Má­la­ga aca­ba en pun­to fi­nal

El Ma­drid se des­pi­de de la Li­ga en un par­ti­do que me­re­ció per­der Cris­tiano hi­zo un gol y fa­lló un pe­nal­ti Enor­me des­plie­gue del equi­po de Gra­cia

AS (Las Palmas) - - MÁLAGA-REAL MADRID - L UIS N IETO

Una Li­ga me­nos y un der­bi sin gra­cia. Dos consecuencias de­vas­ta­do­ras pa­ra el Ma­drid, al que el Má­la­ga le ba­jó los hu­mos y la mo­ral con un par­ti­do va­lien­te y com­ple­to. El em­pa­te se le que­dó cor­to. Cris­tiano, de nue­vo en off, fa­lló un pe­nal­ti cru­cial y só­lo Mar­ce­lo y Mo­dric re­sul­ta­ron an­da­mio pa­ra un equi­po dis­ca­pa­ci­ta­do en el cen­tro del cam­po que que­da a la de­ri­va en el cam­peo­na­to.

En Má­la­ga aso­mó de nue­vo el anverso del Ma­drid, que le­jos del Ber­na­béu si­gue de­rra­pan­do. Su­ce­dió en La Ro­sa­le­da, don­de se vio muy ex­pues­to a un Má­la­ga agi­gan­ta­do, en­tre­ga­do a la cau­sa, con ner­vio y con un plan. El Ma­drid, como en tan­tas oca­sio­nes, se de­jó en ca­sa la au­to­ri­dad y la con­ti­nui­dad en el jue­go. An­tes y des­pués de que Cris­tiano le ade­lan­ta­ra con un re­ma­te en el que só­lo re­sul­tó lim­pio el sal­to. El ca­be­za­zo se en­ve­ne­nó en­tre la ca­be­za y el hom­bro del por­tu­gués, que es­ta­ba en fue­ra de jue­go.

Un tan­to muy po­co des­crip­ti­vo del par­ti­do, en el que el Má­la­ga, con­du­ci­do por Ca­ma­cho, siem­pre tu­vo res­pues­tas. Pre­sio­nó arri­ba bus­can­do la em­bos­ca­da, y de­jó muy en evi­den­cia a Kroos y Ko­va­cic, que se des­plo­ma­ron an­te la hi­per­ac­ti­vi­dad de su lí­nea de crea­ción. Ni uno ni otro go­zan de las ca­pa­ci­da­des de es­ca­pis­ta de Mo- dric. Tam­bién se ma­ne­jó ex­ce­len­te­men­te con la pe­lo­ta, con des­pla­za­mien­tos ver­ti­ca­les que el cen­tro del cam­po del Ma­drid fue in­ca­paz de ras­trear.

Is­co re­sul­tó más tra­ba­ja­dor que con­cre­to. He­mos apren­di­do a me­dir­le en ki­ló­me­tros y esa re­vo­lu­ción in­dus­trial a la que se ha vis­to so­me­ti­do ha re­du­ci­do mu­cho sus ocu­rren­cias. Las tu­vo al co­mien­zo, cuan­do par­tió como nue­ve, con Je­sé y Cris­tiano en los fl an­cos, y a ra­tos en la se­gun­da mi­tad. Fue el más ati­na­do del tri­den­te. Je­sé, que no se ga­nó el com­pro­mi­so de per­ma­nen­cia, se es­tre­lló con Ka­me­ni en dos mano a mano. Cris­tiano es­tu­vo a otra co­sa a ex­cep­ción del gol. Ahí si­gue sien­do la re­ser­va fe­de­ral del Ma­drid, aunque un mi­nu­to des­pués erra­ra un pe­nal­ti que We­lig­ton le hi­zo a él mis­mo. Ka­me­ni le es­ta­ba es­pe­ran­do.

Mien­tras, el Má­la­ga tu­vo muy abier to el gri­fo de las oca­sio­nes. Kroos le re­ga­ló una a Juan­pi, que se sin­tió im­pre­sio­na­do por su so­le­dad y aca­bó pe­gán­do­le al sue­lo. Hor­ta tam­po­co me­tió bien su iz­quier­da con Key­lor ven­ci­do. Y Cop aún tra­ta de ex­pli­car­se có­mo en­tre Key­lor, con su sa­li­da, y Ra­mos, so­bre la lí­nea, le lim­pia­ron el em­pa­te.

El Ma­drid, sin pe­lo­ta, se vio atra­pa­do en im­pre­ci­sio­nes, des­ajus­tes y des­aten­cio­nes. Los cen­tro­cam­pis­tas no fue­ron di­que, los cen­tra­les se vie­ron des­bor­da­dos. Ca­se­mi­ro asis­tió a la fun­ción ató­ni­to en el ban­qui­llo. De­bie­ron lla­mar­le pa­ra es­ta mi­sión. Ca­da pa­se lar­go del Má­la­ga re­sul­tó una tor­tu­ra. Só­lo Mar­ce­lo tu­vo al­gu­nos arran­ques de pro­nós­ti­co re­ser­va­do.

El Ma­drid no en­con­tró avi­tua­lla­mien­to en el des­can­so, re­ti­ró a Je­sé y em­pa­tó el Má­la­ga en cen­tro de un cen­tral (We­lig­ton) y re­ma­te de otro (Al­ben­to­sa). Has­ta ese pun­to te­nía en­co­gi­do al Ma­drid. Y es­ta vez no lle­gó la car­ga fi­nal. Lu­cas Vázquez no me­jo­ró a Je­sé, Ja­mes no acu­dió al res­ca­te. Y Key­lor se vio muy exi­gi­do en re­ma­tes de Hor­ta y Char­les. El efec­to Zi­da­ne aca­ba en fue­go de ar­ti­fi­cio en es­ta Li­ga. La Cham­pions ya es el úni­co blan­co y con la ac­ti­tud de La Ro­sa­le­da, es­tá fue­ra del al­can­ce de ti­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.