El Emi­ra­tes no ha­ce ol­vi­dar a High­bury 10 años des­pués

Win­ter­burn, leyenda ‘gun­ner’: “Año­ro su ma­gia es­pe­cial”

AS (Las Palmas) - - ARSENAL-BARCELONA - JUAN JIMÉNEZ /

Ca­si una dé­ca­da des­pués de la inau­gu­ra­ción del Emi­ra­tes ( 22 de ju­lio de 2006), mu­chos clá­si­cos del Ar­se­nal, y al­gu­nos nue­vos, aún echan de me­nos el vie­jo High­bury, del que so­bre­vi­ve una fa­cha­da de la tri­bu­na prin­ci­pal y un bus­to del gran Her­bert Chap­man, el crea­dor de la WM ( el sis­te­ma 3- 4- 3 que sus­ti­tu­yó al has­ta en­ton­ces ins­tau­ra­do 2-3-5). 93 años des­pués de fút­bol, las cua­tro gra­das han si­do sus­ti­tui­das por 900 apar­ta­men­tos de lu­jo. Por la High­bury Squa­re, el es­pa­cio abier­to que una vez fue el cés­ped del vie­jo cam­po, pasan cen­te­na­res de cu­rio­sos (o nos­tál­gi­cos) an­tes de ca­da par­ti­do del Ar­se­nal y de ahí, atra­ve­san­do High­bury Hill, al Emi­ra­tes, una cons­truc­ción que pu­so su pri­me­ra pie­dra en fe­bre­ro de 2004 y que cos­tó, ofi­cial­men­te, 390 mi­llo­nes de li­bras es­ter­li­nas, 500 mi­llo­nes de eu­ros.

El Ar­se­nal pre­su­me de los de­ta­lles del Emi­ra­tes. El man­te­ni­mien­to de su cés­ped su­po­ne más de 150.000 li­bras al año y en su Dia­mond Club, el es­pa­cio ex­clu­si­vo que ja­lo­nan dos bus­tos de Ar­sè­ne Wen­ger y Den­nis Berg­kamp, hay un res­tau­ran­te dos estrellas Mi­che­lin. Como ex­pli­có Ray Parlour, ex­gun­ner en los no­ven­ta, “el Emi­ra­tes hi­zo más fuer­te y gran­de al club”. Pe­ro es im­po­si­ble evi­tar la nos­tal­gia. Ni­gel Win­ter­burn (1963), la­te­ral que for­mó par­te de una re­cor­da­da de­fen­sa con Dixon, Adams, Bould y Keown, ha­ce aho­ra de guía en los ‘ sta­diums tours’ del Ar­se­nal. Ad­mi­te que to­do era dis­tin­to: “Echo de me­nos la at­mós­fe­ra, High­bury te­nía una ma­gia es­pe­cial. La gen­te en pie, todos muy cer­ca... Eran otros tiem­pos. Ahí los ju­ga­do­res de­já­ba­mos el co­che en el par­king y, a una ho­ra del par­ti­do, es­tá­ba­mos pa­sean­do ha­cia el cam­po ha­blan­do con la afi­ción. Nos des­pe­día­mos de ellos y en­trá­ba­mos a cam­biar­nos. Aho­ra el ju­ga­dor se ha se­pa­ra­do”. Pe­ro, ad­mi­te Win­ter­burn, “el Ar­se­nal ne­ce­si­ta­ba ese nue­vo cam­po como ne­ce­si­ta ven­der ju­ga­do­res como Fà­bre­gas o Van Per­sie pa­ra po­der ge­ne­rar re­cur­sos. Es ley de vi­da y ne­ce­sa­rio”. A los nos­tál­gi­cos de High­bury, diez años des­pués, no les que­da más re­me­dio que acos­tum­brar­se.

WIN­TER­BURN. A la iz­quier­da, la char­la con Win­ter­burn. A la de­re­cha, el te­rreno don­de es­ta­ba High­bury. En el cen­tro, los ves­tua­rios.

A la iz­quier­da el tú­nel del Emi­ra­tes y el fa­mo­so re­loj de High­bury. En el Dia­mond Club hay un res­tau­ran­te dos estrellas Mi­che­lin.

RE­CUER­DOS.

La vie­ja fa­cha­da de High­bury que aún se con­ser­va. De­trás, en lu­gar de un es­ta­dio hay apar­ta­men­tos.

LU­JOS.

LA CA­SA ‘GUN­NER’. Ima­gen del Emi­ra­tes an­tes del par­ti­do de FA Cup del sá­ba­do an­te el Hull City.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.