Ba­rça-Atle­ti, al­go así como otro Clá­si­co

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - ALFREDO RELAÑO

Es­tos años que el Atlé­ti­co ha subido de ni­vel (en reali­dad lo que ha he­cho ha si­do re­cu­pe­rar su lu­gar his­tó­ri­co), ya se ha agra­de­ci­do en es­ta co­lum­na y en más si­tios el re­gre­so de la gran ri­va­li­dad ma­dri­le­ña. Aque­llo de ri­val digno pa­ra der­bi de­cen­te pa­só a la his­to­ria. El Atlé­ti­co ya le pe­sa tan­to al Ma­drid como en las me­jo­res épo­cas. Pe­ro hay al­go más por lo que ce­le­brar es­ta re­cu­pe­ra­ción: la apa­ri­ción de al­go así como un se­gun­do Clá­si­co, que en eso se han con­ver­ti­do sus par­ti­dos con­tra el Ba­rça. Hay ri­va­li­dad ma­dri­le­ño-bar­ce­lo­ne­sa, hay ni­vel com­pe­ti­ti­vo, hay dos es­ti­los de jue­go fren­te a fren­te. Hay emo­ción. El Atlé­ti­co ya no es­tá en­tre el gru­po de equi­pos a los que el Ba­rça pue­de des­pa­char sin más. Aho­ra com­par­te con él ca­be­za de la ta­bla, lle­gó a eli­mi­nar­le en una Cham­pions, le ga­nó una Li­ga en la jornada fi­nal en el mis­mí­si­mo Camp Nou. Con su es­ti­lo ás­pe­ro, su jue­go de apli­ca­ción má­xi­ma en to­das las zo­nas y su vi­ve­za pa­ra pe­na­li­zar el fa­llo del ri­val, el Atlé­ti­co de Si­meo­ne no es equi­po que sal­ga ba­ti­do de an­te­mano a nin­gún cam­po. Tam­po­co en el Camp Nou, por mu­cho que im­pre­sio­ne, e im­pre­sio­na de ver­dad, es­ta tri­ple­ta de ata­que, Mes­si, Luis Suá­rez y Ney­mar. Dos ar­tis­tas y un per­cu­ti­dor. Gran par­ti­do, que em­pie­za a mi­rar el mundo con un in­te­rés sin­gu­lar. No tan­to como el otro Clá­si­co, el ge­nuino, pe­ro se va acer­can­do. Y en La­ti­noa­mé­ri­ca más, por la can­ti­dad de ju­ga­do­res de aque­lla re­gión de la Tie­rra que reúnen en­tre am­bos equi­pos. El Atle­ti vie­ne de un dis­gus­to, por­que el Cel­ta su­po ha­cer lo que pa­re­cía im­po­si­ble: mar­car­le tres go­les. Pe­ro Si­meo­ne y su equi­po no es­tán he­chos pa­ra la au­to­com­pa­sión, se­gu­ro que han de­ja­do eso atrás. El Ba­rça dis­po­ne de todos, in­clui­do Jor­di Al­ba, que pe­sa mu­cho en el ata­que. Dos mo­de­los de jue­go, una mis­ma am­bi­ción. Un par­ti­da­zo.

“Y EN LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA MÁS, POR LA CAN­TI­DAD DE JU­GA­DO­RES DE AQUE­LLA RE­GIÓN DE...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.