Unos ul­tras del Olym­pi­que asal­ta­ron el co­che de Mi­chel

Ten­sión en Mar­se­lla con el téc­ni­co por los re­sul­ta­dos

AS (Las Palmas) - - INTERNACIONAL - S. D. TISSOT

ElMar­se­lla es 11 º y por pues­tos es­tá le­jos de su ob­je­ti­vo de cla­si­fi­car­se pa­ra Eu­ro­pa la pró­xi­ma tem­po­ra­da. La tem­po­ra­da es­tá sien­do muy ex­tra­ña. Los de Mí­chel son in­ca­pa­ces de ga­nar en ca­sa en li­ga des­de ha­ce cin­co me­ses y tie­nen mu­chos me­nos pro­ble­mas a do­mi­ci­lio. Por eso, aho­ra mis­mo pue­den so­ñar con una cla­si­fi ca­ción pa­ra la Cham­pions (a cin­co pun­tos) pe­ro al mis­mo tiem­po son víc­ti­mas de un po­bre ni­vel de jue­go que ha he­cho que el téc­ni­co es­pa­ñol sea muy cues­tio­na­do. Así, se­gún Foot Mer­ca­to, va­rios de sus ju­ga­do­res le ha­brían di­cho a la ca­ra que su plan­tea­mien­to tác­ti­co fren­te al Saint Etien­ne (1-1) el pa­sa­do fi n de semana no era el es­pe­ra­do. Sus pu­pi­los le cul­pan por ejem­plo de ju­gar con ex­tre­mos a pie cam­bia­do pri­van­do así al de­lan­te­ro cen­tro, Flet­cher, de me­jo­res ba­lo­nes al área.

Lo peor de to­do, sin em­bar­go, es que al­gu­nos se­gui­do­res em­pie­zan a es­tar muy mo­les­tos y ya se lo han he­cho sa­ber. La ra­dio RTL afir­mó que va­rios de ellos za­ran­dea­ron y die­ron pa­ta­das a su co­che des­pués del par­ti­do con­tra el Saint Etien­ne, al igual que los de va­rios ju­ga­do­res. Sin em­bar­go, a pe­sar de es­ta ten­sa si­tua­ción, Mí­chel con­fía en sí mis­mo. “No me sien­to ame­na­za­do. Pien­so en ha­cer mi tra­ba­jo. El en­tre­na­dor no es lo im­por­tan­te; lo im­por­tan­te son los ju­ga­do­res”.

Op­ti­mis­ta “No no­to una ame­na­za. Los ju­ga­do­res son lo más im­por­tan­te, no el téc­ni­co”

PREO­CU­PA­CIÓN. Mí­chel no en­cuen­tra la ma­ne­ra de ha­cer del Mar­se­lla un equi­po más re­gu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.