ElMa­drid­des­pi­de­laLi­gae­nMá­la­ga

AS (Las Palmas) - - OPINIÓN - ALFREDO RELAÑO

“¡ Adiós a la Li­ga, adiós!”, can­ta­ba bur­lón al fi­nal del par­ti­do el pú­bli­co de Má­la­ga. Y, efec­ti­va­men­te, el Ma­drid ya tie­ne im­po­si­ble la Li­ga. El Ba­rça es­tá a nue­ve pun­tos y con un tre­men­do mar­gen en el ‘goal ave­ra­ge’ par­ti­cu­lar. Es mu­cha dis­tan­cia, que ni si­quie­ra creo que el Ma­drid pu­die­ra re­co­rrer an­te una even­tual llu­via de ba­jas en el Ba­rça, que tan mal cu­bri­ría y que na­die desea. No la po­dría re­co­rrer por­que fue­ra no es sol­ven­te. Las go­lea­das del Ber­na­béu en los pri­me­ros par­ti­dos de Zi­da­ne con­tras­tan con sus sa­li­das li­gue­ras, par­ti­dos atas­ca­dos, sin gra­cia ni fir­me­za. So­bre to­do los de Gra­na­da y Má­la­ga. Ayer, si al­guien de­bió ga­nar fue el Má­la­ga. De­jan­do apar­te el gol en fue­ra de jue­go de Cris­tiano (que de in­me­dia­to fa­lló un pe­nal­ti, del que fue ob­je­to él mis­mo), el Má­la­ga hi­zo más. Se ar­mó me­jor, ce­rró la sa­li­da del Ma­drid, so­bre to­do de Mo­dric, for­zó a bas­tan­tes im­pre­ci­sio­nes a la de­fen­sa ma­dri­dis­ta y lle­gó a Key­lor lo bas­tan­te como ha­cer­le una de las dos fi­gu­ras del Ma­drid. La otra fue Mar­ce­lo, in­can­sa­ble, aten­dien­do sus ta­reas en de­fen­sa y con­du­cien­do el po­co pe­li­gro del Ma­drid. El res­to del gru­po es­tu­vo por de­ba­jo de su ni­vel. Ello a pe­sar del pro­me­te­dor ini­cio de Is­co con dos ju­ga­do­nes de sa­li­da. Is­co ju­gó de de­lan­te­ro cen­tro. Zi­da­ne no se apea del 4-3-3, así que le pu­so de nue­ve y le flan­queó con Je­sé y Cris­tiano. Pres­cin­dió de Ja­mes pa­ra dar en­tra­da a Ko­va­cic, en bus­ca de una con­sis­ten­cia que no exis­tió. En de­fi­ni­ti­va, el Ma­drid pa­re­ció un equi­po mal he­cho, y en efec­to fue un equi­po mal he­cho. Por eso tu­vo tan­ta ac­ti­vi­dad Key­lor Na­vas, por eso no fue ca­paz de ga­nar, a pe­sar de que se ade­lan­tó en un gol­pe de suer­te, por­que el li­nier es­ta­ba mi­ran­do a la lu­na en un sa­que a ba­lón pa­ra­do. Por eso y por­que el Má­la­ga fue un buen equi­po. Me­nos car­tas, pe­ro me­jor ju­ga­das. Y más en­tu­sias­mo.

“PA­RE­CIÓ UN EQUI­PO MAL HE­CHO Y EN EFEC­TO FUE UN EQUI­PO MAL HE­CHO.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.