Lo­pe­te­gui “Sa­lí del Opor­to op­tan­do to­da­vía a cua­tro tí­tu­los”

AS (Las Palmas) - - LA ENTREVISTA - A. GABILONDO / LA EN­TRE­VIS­TA

Ju­len Lo­pe­te­gui ( As­tea­su, 1966) sa­lió del Opor­to tras un fi­nal tur­bu­len­to y cuan­do el equi­po aún es­ta­ba vi­vo en to­das las com­pe­ti­cio­nes. Su re­la­ción con el pre­si­den­te Pin­to da Cos­ta, los po­cos fi­cha­jes en ve­rano, el ni­vel de Ca­si­llas y su fu­tu­ro a par­tir de aho­ra. Mu­cho hay que sa­ber.

¿ Qué tal se en­cuen­tra, Ju­len? Un des­pi­do siem­pre es al­go in­gra­to. —Me sien­to un pri­vi­le­gia­do por ha­ber en­tre­na­do a un equi­po del ni­vel de im­por­tan­cia y de exi­gen­cia del Opor­to. He vi­vi­do una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca a todos los ni­ve­les. Fui­mos ca­pa­ces de com­pe­tir en mu­chí­si­mos mo­men­tos muy bien, con par­ti­dos im­por­tan­tes. Pe­ro tam­bién pa­ra­le­la­men­te ten­go una sen­sa­ción de tris­te­za por ha­ber si­do apar­ta­dos de la par­te fi­nal de un pro­yec­to nue­vo que es­tá­ba­mos vol­vien­do a cons­truir. No nos han de­ja­do ter­mi­nar la obra que em­pe­za­mos. — Cin­co días an­tes de la de­ci­sión, el Opor­to era lí­der. ¿Có­mo se ex­pli­ca eso? —Es cier­to. Ade­más te­nía­mos la sen­sa­ción de que en el mer­ca­do de in­vierno po­día­mos co­rre­gir al­gu­nos des­equi­li­brios im­por­tan­tes de la plan­ti­lla cla­ra­men­te diag­nos­ti­ca­dos. Con­tá­ba­mos con un gru­po de 14 ju­ga­do­res nue­vos, al­gu­nos de ellos muy jó­ve­nes, que po­dían me­jo­rar en la se­gun­da vuel­ta tras el tra­ba­jo de la pri­me­ra. Te­nía­mos más pun­tos que el año pa­sa­do, se­guía­mos vi­vos en cua­tro com­pe­ti­cio­nes, y el des­pi­do fue una sor­pre­sa. Nos en­tris­te­ció. — La fa­mo­sa rue­da de pren­sa tras la de­rro­ta an­te el Spor­ting en la que acu­sa a los me­dios de que­rer des­pe­lle­jar­le, ¿re­fle­jó la du­re­za que es­ta­ba vi­vien­do? — Du­ran­te la tem­po­ra­da hay mo­men­tos de ten­sión. El Opor­to es un club de má­xi­ma exi­gen­cia y lo ha­bía­mos acep­ta­do de buen gra­do. Pe­ro una co­sa es la exi­gen­cia y otra vi­vir en una fal­sa reali­dad. Te­nía­mos un equi­po pa­ra com­pe­tir y po­der ga­nar la li­ga, pe­ro no pa­ra ga­nar­la en no­viem­bre o di­ciem­bre. La ma­ne­ra de ana­li­zar y va­lo­rar lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do era di­fe­ren­te a la que no­so­tros pen­sá­ba­mos y es lo que qui­se trans­mi­tir. —El pre­si­den­te Pin­to da Cos­ta siem­pre fue su gran va­le­dor en el club. ¿ Le sor­pren­dió el gi­ro re­pen­tino de de­fen­der­le a des­pe­dir­le? — Ten­go bue­na re­la­ción con él, más allá in­clu­so que la de pre­si­den­te a en­tre­na­dor. Has­ta el mis­mo día en que to­mó la de­ci­sión, pú­bli­ca­men­te me dio su apo­yo. Es un gran pre­si­den­te y un buen hom­bre, aunque se­gu­ra­men­te mal in­fluen­cia­do en al­gu­nos mo­men­tos. Me que­do con una bue­na ima­gen su­ya por­que sé lo que él ha pen­sa­do has­ta el fi­nal de mí. Tam­bién sé que hay una gran pre­sión de­trás y que ha to­ma­do una de­ci­sión en la que no creía, al me­nos por có­mo se des­pi­dió tan ca­ri­ño­sa­men­te de mí. —Sin em­bar­go, el otro día, en el ca­nal ofi­cial del club, car­gó con­tra us­ted. Di­jo que le pi­dió “fi­char un Fe­rra­ri ( Im­bu­la) y lue­go el Fe­rra­ri lo de­ja­ba en el ga­ra­je”. — No le doy mu­cha im­por­tan­cia, la ver­dad. Yo sé lo que él ha opi­na­do de mí. Ha­cien­do un sí­mil au­to­mo­vi­lís­ti­co, aunque no me gus­te mu­cho ha­cer­lo, di­ría que todos los co­ches ne­ce­si­tan un tiem­po de ro­da­je. Im­bu­la es un buen ju­ga­dor y po­día ser la guin­da a la plan­ti­lla, pe­ro no­so­tros te­nía­mos otras ne­ce­si­da­des y no lle­ga­ron. —En bre­ve hay elec­cio­nes en el Opor­to. ¿ Pue­den ha­ber in­flui­do tam­bién en la de­ci­sión de Pin­to, como una es­pe­cie de la­va­do de ima­gen? —No lo sé. Es ver­dad que ha­bía mu­cho rui­do, aunque eso de­be­ría de­cir­lo él. To­mó esa de­ci­sión y yo pre­fie­ro que­dar­me con nues­tro tra­ba­jo y con que tu­ve bue­na re­la­ción has­ta el mis­mo día en que me co­mu­ni­có mi adiós. Nos fui­mos cuan­do te­nía­mos po­si­bi­li­da­des in­tac­tas de ga­nar los cua­tro tí­tu­los a los que op­tá­ba­mos. — El am­bien­te no era bueno. Tan­to, que el día en que se po­nen lí­de­res, un 3-1 en ca­sa an­te el Aca­dé­mi­ca, el es­ta­dio aca­ba abron­can­do al equi­po. ¿Có­mo es po­si­ble? — Pues no lo sé. En vez de ce­le­brar el li­de­ra­to y un buen par­ti­do, la gen­te po­nía el fo­co en que no ju­ga­ra de­ter­mi­na­do cha­val de la can­te­ra. Pa­re­cía que es­ta­ban bus­can­do una ex­cu­sa pa­ra lle­var las co­sas al la­do ne­ga­ti­vo cuan­do to­do era po­si­ti­vo. Pe­ro bueno, pa­ra mí son ex­pe­rien­cias de las que apren­di­mos y que nos ha­cen más fuer­tes. —¿A us­ted le su­ge­rían quién de­bía ju­gar y quién no? — No, no. Pa­ra na­da. Ab­so­lu­ta­men­te. Tam­po­co lo per­mi­ti­ría. —¿Có­mo se que­dó cuan­do en ve­rano per­dió a sie­te de los ti­tu­la­res con los que ha­bía lle­ga­do a cuar­tos de Cham­pions? — Los en­tre­na­do­res estamos ex­pues­tos a que los clu­bes ha­gan eso. Lo que ocu­rrió en ve­rano fue fru­to del gran año que hi­ci­mos. La ex­po­si­ción de la Cham­pions per­mi­tió te­ner mu­cho mer­ca­do y hay que en­ten­der que el club lo apro­ve­cha­ra. De he­cho, hi­zo su ré­cord de ven­tas y se fue­ron sie­te ti­tu­la­res, que son mu­chí­si­mos. Al­guno a úl­ti­ma ho­ra que tam­po­co es­pe­rá­ba­mos, como Alex San­dro. In­ten­té ser ho­nes­to con el club y acep­tar­lo, in­clu­so sa­bien­do que ha­bía po­si­bles sus­ti­tu­tos que po­dían ve­nir y no lo hi­cie­ron. En­ten­dí que has­ta enero po­día­mos com­pe­tir así y co­rre­gir lue­go las si­tua­cio­nes. Pe­ro no he­mos po­di­do. — ¿ No le fi­cha­ron ju­ga­do­res del mis­mo ni­vel de los que se fue­ron? —Es ver­dad que en ve­rano te­nía­mos dos prio­ri­da­des muy cla­ras: un 9 y un 10. Lle­ga­ron ju­ga­do­res que qui­zá no eran los que pen­sá­ba­mos que po­dían lle­gar, pe­ro eran jó­ve­nes, es­ta­ban cre­cien­do y en la se­gun­da vuel­ta te­nía­mos op­cio­nes de con­so­li­dar­nos. —¿Qué con­ti­nui­dad pue­de te­ner un pro­yec­to que cam­bia tan­to de año a año? —Cuan­do lle­ga­mos al Opor­to vi­nie­ron 14 ju­ga­do­res nue­vos y el pa­sa­do ve­rano, en la se­gun­da tem­po­ra­da, vi­nie­ron otros 14. Son equi­pos nue­vos, con con­cep­tos de jue­go que ne­ce­si­tan tiem­po, como el cur­so an­te­rior, y eso im­pli­ca em­pe­zar de ce­ro. Es un tra­ba­jo de en­tre­na­dor y es­tá­ba­mos en el ca­mino de lo­grar los ob­je­ti­vos, pe­ro sin ex­pec­ta­ti­vas erró­neas. Pen­sar que po­día­mos ga­nar la li­ga por 12 ó 20 pun­tos de di­fe­ren­cia era erró­neo. El Spor­ting y el Ben­fi­ca tie­nen muy bue­nos equi­pos tam­bién y es­tá­ba­mos a la par que ellos y te­nien­do que re­ci­bir aún al Spor­ting. —¿La apues­ta por Ca­si­llas no sa­lió del to­do bien? — Iker lle­gó con una gran­dí­si­ma pre­dis­po­si­ción y hu­mil­dad, tra­ba­jó muy bien y es­tá­ba­mos con­ten­tos con él. Ló­gi­ca­men­te tu­vo par­ti­dos me­jo­res y peo­res, como todos, pe­ro sa­bien­do que su ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo le po­día ha­cer de­ci­si­vo en mo­men­tos im­por­tan­tes.

“Es­toy tris­te por­que no se nos ha de­ja­do ter­mi­nar la obra que ha­bía­mos em­pe­za­do”

“Cuan­do lle­gué hu­bo 14 nue­vos y al si­guien­te año, otros 14. Fue­ron dos equi­pos des­de ce­ro”

“Iker tu­vo dis­po­si­ción y hu­mil­dad. Lue­go, como todos, ju­gó par­ti­dos me­jo­res y peo­res”

—El otro día di­jo Del Bos­que que Ca­si­llas que­ría ir a la Eu­ro­co­pa in­clu­so como su­plen­te. —La de­ci­sión que to­me Vi­cen­te se­rá acer­ta­da y asu­mi­da por los ju­ga­do­res, sea cual sea. Es­toy con­ven­ci­do. Co­no­cien­do a am­bos no ten­go la más mí­ni­ma du­da. —¿Es ver­dad que a Iker por la ca­lle en Opor­to le han echa­do en ca­ra al­gu­nos erro­res? — No sé lo que le han di­cho. Es­tá cla­ro que una co­sa es la exi­gen­cia má­xi­ma como club y otra tras­pa­sar la lí­nea ro­ja de res­pe­to. Es­pe­ro que nun­ca se so­bre­pa­se. —¿Y a us­ted, có­mo le tra­ta­ban? —Yo he te­ni­do una re­la­ción co­rrec­ta. La gen­te es ama­ble y ca­ri­ño­sa, aunque hu­bie­ra una par­te que pu­die­ra ha­cer más rui­do. Qui­zá ha­bía de­ma­sia­das pri­sas. Los tí­tu­los lle­gan cuan­do tie­nen que lle­gar, que es en ma­yo. — En Opor­to la som­bra de Mou­rin­ho es alar­ga­da por to­do lo que allí ga­nó, es­pe­cial­men­te la Cham­pions. ¿Lo sin­tió? —La his­to­ria mar­ca mu­cho el ca­mino, pe­ro eso es bueno. Pa­ra un téc­ni­co la obli­ga­ción de te­ner que ga­nar­lo to­do es ma­ra­vi­llo­so. Bien es cier­to que aque­lla Cham­pions se lo­gra en una épo­ca di­fe­ren­te, con ju­ga­do­res que em­pe­za­ban y ter­mi­na­ban su ca­rre­ra en el pro­pio club. A no­so­tros nos to­có vi­vir otro mo­men­to. Ha­cía tiem­po que el Opor­to no lle­ga­ba a cuar­tos y se vi­vió con en­tu­sias­mo. Estamos or­gu­llo­sos de la Cham­pions que hi­ci­mos. —No hay mu­cha me­mo­ria en el fút­bol. Ha­ce nue­ve me­ses le llo­vían los elo­gios por ro­zar las se­mi­fi­na­les de Cham­pions y hoy es­tá fue­ra. — El año pa­sa­do fue muy bueno, es cier­to. Nos quedamos a dos pun­tos de la Li­ga, de 14 par­ti­dos de Cham­pions per­di­mos uno y mu­chos jó­ve­nes ex­pe­ri­men­ta­ron una me­jo­ría bár­ba­ra. — ¿ Le pu­do pa­sar fac­tu­ra la eli­mi­na­ción en Cham­pions an­te Chel­sea y Di­na­mo de Kiev cuan­do ne­ce­si­ta­ban só­lo un pun­to en dos jor­na­das? — Pen­sar qué pu­do ser o no tam­po­co sir­ve de mu­cho. Es­tá­ba­mos en el lu­gar que hay que es­tar pa­ra po­der ga­nar tí­tu­los. Todos los equi­pos van a per­der pun­tos, como lue­go le ocu­rrió al Spor­ting an­te el Ton­de­la. —En Por­tu­gal se di­ce que nun­ca lle­gó a co­nec­tar con la afi- ción ni con la gen­te, al igual que les ocu­rrió a otros téc­ni­cos es­pa­ño­les como Ca­ma­cho o Víc­tor Fer­nán­dez. —La em­pa­tía la pro­vo­can mu­chas ve­ces los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Yo tra­té de ser res­pe­tuo­so con to­do el mundo y muy ca­ri­ño­so con mi afi­ción. Qui­zá no co­nec­té. Tam­bién es ver­dad que me preo­cu­pa­ba más de mi tra­ba­jo en el día a día. — El equi­po tam­po­co fun­cio­na sin us­ted, eso es una reali­dad… — Tam­po­co es­toy pen­dien­te, ni voy a es­tar­lo, de lo que pue­da ha­cer. Yo al Opor­to y a su afi­ción les de­seo suer­te y de­be­rán ha­cer su ca­mino. —Y el su­yo, a par­tir de aho­ra, ¿cuál es? — Pri­me­ro dar­nos cuen­ta de que la ex­pe­rien­cia vi­vi­da nos ha­ce me­jo­res en­tre­na­do­res y pro­fe­sio­na­les; lue­go, una vez acep­ta­da la si­tua­ción, apren­der y pre­pa­rar­nos pa­ra el fu­tu­ro. Y con ilu­sión, tra­tan­do de no pre­ci­pi­tar­nos, bus­car al­go que nos per­mi­ta se­guir en­tre­nan­do y com­pi­tien­do al má­xi­mo ni­vel. — ¿ La Se­lec­ción? Us­ted co­no­ce me­jor que na­die el equi­po que se­gu­ra­men­te de­je Del Bos­que tras la Eu­ro­co­pa. — Ten­go tan­to res­pe­to por Vi­cen­te y por esa ca­sa que lo que hay que ha­cer es dis­fru­tar del me­jor en­tre­na­dor de la his­to­ria de la Se­lec­ción y apo­yar­le en la Eu­ro­co­pa. A par­tir de ahí ya se verá lo que de­pa­ra el fu­tu­ro. — ¿ Pe­ro le ape­te­ce entrenar ya o pre­fie­re des­can­sar? — Al fi­nal, a un en­tre­na­dor lo que le ape­te­ce o no se lo mar­ca el día a día. Lo que sien­to es que me ape­te­ce ver a co­le­gas, ver fút­bol, ver dis­tin­tos mé­to­dos de tra­ba­jo, via­jar un po­co, y po­der co­ger al­go a prin­ci­pio de tem­po­ra­da, con tiem­po pa­ra tra­ba­jar. Pe­ro una co­sa es lo que que­re­mos y otra lo que pa­sa. — ¿ Le ha lla­ma­do mu­cha gen­te del fút­bol? —Sí, mu­cha. Al­gu­nos sor­pren­di­dos por­que pen­sa­ban que es­tá­ba­mos bien. —Be­ní­tez tam­bién fue des­pe­di­do. ¿Qué pu­do pa­sar con él? —Ima­gino que en el Ma­drid hay aris­tas que hay que equi­li­brar. Cuan­to más gran­de es un equi­po, más. Pe­ro creo que a mí no me com­pe­te ana­li­zar lo que pa­só en el Ma­drid. A mí des­de fue­ra me da pe­na ca­da vez que un en­tre­na­dor se va.

“Qui­zá no co­nec­té con la gen­te. Fui ama­ble y ca­ri­ño­so, aunque me ocu­pé más de lo mío”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.