Un pe­li­gro­so bro­te de ‘ce­ro­ce­ris­mo’ ro­ji­blan­co

AS (Las Palmas) - - TAMBORES DE DERBI - JO­SÉ MI­GUÉ­LEZ

Alas puer­tas del par­ti­do ma­yor (por más que la nue­va di­plo­ma­cia col­cho­ne­ra re­co­mien­de re­ba­jar­lo), el Atlé­ti­co se ha que­da­do sin gol. Es pa­to­lo­gía, no me­ra coin­ci­den­cia. Tie­ne que ver con el mo­de­lo, que no pre­di­ca un ata­que abu­si­vo, pe­ro con­ven­ga­mos que eso nun­ca fue asun­to: bas­ta­ba una ac­ción a ba­lón pa­ra­do (el la­bo­ra­to­rio ha per- di­do ca­tá­lo­go y Mi­niPan­tic, ve­neno), la efi­ca­cia del nue­ve ( Men­des fra­ca­só en las úl­ti­mas elec­cio­nes) o la apor­ta­ción in­vi­si­ble de Raúl Gar­cía (no es­tá) pa­ra des­men­tir la apa­rien­cia de ra­ca­ne­ría. Pe­ro ya no al­can­za. Y da pa­ra la in­quie­tud.

Es ver­dad que la se­gu­ri­dad de­fen­si­va si­gue, agran­da­da por ese Oblak gi­gan­tes­co, y que aún re­sul­ta más fá­cil ga­nar que per­der. Pe­ro la se­quía es­pan­ta. No hay un arie­te en el que des­can­sar y se les ca­yó la fe a los que no lo son. En tiem­pos de au­to­con­fian­za, Ko­ke ha­bría da­do el miér­co­les a su glo­bo la cur­va exac­ta pa­ra ba­tir a Zoet y Griez­mann no ha­bría tem­bla­do en su mano a mano. Dos ejem­plos de la nue­va ley: el Atlé­ti­co ge­ne­ra po­co y ade­más per­do­na; es­tá se­co. Una com­pli­ca­ción, por­que en el fi­cha­je del gol no pue­de per­mi­tir­se equi­vo­car­se, pe­ro so­bre la que hoy de­be pa­sar por en­ci­ma. Los der­bis no se en­tre­tie­nen en me­nu­den­cias. Y ade­más, al­gu­na ven­ta­ja de­be­ría te­ner pa­ra los ro­ji­blan­cos no re­ci­bir des­can­so. No tie­nen tiem­po ni de co­mer­se la ca­be­za por la nue­va an­gus­tia.

OCA­SIÓN ERRA­DA. Griez­mann se la­men­ta tras errar un mano a mano en el PSV-Atlé­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.