Dos ges­tos y dos pri­me­ras da­mas

AS (Las Palmas) - - BALONCESTO -

De Cris­tiano a Cris­ti­na. De Car­me­na a Ci­fuen­tes. Des­de que Mou­rin­ho le pa­só el bra­zo por el hom­bro en ma­nio­bra co­rres­pon­di­da, na­die ha­bía osa­do aga­rrar a Flo­ren­tino Pé­rez por la es­pal­da, al me­nos pú­bli­ca­men­te. Lo hi­zo el mar­tes la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, ama­ble an­fi­trio­na del equi­po de ba­lon­ces­to. La reac­ción de Flo­ren­tino es in­fre­cuen­te en un hom­bre tan hie­rá­ti­co. Ja­más ha­bía­mos apre­cia­do se­me­jan­te mo­ris­que­ta en su ros­tro y nun­ca se le vio la na­riz así frun­ci­da, como si las cos­qui­llas las tu­vie­ra to­das en el cue­llo o como si Ci­fuen­tes, apro­ve­chan­do la pal­ma­da, le hu­bie­ra in­tro­du­ci­do un hielo por la tes­tuz.

La ima­gen con­tras­ta con la que nos de­jó el en­cuen­tro de Flo­ren­tino con Car­me­na el pa­sa­do mes de ju­nio, en otro ho­me­na­je al ba­lon­ces­to ma- dri­dis­ta. Aque­lla ma­ña­na, la ca­ra del pre­si­den­te apa­re­ció cris­pa­da, ca­si co­lé­ri­ca.

Cues­ta en­ten­der res­pues­tas tan di­fe­ren­tes en si­tua­cio­nes tan si­mi­la­res. Na­da dis­tin­gue las fi­gu­ras de Car­me­na y Ci­fuen­tes, pri­me­ras da­mas de mu­ni­ci­pio y Co­mu­ni­dad, sal­vo la uti­li­dad que le da­rán a la ca­mi­se­tas que el Ma­drid las re­ga­la en ca­da vi­si­ta. Su­po­ne­mos que do­ña Ma­nue­la las guar­da­rá en un ca­jón, se las re­ga­la­rá a una so­bri­na o les da­rá nue­va vi­da gra­cias al Cris­ta­sol. In­tui­mos que do­ña Cris­ti­na las usa­rá como pi­ja­ma. Na­da más apro­pia­do si sue­ñas a lo gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.