Txi­kon, en la lu­cha por los sue­ños

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - SE­BAS­TIÁN ÁLVARO

Ma­ña­na pue­de ha­cer­se his­to­ria pa­ra el al­pi­nis­mo mun­dial. Es­te vier­nes mi ami­go Alex Txi­kon jun­to con Ta­ma­ra Lun­ger, Si­mo­ne Mo­ro y Alí Sad­pa­ra pue­den con­ver­tir­se en los pri­me­ros se­res hu­ma­nos en pi­sar la cima del Nan­ga Par­bat (8.125 me­tros) en pleno in­vierno. Pe­ro eso, con to­da la suer­te que les de­seo des­de aquí, se­rá ma­ña­na, un enor­me abis­mo de tiem­po cuan­do de un ocho­mil se tra­ta y más si es en in­vierno y en la co­no­ci­da como la Mon­ta­ña Ase­si­na. Cuan­do es­cri­bo es­tas lí­neas la ver­dad es que to­do son no­ti­cias es­pe­ran­za­do­ras, pues ya han al­can­za­do el cam­po 3. El pa­so por el 2, a 6.150 me­tros de al­ti­tud, fue bas­tan­te du­ro, ya que, cuan­do lle­ga­ron, el te­mi­ble vien­to se ha­bía lle­va­do par­te del de­pó­si­to, de­ján­do­les sin ais­lan­tes y pa­sa­ron bas­tan­te frío esa no­che.

An­tes, se las ha­bían te­ni­do que ver con una ago­ta­do­ra jornada de diez ho­ras de tra­ba­jo; es­pe­cial­men­te pro­ble­má­ti­co fue su­pe­rar el mu­ro Kins­ho­fer, bau­ti­za­do con el nom­bre del pri­mer es­ca­la­dor ale­mán que ven­ció el pa­so cla­ve de es­ta ru­ta en 1962, y que es la que han ele­gi­do pa­ra su­bir. Es­ta elec­ción, la más ló­gi­ca y acer­ta­da, pue­de ser vi­tal pa­ra do­ble­gar la re­sis­ten­cia del Nan­ga y de­mues­tra que en la pre­pa­ra­ción y la pla­ni­fi­ca­ción de la ex­pe­di­ción se en­cuen­tran las claves del éxi­to. Por si fue­ra po­co se desató un vien­to hu­ra­ca­na­do que les obli­gó a se­guir re­fu­gia­dos en el cam­po 2 to­do un día ejer­ci­tan­do una de las gran­des vir­tu­des que de­be ate­so­rar to­do es­ca­la­dor: la pa­cien­cia, que se ha vis­to re­com­pen­sa­da con un amanecer “es­pec­ta­cu­lar y apa­ci­ble”, se­gún nos han con­ta­do des­de el cam­po ba­se, lo que les ha per­mi­ti­do lle­gar has­ta el cam­po 3, a 6.700 me­tros.

Des­de allí con­ti­nua­rán has­ta los 7.200 me­tros, don­de tie­nen pre­vis­to mon­tar el úl­ti­mo cam­po des­de el que rea­li­za­rán, es­te vier­nes si to­do va bien, el de­fi­ni­ti­vo ata­que a la cum­bre. Las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas son po­si­ti­vas (si ca­be ca­li­fi­car así a tem­pe­ra­tu­ras que es­ta­rán en­tre los 35 y 40º ba­jo ce­ro y un vien­to de 25-30 km/h), y cuen­tan con el día de des­can­so en el cam­po 2 obli­ga­do por la tor­men­ta, así que ca­be ser ra­zo­na­ble­men­te op­ti­mis­tas. Pe­ro en esa mon­ta­ña, a esa al­ti­tud y en pleno in­vierno, lo úni­co cier­to es que to­do es­tá en el ai­re, en el ai­re le­ve del que es­tá he­cha, como es­cri­bió Sha­kes­pea­re, “la subs­tan­cia de los sue­ños”. Y como no se me ol­vi­da que tam­bién con­me­mo­ra­mos en el cuar­to cen­te­na­rio de la muer­te de Cer­van­tes qui­sie­ra re­cor­dar una fra­se que apa­re­ce en El Qui­jo­te: “Hay que creer en los sue­ños. Hay que lu­char por los sue­ños.” Eso es pre­ci­sa­men­te lo que es­tán ha­cien­do Alex, Si­mo­ne, Alí y Ta­ma­ra. Oja­lá que la suer­te va­ya con ellos y so­bre to­do que, con cima o sin ella, re­gre­sen pa­ra con­tár­nos­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.