Za­mo­ra de­bu­tó ha­ce un si­glo con­tra el Ma­drid

Te­nía só­lo 15 años y se mi­dió con el Es­pa­ñol a Ber­na­béu

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-ESPANYOL - IVÁN MOLERO

Fue la pri­me­ra gran fi­gu­ra del fút­bol de nues­tro país y hoy pro­ba­ble­men­te le dis­cu­ti­ría las por­ta­das a Cris­tiano y Mes­si. Mi­li­tó en Es­pa­ñol (se lla­mó así has­ta 1995, cuan­do adop­ta la de­no­mi­na­ción de Es­pan­yol), Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Es­te año se cum­ple un si­glo del de­but de Ri­car­do Za­mo­ra, con­cre­ta­men­te el 22 de abril. Fue en 1916, en un Ma­drid-Es­pa­ñol en el ma­dri­le­ño cam­po de la ca­lle O’Don­nell. De he­cho, am­bos con­jun­tos dispu­taron dos amis­to­sos en días con­se­cu­ti­vos: el pri­me­ro aca­bó 1-1 y el se­gun­do fue pa­ra los pe­ri­cos, 0-2 con tan­tos de Gon­zá­lez y Ver­gés. San­tia­go Ber­na­béu ju­gó en am­bos com­pro­mi­sos.

La his­to­ria de aquel es­treno es dig­na de la épo­ca, de aquel fút­bol que te­nía de ro­mán­ti­co to­do lo que no go­za­ba de pro­fe­sio­nal. El por­te­ro del Es­pa­ñol era Pe­re Gi­bert ‘el Gra­pas’, pe­ro se ne­gó a via­jar por­que pre­fe­ría aten­der sus ne­go­cios en Bar­ce­lo­na. Así que el club re­cu­rrió al guar­da­me­ta del Uni­ver­si­ta­ri, tan jo­ven que so­lo te­nía 15 años, por lo que su fa­mi­lia no veía con bue­nos ojos que se ro­dea­ra de tan­to fut­bo­lis­ta adul­to le­jos de la Ciu­dad Con- dal. Les tu­vo que con­ven­cer el en­ton­ces te­so­re­ro pe­ri­co, Jo­sep Ma­ria Ta­lla­da, a cam­bio de com­pro­me­ter­se a su­per­vi­sar­lo en ca­da mo­men­to como si fue­ra su tu­tor. Y así fue como la plan­ti­lla del Es­pa­ñol via­jó a Ma­drid, en tren y en ter­ce­ra ca­te­go­ría, con un Za­mo­ra al que le obli­ga­ron a ves­tir pan­ta­lo­nes lar­gos pa­ra que no se ad­vir­tie­ra tan­to su cor­ta edad. “Como la ex­cur­sión se ha­bía im­pro­vi­sa­do tan de­pri­sa, tu­ve que po­ner­me los de la pri­me­ra co­mu­nión, que eran los úni­cos que te­nía”, ex­pli­ca­ría mu­cho tiem­po des­pués en el li­bro Re­cuer­dos de mi vi­da, diez años de­fen­dien­do la me­ta es­pa­ño­la. El equi­po se alo­jó en una pen­sión de la ca­lle Ca­rre­tas, y Za­mo­ra tu­vo que pe­dir­le a un com­pa­ñe­ro, Ar­met, que dur­mie­ra con él por­que te­nía mie­do a ha­cer­lo so­lo.

Bri­lló en su de­but y se adue­ñó de la por­te­ría del Es­pa­ñol has­ta 1919, y de nue­vo de 1922 a 1929, con­quis­tan­do la Co­pa de Es­pa­ña, has­ta que en 1930, el Ma­drid lo com­pró por 150.000 pe­se­tas, una for­tu­na. Se con­vir­tió en el Di­vino, en el me­ta de Es­pa­ña en Am­be­res 20 y en el due­ño de la ci­ta: “So­lo hay dos por­te­ros, San Pe­dro en el cie­lo y Za­mo­ra en la Tie­rra”.

EN EL ES­PA­ÑOL. Ga­nó la Co­pa al Ma­drid (1929): Te­na II, Bro­to, Bosch, Pa­drón, Kai­ser, Gon­zá­lez, Za­mo­ra, Sa­pris­sa, Van­tol­rá, Solé y Tra­bal.

EN EL MA­DRID. Su pa­ra­da a Es­co­lá que dio la Co­pa an­te el Ba­rça (1936).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.