OtraLi­gaa­la­ba­su­ra

AS (Las Palmas) - - MÁLAGA-REAL MADRID -

De­pri­men­te. Es­to em­pie­za a re­sul­tar de­ses­pe­ran­te. Pa­ra un ma­dri­dis­ta to­can tiem­pos du­ros de asu­mir. Cuan­do yo era ni­ño, mi Ma­drid ju­ga­ba las Li­gas con la fie­re­za de una ma­na­da de lo­bos. Y no crean que te­nía­mos al Ba­lón de Oro de turno ni tam­po­co nos so­bra­ban los du­ros y las pe­se­tas (las mo­ne­das con las que nos ma­ne­já­ba­mos en aque­llos ma­ra­vi­llo­sos años). Era un Ma­drid en­cas­ta­do, don­de las fi­gu­ras eran gen­te como Pi­rri, Ca­ma­cho (¡qué pen­sa­ría ayer el bueno de Jo­sé en el pal­co de Mo­vis­tar+ en La Ro­sa­le­da), Stie­li­ke, Jua­ni­to o San­ti­lla­na. Tam­bién per­dían li­gas, que cons­te, pe­ro era ra­ro. Ni si­quie­ra el fi­cha­je de Cruyff le per­mi­tió al Ba­rça cam­biar esa he­ge­mo­nía blan­ca (el ho­lan­dés só­lo pu­do ce­le­brar la de 1974). Mi Ma­drid, el que era re­co­no­ci­ble con sus me­dias, su pan­ta­lón y ca­mi­se­ta blan­ca im­po­lu­ta, sin ban­das ni pu­bli­ci­da­des, ga­nó en mis años de ni­ñez las Li­gas de 1975, 1976, 1978, 1979, 1980... Me de­ten­dré en es­ta úl­ti­ma. La Real So­cie­dad de Ar­co­na­da (era un mu­ro), Za­mo­ra, Pe­ri­co Alon­so, Sa­trús­te­gui y Ló­pez Ufar­te no per­dió un so­lo par­ti­do has­ta la pe­núl­ti­ma jornada (la 33ª). Us­te­des di­rán: “Con ese re­gis­tro, se­gu­ro que ya ha­bían can­ta­do el ali­rón”. Pues no. El Ma­drid no se rin­dió nun­ca y fue tan in­sis­ten­te que en la úl­ti­ma jornada se pro­cla­mó cam­peón tras de­rro­tar 3-1 al Ath­le­tic en el Ber­na­béu. Yo te­nía 15 añi­tos re­cién cum­pli­dos y lo vi so­lo, en la en­tu­sias­ta Gra­da Jo­ven, gra­cias a una en­tra­da que le cos­tó a mi pa­dre 25 pe­se­tas. Re­gre­sé a ca­sa en el Me­tro, con mi bu­fan­da y mi son­ri­sa de me­ren­gue or­gu­llo­so y fe­liz por ha­ber ele­gi­do un equi­po que siem­pre da­ba la ca­ra por mí. Al en­trar en ca­sa, mi pa­dre me di­jo: “To­mi, otra Li­ga más pa­ra el Ma­drid. Como de­be ser”. Me pa­rez­co ya al del Cuén­ta­me...

Más his­to­ria. Des­pués lle­gó la Quin­ta del Bui­tre. Lo su­yo no era fút­bol, era pu­ra or­fe­bre­ría. Go­les de todos los co­lo­res. Bu­yo vo­la­ba ba­jo pa­los y arri­ba Mí­chel, San­chís, Jan­ko­vic (des­pués Schus­ter), Mar­tín Vázquez, Bu­tra­gue­ño y Hu­go Sán­chez co­lec­cio­na­ban li­gas como chu­rros. Cin­co se­gui­das ca­ye­ron. Una tras otra. De he­cho, la úl­ti­ma, con­quis­ta­da tras un em­pa­te a ce­ro en Va­lla­do­lid, ni se ce­le­bró. Mí­chel, vi­sio­na­rio, avi­só: “Al­gún día va­lo­ra­rá la afi­ción lo que cues­ta ga­nar una Li­ga”. Y tan­to, ami­go. Des­de 2009, el Ma­drid só­lo ha ga­na­do... ¡UNA! La de los ré­cords de Mou. Y ya es­tá. Tan­tas como el Atle­ti. Y los ma­dri­dis­tas tra­gan­do qui­na y ca­llan­do. Me pre­gun­to si no se­ría me­jor re­se­tear­se, cons­truir un pro­yec­to con me­nos rui­do, me­nos fi­cha­jes de re­lum­brón y más ADN ma­dri­dis­ta que re­cu­pe­re las esen­cias per­di­das. Y no ha­blo só­lo de can­te­ra­nos, por­que Key­lor y Mar­ce­lo son ex­tran­je­ros y en Má­la­ga fue­ron de los po­cos que ju­ga­ron con ver­güen­za to­re­ra has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to. Se que­da­ron so­los...

Es­pí­ri­tu bo­que­rón. El Má­la­ga ha si­do el gran ver­du­go del Ma­drid en es­ta Li­ga. Le qui­tó dos pun­tos en el Ber­na­béu y otros dos ayer en La Ro­sa­le­da. El gol con­ce­di­do ayer en fue­ra de jue­go a Cris­tiano com­pen­só el que anu­la­ron de Is­co (era le­gal) en el par­ti­do de la pri­me­ra vuel­ta. Pe­ro eso no me con­sue­la na­da. Ni el pe­nal­ti cla­ro a Mo­dric no se­ña­la­do cer­ca del fi­nal. Me tie­nen tan que­ma­do que se te qui­tan las ga­nas de reivin­di­car cues­tio­nes más allá del desa­rro­llo del jue­go. Por­que jue­go no hay. Ni or­gu­llo ni au­to­es­ti­ma. Pe­ro el Ma­drid es tan gran­de que po­drá con to­do. Y has­ta veo fac­ti­ble ga­nar la Cham­pions en Mi­lán el 28 de ma­yo. Pe­ro pri­me­ro hay que de­cir­le a nues­tros ju­ga­do­res que ba­jen a la Tie­rra. Ya les va­le...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.