La UCI de­tec­ta el pri­mer motor ocul­to en una bi­ci

El si­llín ta­pa­ba el dis­po­si­ti­vo de Fem­ke Van den Driess­che

AS (Las Palmas) - - CICLISMO - J. A. EZ­QUE­RRO / J. LEI­VA

El­do­pa­je me­cá­ni­co ya es­tá aquí. Los ru­mo­res se trans­for­ma­ron en reali­dad en los Mun­dia­les de ciclocross de Zol­der ( Bél­gi­ca), don­de la Unión Ci­clis­ta In­ter­na­cio­nal ( UCI) lo­ca­li­zó el pri­mer motor ocul­to en la bi­ci­cle­ta de Fem­ke van den Driess­che. Es­ta belga de 19 años, cam­peo­na de Eu­ro­pa, era una de las fa­vo­ri­tas en la prue­ba Sub-23.

En un co­mu­ni­ca­do que col­gó en su web, la UCI anun­ció que in­ves­ti­ga­ba una irre­gu­la­ri­dad: “Con­for­me con las re­glas de frau­de tec­no­ló­gi­co, una bi­ci­cle­ta ha si­do apar­ta­da pa­ra su in­ves­ti­ga­ción”. La Fe­de­ra­ción belga con­fir­mó la tram­pa: “La UCI lo ha con­tras­ta­do, y se­ña­la a Fem­ke van den Driess­che”. Fuen­tes del or­ga­nis­mo re­con­fir­ma­ron a AS el ha­llaz­go: “Los co­mi­sa­rios de­tec­ta­ron uno de esos dis­po­si­ti­vos. Se rea­li­za­ron con­tro­les en la sa­li­da y en el box de ma­te­ria­les”. Las nor- mas de la UCI es­pe­ci­fi­can un mí­ni­mo de seis me­ses de san­ción y una mul­ta de en­tre 20.000 y 200.000 fran­cos sui­zos (de 18.050 a 180.490 eu­ros), se­gún su ar­tícu­lo 12.1.013 bis.

“Po­de­mos afir­mar que se tra­ta del pri­mer in­ci­den­te de dopaje me­cá­ni­co del que te­ne­mos cons­tan­cia”, di­jo Pe­ter van den Abee­le, res­pon­sa­ble de ciclocross de la UCI, a la te­le­vi­sión belga Spor­za. Van den Abee­le ex­pli­có que en la or­ga­ni­za­ción “todos” es­tán “cons­ter­na­dos”. Di­cho me­dio tam­bién ha­bló con el se­lec­cio­na­dor de Bél­gi­ca, Rudy de Bie, quien dio la ca­ra vi­si­ble­men­te afec­ta­do y ca­li­fi có el ca­so de “ver­güen­za y es­cán­da­lo”.

Al des­mon­tar el si­llín de la bi­ci, que se en­con­tra­ba en bo­xes, se des­cu­brie­ron ca­bles que evi­den­cia­ban la pre­sen­cia del motor. El pa­dre de Van den Driess­che de­fen­dió la inocen­cia de su hi­ja en el dia­rio De Stan­daard: “No es la bi­ci­cle­ta de Fem­ke. Al­guien de su en­torno, que se en­tre­na con ella de vez en cuan­do, la tra­jo al box. Nun­ca fue la in­ten­ción de Fem­ke uti­li­zar esa bi­ci”. Su equi­po, el Kleur Op Maa­tNODRUGS ( Dro­gas no), se dis­tan­ció de ella: “To­ma­re­mos las me­di­das per­ti­nen­tes”. Wi­llier, el fa­bri­can­te, se mos­tró con­tun­den­te: “Nues­tra bi­ci­cle­ta re­sul­tó vil­men­te ma­ni­pu­la­da”.

San­ción La belga se ex­po­ne a mí­ni­mo seis me­ses y a una mul­ta de has­ta

180.490

EN AC­CIÓN. La belga Fem­ke van den Driess­che, con su bi­ci­cle­ta a cues­tas du­ran­te el Mun­dial Sub-23 de ciclocross, dispu­tado en Zol­der.

LA NO­TA Y LA CA­ZA­DA. La UCI co­mu­ni­có que iba a in­ves­ti­gar la bi­ci de la belga Fem­ke van den Driess­che...

y te­nía un motor ocul­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.