Zi­da­ne, el Cas­ti­lla de Ra­mis y la ac­ción con­tra el trá­fi­co de abo­nos

AS (Las Palmas) - - A LA ÚLTIMA - MARCO RUIZ

El efec­to. Siem­pre nos que­da­rá el Cas­ti­lla. Mo­ra­ta, Ma­yo­ral o el que ven­ga… Siem­pre nos que­da­rá so­ñar con que uno de es­tos dia­man­tes que ca­da cier­to tiem­po sa­len de La Fá­bri­ca pu­die­ra te­ner si­tio en el Ma­drid. Aho­ra pa­re­ce im­po­si­ble. En Val­de­be­bas ya so­bre­vue­la el es­pí­ri­tu de los años do­ra­dos de To­ril. El as­cen­so de Zi­da­ne al pri­mer equi­po no só­lo tie­ne exul­tan­tes a las gran­des estrellas de suel­dos as­tro­nó­mi­cos. Tam­bién ha cau­sa­do un efec­to en el fi­lial, el efec­to Ra­mis, sie­te vic­to­rias de sie­te. Tam­bién hay can­te­ra en los ban­qui­llos.

Trá­fi­co. El Ma­drid ha de­ci­di­do cor­tar de raíz el trá­fi­co de en­tra­das que se es­tá lle­van­do a ca­bo con los abo­nos de los so­cios. Has­ta la fe­cha ha re­ti­ra­do, se­gún nos con­fir­man des­de den­tro del pro­pio club, cer­ca de 1.000 car­nets de abo­na­dos. Hay em­pre­sas con se­de fis­cal ra­di­ca­da en el ex­tran­je­ro que se es­tán lu­cran­do con es­te co­mer­cio ile­gí­ti­mo. El Ma­drid da a ca­da abo­na­do el 35% del pre­cio de la en­tra­da si de­ci­de po­ner­la a dis­po­si­ción de la en­ti­dad pa­ra un par­ti­do. Una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da su­be, y mu­cho, el mar­gen de be­ne­fi­cio… Y lue­go pue­de re­ven­der el abono al pre­cio que quie­ra. Todos ga­nan me­nos el Ma­drid.

Va­ya chas­co. La ac­ción plan­tea­da por el club es sen­ci­lla. Si es us­ted es chino o de as­pec­to muy in­glés y va al Ber­na­béu pa­ra el der­bi con su abono re­com­pra­do pa­ra la oca­sión, tie­ne mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de que la se­gu­ri­dad pri­va­da del club le pa­re en la puer­ta, le pi­da el car­net de iden­ti­dad y com­prue­be que us­ted no es el ti­tu­lar del abono. Tras una bre­ve char­la (ima­gi­na­mos que con in­tér­pre­te) se en­con­tra­rá us­ted fir­man­do un pa­pel en el que pon­drá de ma­ni­fies­to el frau­de… Y el abono se­rá re­qui­sa­do.

El uso. La Co­mi­sión de Dis­ci­pli­na tie­ne que de­ci­dir aho­ra qué ha­cer con tan­to abono re­qui­sa­do. Hay quien tie­ne en el club una ac­ti­tud fir­me pa­ra re­ti­rar­los de­fi­ni­ti­va­men­te de las ma­nos de los so­cios que han co­mer­cia­li­za­do con ellos… Con la lar­ga lis­ta de es­pe­ra que exis­te pa­ra ha­cer­se con un asien­to en el Ber­na­béu hay quien pien­sa ma­li­cio­sa­men­te que ser­vi­rán como pre­ben­da pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes a so­cio com­pro­mi­sa­rio, cu­yo pro­ce­so ya es­tá en mar­cha tras ha­ber si­do ade­lan­ta­do (an­te el te­mor por el en­fa­do del so­cio por la ges­tión de­por­ti­va, pa­ra qué de­jar pa­sar más tiem­po…). Un pro­ce­so de elec­ción de com­pro­mi­sa­rios, tan apa­sio­nan­te, del que da­re­mos cuen­ta más ade­lan­te…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.