La eu­fó­ri­ca Croa­cia es el es­co­llo pa­ra la fi­nal

El ri­val de Es­pa­ña vie­ne de va­pu­lear a la an­fi­trio­na Po­lo­nia

AS (Las Palmas) - - BALONMANO - EN­RI­QUE OJE­DA

Cua­tro ho­ras de tras­la­do a Cra­co­via, y par­ti­do hoy (21:00, Teledeporte) an­te Croa­cia en el Pa­be­llón Tau­ron Are­na, don­de los po­la­cos aún llo­ran la que po­si­ble­men­te sea la ma­yor tra­ge­dia de su ba­lon­mano, ese 23-37 an­te los croa­tas y que ya se ha co­bra­do la di­mi­sión de su se­lec­cio­na­dor, el ale­mán Mi­chael Blie­ger. Los cua­tro se­mi­fi­na­lis­tas ya han pa­sa­do de la eu­fo­ria a la concentración pa­ra pen­sar en lle­gar a la fi­nal del do­min­go.

Ma­no­lo Ca­de­nas re­cuer­da el mé­ri­to de Es­pa­ña, “que es la úni­ca se­lec­ción me­da­llis­ta que pue­de re­pe­tir”, aunque tie­ne un re­to: la re­van­cha de Croa­cia, que en el Eu­ro­peo de Di­na­mar­ca 2014 se que­dó a un pa­so en el par­ti­do por el bron­ce an­te la Se­lec­ción, que se im­pu­so por 29-28, un mar­ca­dor que no cuen­ta en reali­dad lo que pa­só en aquel en­cuen­tro, en el que los croa­tas ma­qui­lla­ron la des­ven­ta­ja apro­ve­chan­do una ex­clu­sión de Ugal­de. Un mi­la­gro. El se­lec­cio­na­dor croa­ta, Zel­ko Ba­bic, co­men­ta que es­tar cla­si­fi ca­dos es “un mi­la­gro”, y que aho­ra “hay que co­lo­car­se al la­do de Je­sús; no se pue­de apos­tar con­tra él”. Sin du­da, una me­tá­fo­ra pa­ra dar rien­da suel­ta al op­ti­mis­mo en una se­lec­ción re­no­va­da, sin el ta­len­to de otras épo­cas, pe­ro que tie­ne en Duvn­jak ( com­pa­ñe­ro de Ca­ñe­llas en el Kiel) a su es­tan­dar­te. Ali­lo­vic, el por­te­ro al que for­mó Ca­de­nas en el Ade­mar León, es el ti­tu­lar, aunque el hé­roe an­te Po­lo­nia re­sul­tó el se­gun­do Ste­va­no­vic.

Un equi­po de ve­lo­ci­dad le­tal gra­cias a sus dos ex­tre­mos, que jue­gan en Po­lo­nia y son com­pa­ñe­ros de Agi­na­gal­de en el Kiel­ce, Strlek y Cu­pic, ve­te­ra­nos y ex­per­tos. Un pi­vo­te fuer­te y du­ro como Ko­zi­na, que jue­ga en el Flens­burg ale­mán, más los gi- gan­tes Go­jun y Kopljar, como par­te de sus hom­bres. Es­ta se­lec­ción bal­cá­ni­ca vi­ve mo­men­tos de eu­fo­ria, lo que ge­ne­ra un pe­li­gro pa­ra Es­pa­ña, por to­do lo que re­pre­sen­ta. Los His­pa­nos ten­drán en es­ta se­mi­fi­nal mu­cho tra­ba­jo con las tran­si­cio­nes de­fen­si­vas, y ne­ce­si­dad de am­pliar la pis­ta pa­ra que los lan­za­mien­tos lle­guen de mu­chas po­si­cio­nes.

Es­pa­ña con­ti­núa así un ca­mino que pue­de aca­bar el do­min­go con pre­mio tri­ple: su pri­mer oro eu­ro­peo, que le da­ría tam­bién pla­za olím­pi­ca pa­ra Río. Igual­men­te es­tá en jue­go el bi­lle­te pa­ra el Mun­dial 2017, aunque aquí bas­ta­ría con un pues­to en el po­dio.

Pre­mios El oro da tam­bién el pa­se a Río y el po­dio, al Mun­dial de 2017

BUEN HU­MOR. El pi­vo­te Bae­na (se­gun­do por la de­re­cha) re­fle­ja en es­ta fo­to el buen am­bien­te de los His­pa­nos en los en­tre­na­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.