Si­meo­ne sa­be en­de­re­zar­lo

AS (Las Palmas) - - BARCELONA-ATLÉTICO DE MADRID - MA­NUEL ES­TE­BAN

Es­tá cla­ro que es­te Atlé­ti­co tie­ne un problema: no me­te un gol al ar­co iris. En cam­bio, es ca­si im­po­si­ble que el ri­val ha­ga go­les a Oblak y pa­se por de­lan­te del mu­ro de Go­dín y Giménez. Pe­ro lo más im­por­tan­te es evi­tar que la po­lé­mi­ca de los de­lan­te­ros pue­da di­vi­dir a la en­ti­dad ro­ji­blan­ca. En es­pe­cial, el fu­tu­ro de Fer­nan­do To­rres es­tá po­si­bi­li­tan­do que la bal­sa de acei­te que era el Calderón des­de la lle­ga­da de Si­meo­ne pue­da re­pro­du­cir la anar­quía de tiem­pos pa­sa­dos que tan­to mal hi­cie­ron a los col­cho­ne­ros.

Es evi­den­te que se fi­chó a Viet­to, a Co­rrea ya Jack­son pen­san­do en me­jo­rar el po­ten­cial ofen­si­vo, pe­ro tam­po­co se pue­de ol­vi­dar el problema del cen­tro del cam­po. Se año­ra en exceso la ba­ja de Tia­go, que era la ca­be­za pen­san­te y el que da­ba pau­sa al fút­bol crea­ti­vo de los atlé­ti­cos. Aho­ra se apues­ta por la ver­sa­ti­li­dad y la in­ten­si­dad, pe­ro lo cier­to es que siem­pre fal­ta ese úl­ti­mo pa­se que de­je en si­tua­ción de ven­ta­ja a pun­tas como los ac­tua­les en los que pri­van como prin­ci­pal vir­tud la ve­lo­ci­dad. Es­te año Mand­zu­kic hu­bie­ra si­do una bom­ba go­lea­do­ra en el Atlé­ti­co. Si­meo­ne sa­be en­de­re­zar la si­tua­ción y la plan­ti­lla se ha con­ju­ra­do pa­ra que los ro­ji­blan­cos mues­tren sus vir­tu­des en el Camp Nou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.