El pro­yec­to de nun­ca arran­car y el der­bi como bál­sa­mo o pun­ti­lla

AS (Las Palmas) - - A LA ÚLTIMA - @ elia­s_ is­rael ELÍAS IS­RAEL LA DU­CHA

El der­bi. El Ma­drid-Atle­ti ca­li­bra­rá el ter­mos­ta­to del Ber­na­béu con el cés­ped, con el ban­qui­llo y con el pal­co. Más le va­le al equi­po blan­co re­cu­pe­rar la ver­sión Cha­mar­tín, o sea el equi­po que dis­fru­ta, go­lea y ha­ce dis­fru­tar por­que, de tor­cer­se, la tar­de no va a ser có­mo­da ni pa­ra los ju­ga­do­res, que ya no le pue­den echar la cul­pa a Be­ní­tez, ni pa­ra Zi­da­ne, al que se em­pe­za­rá a mi­rar como téc­ni­co y no como leyenda y, so­bre to­do, a Flo­ren­tino Pé­rez, el hom­bre que ha con­ver­ti­do al Ma­drid en una má­qui­na de fac­tu­rar a la mis­ma ve­lo­ci­dad que pierde iden­ti­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad de­por­ti­va, que la Li­ga ra­dio­gra­fía.

In­di­vi­dua­li­da­des. Ex­tra­or­di­na­rios ju­ga­do­res no ha­cen una gran plan­ti­lla. In­di­vi­dual­men­te, los ju­ga­do­res del Real Ma­drid son im­pre­sio­nan­tes. Eso es in­cues­tio­na­ble, pe­ro otra co­sa es te­ner una gran plan­ti­lla. Es el úni­co gran­de de Eu­ro­pa con un so­lo de­lan­te­ro cen­tro. Eso, por es­pec­ta­cu­lar que sea el ren­di­mien­to de Ben­ze­ma, es una ca­ren­cia. Mar­ce­lo tam­po­co tie­ne sus­ti­tu­to na­tu­ral y fal­ta un cen­tro­cam­pis­ta de je­rar­quía, es­ti­lo Bus­quets, que equi­li­bre, o al me­nos lo in­ten­te, el po­co tra­ba­jo ha­cia atrás que sue­len ha­cer los tres de arri­ba. Pa­ra que Zi­da­ne, Fi­go y Ro­nal­do ju­ga­sen jun­tos, Ma­ke­le­le te­nía que ba­rrer.

Is­co no pue­de ju­gar de nue­ve. Más allá de su in­cues­tio­na­ble mag­ne­tis­mo y el pre­di­ca­men­to que tie­ne so­bre sus fut­bo­lis­tas, al en­tre­na­dor Zi­da­ne hay que ver­le en par­ti­dos como el de Má­la­ga. Con­ven­cer a Cris­tiano de que jue­gue un so­lo par­ti­do don­de me­nos le gus­ta o dar un gol­pe de efec­to me­tien­do a Bor­ja Ma­yo­ral, el úni­co de­lan­te­ro cen­tro pu­ro en la ex­pe­di­ción de ini­cio, hu­bie­se si­do lo que otros téc­ni­cos lla­man ‘de­ci­sio­nes de en­tre­na­dor’. Em­pe­zar un par­ti­do con Is­co como pun­ta ha­bla a las cla­ras de una plan­ti­lla in­com­ple­ta y de un ta­len­to

des­per­di­cia­do.

Bar­to­meu y la te­mi­da Pre­mier. Con­vie­ne no de­jar en sa­co ro­to la reflexión del pre­si­den­te del Bar­ce­lo­na so­bre la com­pe­ten­cia de la Pre­mier. El he­cho de no ci­tar al Real Ma­drid me re­cor­dó a la fra­se de Na­po­león: “Cuan­do el enemi­go se equi­vo­ca, no lo dis­trai­gas”. Es la pa­ra­do­ja del fút­bol. Al Ba­rça, con todos sus pro­ble­mas fis­ca­les y ju­di­cia­les, só­lo le quita la son­ri­sa la for­ta­le­za eco­nó­mi­ca y la pro­yec­ción pla­ne­ta­ria de la li­ga in­gle­sa. Es lo que tie­ne vi­vir aga­rra­do a un mo­de­lo fut­bo­lís­ti­co de­fi­ni­do, con la re­no­va­ción de Ney­mar en el bo­te. La pe­lo­ti­ta, cuan­do en­tra, da más se­gu­ri­dad que la lis­ta For­bes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.