Mi­ku pro­rro­ga la ra­cha

El Ra­yo lle­va seis par­ti­dos sin per­der en Li­ga; el Se­vi­lla, sie­te

AS (Las Palmas) - - RAYO VALLECANO-SEVILLA - MAI­TE MAR­TÍN

Hay em­pa­tes dul­ces, muy dul­ces. El Ra­yo su­ma su sex­ta jornada in­vic­to (al­go que no su­ce­día des­de la 2001-02, con Man­zano en el ban­qui­llo) y lo hi­zo re­man­gán­do­se, bre­gan­do, pa­ra igua­lar un 0-2 al Se­vi­lla. Eso sí, fun­da­men­ta­les fue­ron los cam­bios de Pa­co pa­ra reorien­tar el rum­bo va­lle­cano. Por su par­te, los his­pa­len­ses si­guen sin ga­nar le­jos del Piz­juán, pe­ro no pier­den com­ba (sie­te par­ti­dos sin caer en Li­ga, ca­tor­ce en to­tal) y mantienen el pa­so en bus­ca del cuar­to pues­to.

Los de Emery pron­to ti­ra­ron de ofi­cio. Su­pie­ron como na­die pes­car en río re­vuel­to y ade­lan­tar­se en el mar­ca­dor a los diez mi­nu­tos, apro­ve­chan­do un lío en el área. Krohn-Deh­li bo­tó un cór­ner que ca­be­ceó Ga­mei­ro, Juan Car­los no pu­do ata­jar­lo y el ba­lón que­dó muer­to. Co­ke tra­tó de re­ma­tar y en úl­ti­ma ins­tan­cia, des­de el sue­lo, con­si­guió pa­sar el es­fé­ri­co a Nzon­zi que pu­so el 0-1 en el mar­ca­dor.

Y aunque el Ra­yo tra­tó de bus­car una res­pues­ta in­me­dia­ta pa­ra no des­col­gar­se, só­lo diez mi­nu­tos des­pués, Ibo­rra re­ma­chó una con­tra. Una pér­di­da de ba­lón lo­cal en el cen­tro del cam­po dio ga­so­li­na a Ga­mei­ro, que co­rrió has­ta en­con­trar a Vi­to­lo, cu­yo dis­pa­ro to­pó con Juan Car­los. En­ton­ces, ya irrum­pía Ibo­rra pa­ra se­llar el 0-2.

To­ca­ba mo­ver fi cha y Pa­co me­tió a Em­bar­ba (por un Bae­na ya amo­nes­ta­do, 28’) y Ma­nu­cho ( por Na­cho, 35’). Des­fi bri­la­dor pa­ra que el co­ra­zón del Ra­yo vol­vie­se a la­tir. La con­sig­na era cla­ra, ju­gár­se­lo to­do arri­ba pa­ra re­cor­tar dis­tan­cias. Di­cho y he­cho. Las dos no­ve­da­des co­pa­ron el fo­co y fa­bri­ca­ron el 1- 2: Em­bar­ba cen­tró y Ma­nu­cho la ca­zó des­de aba­jo. El an­go­le­ño se re­en­con­tró con el gol, ya que no mo­ja­ba des­de el 11 de ma­yo de 2015. Los fran­ji­rro­jos sa­lie­ron más es­pa­bi­la­dos en la se­gun­da mi­tad, aunque se­guían su­frien­do en de­ma­sía con los cór­ners (17 a fa­vor de los his­pa­len­ses du­ran­te el par­ti­do). Pro­vi­den­cial fue la mano de Juan Car­los a un ca­be­za­zo de Ra­mi. Y mien­tras el Se­vi­lla pe­día pe­nal­ti por un aga­rrón de Llo­ren­te a Ga­mei­ro den­tro del área (59’), Mi­ku ano­ta­ba a pa­se de Be­bé. El ve­ne­zo­lano re­es­cri­bía la his­to­ria: quin­ta jornada con­se­cu­ti­va mar­can­do, al­go que nin­gún ju­ga­dor fran­ji­rro­jo con­si­guió ja­más.

El due­lo es­ta­ba más abier­to que nun­ca. Cual­quie­ra po­día des­en­fun­dar y ma­tar al ri­val. La re­mon­ta­da, que pa­re­cía un ac­to de fe, ter­mi­nó sien­do un pre­cep­to más del ‘je­me­cis­mo’. Do­ra­do en­tró pa­ra re­for­zar la za­ga y ta­po­nar la ca­li­dad de Ko­noplyan­ka, úl­ti­ma ba­la pa­ra Emery, que se en­cas­qui­lló por­que el Ra­yo no da­ba tre­gua. Fi­nal jus­to y bo­ni­to pa­ra una ba­ta­lla tam­bién en las pi­za­rras.

APOTEOSIS RA­YIS­TA. Mi­ku cer­ti­fi­có el em­pa­te (mar­can­do por quin­ta jornada con­se­cu­ti­va) y pro­vo­có el de­li­rio de Va­lle­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.