Irion­do, Venancio, Za­rra, Pa­ni­zo y Gaín­za

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - ALFREDO RELAÑO

Es­tá­ba­mos vien­do el par­ti­do del Atle­ti en la te­le cuan­do lle­gó la no­ti­cia: ha muer­to Irion­do. Me do­lió. No le vi ju­gar, pe­ro la ve­ne­ra­ción que acom­pa­ña­ba el re­ci­ta­do de aque­lla de­lan­te­ra en­tre mis ma­yo­res me hi­zo con­ce­bir un enor­me res­pe­to por los cin­co, uno a uno o en con­jun­to. Y cons­te que mis ma­yo­res eran, como yo mis­mo, de Ma­drid. No ha­cía fal­ta ser de Bil­bao pa­ra re­ve­ren­ciar­les. Ya só­lo que­da­ba él, re­clu­ta­do por el Ath­le­tic al po­co de ter­mi­nar la gue­rra, tras una prue­ba en­tre sol­da­dos del cuar­tel de Ga­re­llano. An­tes só­lo ha­bía ju­ga­do un par­ti­do ‘de ver­dad’, en el Guer­ni­ca. De Guer­ni­ca era, y vi­vió el bom­bar­deo. La muer­te pa­só de lar­go y le per­mi­tió dis­fru­tar una vi­da ple­na, con el fút­bol y la fa­mi­lia como ejes. Aque­lla de­lan­te­ra fue crea­ción de Ira­ra­go­rri, ‘ El Cha­to de Gal­dá­cano’, que for­mó par­te de la Se­lec­ción de Eus­ka­di en el exi­lio y tras la gue­rra, su­peran­do du­das y te­mo­res, re­gre­só. No fue mo­les­ta­do. Ju­gó to­da­vía en es­te ata­que: Irion­do, Pa­ni­zo, Za­rra, Ira­ra­go­rri y Gaín­za. Lue­go pa­só a en­tre­na­dor, me­tió a Venancio y cambió de la­do a Pa­ni­zo. La fa­mi­lia de Ira­ra­go­rri re­gen­ta un ho­te­li­to pre­cio­so en Gal­dá­cano, que es a la vez como un estuche que guar­da sus me­mo­rias. Jun­tos los cin­co só­lo ju­ga­ron 55 par­ti­dos, pe­ro su au­ra si­gue pre­sen­te. Re­ga­la­ron ilu­sión a un país po­bre y do­lo­ri­do, y pre­di­ca­ron un ejem­plo de no­ble­za que to­da Es­pa­ña va­lo­ró. Se fue­ron mar­chan­do uno tras otro. Só­lo que­da­ba Irion­do, que tras ju­gar tu­vo éxi­to como en­tre­na­dor. Ga­nó la Co­pa con su Ath­le­tic. Y con el Be­tis, con­tra su Ath­le­tic. La úl­ti­ma vez que le vi co­mi­mos fren­te a la ola de Mun­da­ka, con Ni­ka Cuen­ca, que le hi­zo una en­tre­vis­ta pa­ra AS. Lo úni­co que le preo­cu­pa­ba ya era no ver al Ath­le­tic en Se­gun­da. Tran­qui­lo, maes­tro, que el Ath­le­tic si­gue en Pri­me­ra. Y pa­ra los res­tos.

“...DE GUER­NI­CA ERA, Y VI­VIÓ EL BOM­BAR­DEO. LA MUER­TE PA­SÓ DE LAR­GO Y LE PER­MI­TIÓ...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.