Al Ba­rça le va a sa­lir gra­tis lo de Pi­qué

Por­lo­deÁms­ter­dam­le­ca­yóa­lMa­dri­du­na­fuer­te­san­ción

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - POR TO­MÁS RONCERO

En Lon­dres asis­ti­mos a un nue­vo show del Ba­rça que, por su­pues­to, le va a sa­lir otra vez gra­tis. Tras el 0-2 de Mes­si, Luis En­ri­que lla­mó a Pi­qué y le su­su­rró al oí­do al­go así: “Ge­rard, fuer­za la tar­je­ta y así en­tra­rás lim­pio en cuar­tos”. Pi­qué, tan dis­ci­pli­na­do como lo es con sus ha­bi­tua­les tuits pro­vo­ca­do­res, en­tró como un to­ro a Well­beck (la pa­ta­da era de tar­je­ta na­ran­ja) y el tur­co Ca­kir le amo­nes­tó. “¡Qué guays so­mos! Nos lo mon­ta­mos me­jor que na­die. Y los de­más no di­rán na­da ni se quejarán. Vi­van los mun­dos de Yu­pi del Ba­rça”. Eso de­bie­ron pen­sar Luis En­ri­que y Pi­qué, por­que sa­ben que se van a ir de ro­si­tas. Me ex­pli­co...

Ha­ce cin­co años Mou­rin­ho la lió en Áms­ter­dam, an­te el Ajax, con un nú­me­ro que lle­vó a Du­dek a ha­blar con Ca­si­llas (la in­tri­ga te­le­vi­si­va ha­cía pen- sar que al por­te­ro se la ha­bía que­ma­do la ca­sa o al­go así), lue­go Iker ha­bló con Ra­mos, Mou con Xa­bi Alon­so y, fi nal­men­te, los dos for­za­ron sus ex­pul­sio­nes pa­ra en­trar lim­pios al cru­ce de oc­ta­vos. Pi­ca­res­ca ha­bi­tual en ca­si todos, pe­ro la es­ce­ni­fi ca­ción fue ex­ce­si­va.

Como el Ma­drid no es tan guay le ca­yó el pe­so de la Ley. Dos par­ti­dos a Mou­rin­ho ( re­ba­ja­do a uno tras re­cu­rrir a Ape­la­ción) y 40.000 eu­ros, 20.000 a Xa­bi y a Ra­mos, 10.000 a Iker, 5.000 a Du­dek y 120.000 al Ma­drid.

Me­ses des­pués, Inies­ta hi­zo lo mis­mo en un Ba­rçaShakh­tar. El Co­mi­sa­rio de la UEFA pi­dió san­ción pa­ra mi pai-

UEFAZO

Me­tie­ron dos par­ti­dos a Mou y mul­ta­zos a Xa­bi, Ra­mos, Iker, Du­dek y al pro­pio Ma­drid

Comparativa Inies­ta for­zó la ama­ri­lla an­te el Shakh­tar, re­cu­rrió el Ba­rça y le per­do­na­ron... Do­ble va­ra Es­toy har­to de que el Ma­drid pa­gue sus pe­ca­dos y ellos no

sano. El Ba­rça ale­gó y, como siem­pre, le hi­cie­ron ca­so.

Re­sul­ta irri­tan­te que el Ma­drid sea el úni­co club del mundo que pa­gue por sus pe­ca­dos. Si el Ma­drid la pi­fia en los des­pa­chos con Cherys­hev, fue­ra de la Co­pa. El Ba­rça re­nun­cia a una se­mi­fi­nal co­pe­ra pre­sen­tán­do­se con diez en el cam­po y el año si­guien­te par­ti­ci­pa sin cas­ti­go al­guno. El Camp Nou ti­ra una ca­be­za de co­chi­ni­llo y sus­pen­de 22 mi­nu­tos un Clá­si­co, pues me fu­mo los dos par­ti­dos de clau­su­ra. El Ma­drid ha ju­ga­do en el des­tie­rro de Mes­ta­lla, La Ro­sa­le­da, Ri­co Pé­rez... No­so­tros pa­ga­mos nues­tras cul­pas. Ellos, ne­ver, ne­ver, ne­ver. ¡Qué guay es ser del Ba­rça!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.