­po­si­ción el miér­co­les 3.

Hermel, por cier to, es el per­fec­to ejem­plo del enamo­ra­mien­to que atra­pa a al­gu­nos fran­ce­ses, se­du­ci­dos al mis­mo tiem­po por el club blan­co y la ciu­dad abier­ta. El mé­na­ge à trois tam­bién pue­de ser una coa­li­ción in­te­lec­tual.

No me ol­vi­do de la mano so­bre el hom­bro. El ges­to es im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der la apro­ba­ción del maes­tro y el res­pe­to del dis­cí­pu­lo. Se tra­ta de una co­ne­xión fí­si­ca que im­pli­ca una unión es­pi­ri­tual y un des­tino co­mún. Los dos vi­nie­ron de le­jos pa­ra que­dar­se. El bai­la­rín de tan­gos mar­se­llés y el ar­gen­tino con san­gre fran­ce­sa que lo re­vo­lu­cio­nó to­do.

Bor­das les re­ga­ló la fo­to pa­ra la eter­ni­dad, im­pre­sión so­bre sá­ba­na con dia­frag­ma muy ce­rra­do. No pu­do ele­gir me­jor. Por­que fue­ron te­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.