In­fan­tino es­tá con Vi­llar y Sal­man, en con­tra

El ára­be, pen­dien­te de que Es­pa­ña cie­rre su pro­ce­so de in­ha­bi­li­ta­ción

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - JOA­QUÍN MAROTO

Ela­po­yo pú­bli­co de Vi­llar a In­fan­tino le pue­de sa­lir ca­ro a Es­pa­ña si el je­que Sal­man ga­na las elec­cio­nes de ma­ña­na a la pre­si­den­cia de la FIFA. Fuen­tes pró­xi­mas al Sheikh Sal­man Bin Ebrahim AlKha­li­fa con­fir­ma­ron a es­te pe­rió­di­co que si el ára­be re­sul­ta ele­gi­do una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes se­rá re­le­var a Vi­llar de su car­go como vi­ce­pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción.

Más allá de la si­tua­ción de Vi­llar en Es­pa­ña, don­de afron­ta un pro­ce­so de in­ha­bi­li­ta­ción por su­pues­ta ad­mi­nis­tra­ción des­leal en los ‘ca­sos Re­cre y Ma­rino’, la po­si­ción del pre­si­den­te de la RFEF en la FIFA es dé­bil. Só­lo In­fan­tino le de­fi en­de, y sin mu­cho en­tu­sias­mo.

Sal­man, que lle­va ca­si una dé­ca­da com­par­tien­do la vi­ce­pre­si­den­cia con Vi­llar, le con­si­de­ra de la vie­ja guar­dia y no en­tra en sus pla­nes man­te­ner al es­pa­ñol. Por su­pues­to, en ca­so de ser in­ha­bi­li­ta­do en Es­pa­ña, el ára­be en­con­tra­ría la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ace­le­rar su re­le­vo como vi­ce­pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción, re­le­gán­do­le como mu­cho a un pues­to en la Co­mi­sión Jurídica de la pro­pia

Ce­se El je­que con­si­de­ra a Vi­llar ‘vie­ja guar­dia’ y no le quie­re en su Jun­ta

FIFA. El can­di­da­to bah­rai­ní, de 50 años, es el fa­vo­ri­to en las ca­sas de apues­tas pa­ra ga­nar las elec­cio­nes a la pre­si­den­cia. Pa­ra Wi­lliam Hill, el triun­fo de Sal­man se pa­ga a 1,5 eu­ros por ca­da uno apos­ta­do, se­gui­do por el sui­zo Gian­ni In­fan­tino, cu­ya vic­to­ria co­ti­za a 2,5 eu­ros. En ter­cer lu­gar apa­re­ce el jor­dano Ali bin Hus­sein, que se pa­ga 9 a 1, se­gui­do por el sud­afri­cano Tok­yo Sex­wa­le, con una cuo­ta de 26 eu­ros por ca­da uno apos­ta­do, y en quin­to y úl­ti­mo lu­gar apa­re­ce el fran­cés Jé­ro­me Cham­pag­ne, con 67 a uno. 207 vo­tos. Al pre­si­den­te de la FIFA lo eli­gen los miem­bros de sus 209 fe­de­ra­cio­nes, aunque ma­ña­na en Zúrich só­lo vo­ta­rán 207 por­que las de Ku­wait e In­do­ne­sia es­tán sus­pen­di­das. Pa­ra ser ele­gi­do pre- si­den­te en la pri­me­ra ron­da se ne­ce­si­tan dos ter­cios de los vo­tos de la fe­de­ra­cio­nes (138) y en las si­guien­tes ron­das bas­ta con una ma­yo­ría sim­ple ( 104 vo­tos). Sal­man tie­ne el apo­yo de las con­fe­de­ra­cio­nes de Asia (44 vo­tos) y Áfri­ca (54). Si no se rom­pe la dis­ci­pli­na de vo­to, Sal­man só­lo ne­ce­si­ta­ría re­cau­dar seis su­fra­gios más en­tre los de Eu­ro­pa (53), CONCACAF (35), Ocea­nía (11) o Su­da­mé-

Me­di­das

La FIFA prohí­be los mó­vi­les pa­ra ga­ran­ti­zar el se­cre­to de

vo­to

ri­ca (10) pa­ra re­sul­tar ele­gi­do por ma­yo­ría sim­ple en una se­gun­da vuel­ta. Es­ta úl­ti­ma po­si­bi­li­dad, que el pre­si­den­te sea ele­gi­do en una se­gun­da vo­ta­ción, es la más pro­ba­ble. Tam­po­co se des­car­tan alian­zas de úl­ti­ma ho­ra, pe­ro no en­tre los dos fa­vo­ri­tos.

El prín­ci­pe Jor­dano Ali Bin Hus­sein im­pug­nó los co­mi­cios an­te el Tri­bu­nal Ar­bi­tral del De­por­te (TAS). El re­cur­so se de­bió a que la FIFA ne­gó la pe­ti­ción del prín­ci­pe Alí pa­ra que las ca­bi­nas de vo­ta­ción fue­ran trans­pa­ren­tes. Se­gún los abo­ga­dos pa­ri­si­nos del jor­dano, Francis Sz­pi­ner y Re­naud Se­merd­jian, “só­lo así se ga­ran­ti­za el se­cre­to y la li­ber­tad de vo­to”. El TAS des­es­ti­mó la im­pug­na­ción ano­che y las elec­cio­nes se mantienen pa­ra ma­ña­na, vier­nes.

La FIFA, por su par­te, ha prohi­bi­do los te­lé­fo­nos mó­vi­les en el con­gre­so pa­ra evi­tar que los de­le­ga­dos con de­re­cho a vo­to se vean obli­ga­dos por sus fe­de­ra­cio­nes a de­jar cons­tan­cia de su leal­tad a la dis­ci­pli­na de vo­to con una fo­to­gra­fía de su pa­pe­le­ta como prue­ba. En elec­cio­nes an­te­rio­res, como las de ma­yo que Blat­ter ga­nó an­tes de ver­se obli­ga­do a di­mi­tir por el FIFA­Ga­te y la pre­sión del FBI, és­ta fue una prác­ti­ca ex­ten­di­da en­tre los con­gre­sis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.