Ca­ma­cho su­be mien­tras Kroos ba­ja

El co­ra­zón y el jue­go ce­re­bral

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID ATLÉTICO - POR CAR­LOS MATALLANAS

Ig­na­cioCa­ma­cho y To­ni Kroos, am­bos na­ci­dos en 1990, han ri­va­li­za­do des­de cha­va­les en esa zo­na del cam­po don­de los equi­pos tie­nen el ce­re­bro y el co­ra­zón y ca­da en­tre­na­dor la re­lle­na se­gún gus­tos e in­ten­cio­nes. Se co­no­cen bien de los Es­pa­ña-Ale­ma­nia de las dis­tin­tas ca­te­go­rías, in­clui­da la Ab­so­lu­ta. Ca­ma­cho de­bu­tó en 2014 con La Ro­ja an­te los ger­ma­nos, y por en­ton­ces ya le ex­tra­ña­ba la nue­va po­si­ción, más re­tra­sa­da y fi ja, que le ha­bía bus­ca­do An­ce­lot­ti a Kroos tras fi­char­lo del Ba­yern Mú­nich.

Des­de aque­lla llu­vio­sa no­che in­ter­na­cio­nal de Vi­go, Ca­ma­cho ha pa­sa­do un cal­va­rio de le­sio­nes com­pli­ca­das ca­paz de trun­car el cre­ci­mien­to de un buen fut­bo­lis­ta de ca­be­za frá­gil. No es su ca­so, como re­cor­dó a todos re­apa­re­cien­do con so­bre­sa­lien­te en un cho­que de pier­na du­ra con­tra el Atlé­ti­co, club don­de de­bu­tó con 17 años. Des­de en­ton­ces, su en­tu­sias­mo guía al Má­la­ga. Ver­le en un equi­po su­pe­rior, por ejem­plo re­gre­san­do al Man­za­na­res como hi­zo Ga­bi, o ju­gar la Eu­ro­co­pa son op­cio­nes di­fí­ci­les, pe­ro na­da des­ca­be­lla­das vien­do su ren­di­mien­to.

An­te el Ma­drid de­mos­tró que su car­tel si­gue su­bien­do, de la mis- ma for­ma que la po­si­ción de Kroos ha ido ba­jan­do en el cam­po y tam­bién su pe­so en el jue­go. En fa­se de­fen­si­va al ale­mán le fal­ta to­do lo que le so­bra a Ca­ma­cho, pen­sar cons­tan­te­men­te en so­lu­cio­nar pro­ble­mas a los de­más, es de­cir, co­ra­zón. En eso, el ara­go­nés es tan clá­si­co como el 6 de su ca­mi­se­ta, una vir­tud tan in­na­ta como la fa­ci­li­dad de aso­cia­ción de Kroos, que re­pre­sen­ta el jue­go ce­re­bral. El ma­dri­dis­ta, gran pa­sa­dor, es tan frío que uno no sa­be si su evi­den­te in­co­mo­di­dad en el pi­vo­te le mo­les­ta o le da igual. Zi­da­ne, que tan­to dis­fru­tó gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad de su com­pa­trio­ta Ma­ke­le­le, no cree ne­ce­sa­rio al­go así en su Ma­drid. Al me­nos por lo vis­to has­ta aho­ra...

El ale­mán No se sa­be si su evi­den­te in­co­mo­di­dad en el pi­vo­te le mo­les­ta o le da igual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.