Se­re­mos ami­gos pa­ra siem­pre

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-ESPANYOL - TO­MÁS RONCERO

Si vol­vie­ra a na­cer y no exis­tie­se el Real Ma­drid, se­gu­ra­men­te me hu­bie­ra he­cho afi­cio­na­do del Es­pan­yol. Un equi­po que pa­ra los afi­cio­na­dos ma­dri­dis­tas re­pre­sen­ta mu­chí­si­mo por su ejem­plo de su­pera­ción y de re­sis­ten­cia en un lu­gar don­de el Ba­rça mo­no­po­li­za ca­si to­do. Los pe­ri­cos siem­pre ca­ye­ron de pie en el Ber­na­béu. Pe­ro hay un pun­to de in­fle­xión que les hi­zo ir más allá de ese ca­ri­ño tra­di­cio­nal y fue la ma­ra­vi­llo­sa no­che del Ta­mu­da­zo en el Camp Nou. Cuan­do Van Nis­tel­rooy me­tió un gol agó­ni­co en La Ro­ma­re­da y a los 17 se­gun­dos lle­gó el eco por el Ca­rru­sel del que me­tió Ta­mu­do en Bar­ce­lo­na, se or­ga­ni­zó una tre­mo­li­na en­tre los me­ren­gues que se­rá im­po­si­ble ol­vi­dar. Des­de en­ton­ces, Ta­mu­do se pue­de pa­sear tran­qui­la­men­te por La Cas­te­lla­na como si fue­se un em­pe­ra­dor. No­so­tros le es­ta­re­mos eter­na­men­te agra­de­ci­dos...

Tam­po­co ol­vi­do his­tó­ri­cos como Za­mo­ra, la leyenda Di Sté­fano (aunque un buen ami­go mío en­tu­sias­ta de La Sae­ta me re­co­no­ce que ver­le con el 6 de los blan­quia­zu­les en Cha­mar­tín fue du­rí­si­mo), mi ad­mi­ra­do De Fe­li­pe, Ma­ra­ñón y aho­ra Ca­si­lla, que han ge­ne­ra­do una gran sim­bio­sis en­tre los dos clu­bes. Ma­drid y Es­pan­yol siem­pre de­ben ir de la mano. Te­ne­mos in­tere­ses co­mu­nes y sa­be­mos fo­ca­li­zar cuál es el enemi­go: el Ba­rça. De he­cho, en el re­cien­te par­ti­do li­gue­ro de Cor­ne­llà (0-0) y en la pos­te­rior eli­mi­na­to­ria de Co­pa, los vi­kin­gos hin­cha­mos a fa­vor del Es­pan­yol como si lle­va­se la ca­mi­se­ta blan­ca. Hoy pro­pon­go un aplau­so a los pe­ri­cos cuan­do sal­ten al cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.