La me­jor de­lan­te­ra del Ath­le­tic ya es­tá en el cie­lo

Mu­rió Ra­fa Irion­do a los 97 años, 10 des­pués de Za­rra

AS (Las Palmas) - - PRIMERA-LIGA BBVA - NI­KA CUEN­CA

Lamejor de­lan­te­ra del Ath­le­tic vuel­ve a es­tar jun­ta. Ra­fa Irion­do mu­rió ayer, jus­to diez años y un día des­pués de per­der a Tel­mo Za­rra, ami­go y ve­cino de es­ca­le­ra en Bil­bao, el gol con ma­yús­cu­las. El po­de­ro­so Venancio, el ge­nial Pa­ni­zo y el Rey de Co­pas, Pi­ru Gaín­za, le han re­ci­bi­do en el cie­lo con los bra­zos abier­tos.

Irion­do pa­re­cía y es eterno. Su­per­vi­vien­te del bom­bar­deo de Ger­ni­ka, pa­sea­ba re­cien­te­men­te del bra­zo de sus hi­jas y su mu­jer, Cha­ro, por el cen­tro de la vi­lla. Te­nía 97 años muy bien lle­va­dos, una ca­be­za pro­di­gio­sa, la que le lle­vó a ver muy bien el fút­bol como ex­tre­mo y a ser un bri­llan­te en­tre­na­dor, con dos Co­pas del Rey ( una con el Ath­le­tic en 1969 al El­che y otra con el Be­tis ocho años des­pués, la de los fa­mo­sos pe­nal­tis con­tra Iri­bar) y sen­dos as­cen­sos con Es­pan­yol y Za­ra­go­za.

Seis Co­pas Ga­nó seis tro­feos, cua­tro como león y dos como

téc­ni­co

Sue­ño cum­pli­do. Irion­do fue león du­ran­te 13 tem­po­ra­das, en las que can­tó gol 117 ve­ces. Ga­nó una Li­ga y cua­tro Co­pas. Vis­tió de in­ter­na­cio­nal dos ve­ces, an­te Ei­re y Por­tu­gal, a la que mar­có un tan­to. Vi­vió una odi­sea pa­ra ju­gar en el Ath­le­tic. Con 15 años, se es­tre­nó en el Ger­ni­ka de su pue­blo un so­lo par­ti­do. El club de­sa­pa­re­ció por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos y su­pe­ró una prue­ba pa­ra el Bil­bao Ath­le­tic. Jus­to le to­có el ser­vi­cio mi­li­tar en Te­tuán, don­de bri­lló en el Atlé­ti­co y le fi­cha­ron pa­ra el club de su vi­da por 125 pe­se­tas al mes.

De­bu­tó el mis­mo día que Za­rra, en la 1940- 41. For­ma­rían una gran pa­re­ja en la vi­da. Se que­da­ban tras los en­tre­na­mien­tos en­sa­yan­do: Ra­fa cen­tra­ba y Tel­mo ca­be­cea­ba. Ya ju­bi­la­dos, se reunían con sus se­ño­ras a ju­gar a las car­tas.

En la 195354 pa­só al Ba­ra­kal­do fu­gaz­men­te con la con­di­ción de ju­gar de arie­te, pe­ro a los po­cos par­ti­dos le con­ven­ció la Real pa­ra ir­se otra vez al ex­tre­mo y mi­li­tar allí dos años.

Se ini­ció como en­tre­na­dor en el In­daut­xu, pa­ra pa­sar des­pués por Ala­vés, re­gre­sar a Ga­re­llano, y te­ner su pri­me­ra opor­tu­ni­dad en el Ath­le­tic en la cam­pa­ña 1968-69. Pa­só por Es­pan­yol y Za­ra­go­za, y re­gre­só a Bil­bao en la 1974-75 an­tes de re­ca­lar en el Be­tis en la 1976-77, al que da­ría la pri­me­ra de sus dos Co­pas y de­jó la he­ren­cia de Gor­di­llo. Allí aca­ba­ría su ca­rre­ra en la 1981-82 tras un in­ter­va­lo en el Ra­yo Va­lle­cano.

Irion­do re­ci­bió un bo­ni­to ho­me­na­je en vi­da en los pro­le­gó­me­nos del Ath­le­tic- Za­ra­go­za de agos­to de 2011 y su úl­ti­mo ser­vi­cio al club fue par­ti­ci­par en el do­cu­men­tal so­bre la his­to­ria de San Ma­més jun­to a una biz­nie­ta. El fút­bol es­pa­ñol ja­más ol­vi­da­rá a un hom­bre ho­nes­to y na­da al­ti­so­nan­te pe­se a su éxi­to. Des­can­se en paz.

INOL­VI­DA­BLE. Irion­do, Venancio, Za­rra, Pa­ni­zo y Gaín­za for­ma­ron una gran de­lan­te­ra en los 40 y 50.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.