“En la ida Va­ra­ne ca­si me man­da a la gra­da; en el cam­po no hay ami­gos”

Griez­mann

AS (Las Palmas) - - TAMBORES DE DERBI - EL LAR­GUE­RO

Ten­go oca­sio­nes, pe­ro no en­tran. Con­fío en lo que es­toy ha­cien­do, cuan­do mar­que uno ven­drán los de­más”

¿Pue­de no­tar el Atlé­ti­co el es­fuer­zo del sá­ba­do? — Igual al prin­ci­pio, que te cues­ta un po­co arran­car, pe­ro al fi­nal siem­pre lle­ga­mos bien —¿Es un par­ti­do pa­ra lu­char por el se­gun­do pues­to? —La Li­ga es­tá com­pli­ca­da por­que el Ba­rça es­tá en un mo­men­to muy bueno, no jue­ga tan bien como an­tes pe­ro es­tá ga­nan­do los par­ti­dos. Te­ne­mos que ir a lo nues­tro, a por el par­ti­do ya sea en ca­sa o fue­ra. —An­da us­ted en se­quía… — Es­toy te­nien­do oca­sio­nes pe­ro no me en­tran. Con­fío en lo que es­toy ha­cien­do y cuan­do en­tre uno, ven­drán los de­más. —El Calderón le ado­ra. —Des­de mi pre­sen­ta­ción, que hu­bo mu­cha gen­te, la afi­ción siem­pre ha es­ta­do con­mi­go y yo in­ten­to agra­de­cer ese apo­yo y dar­lo to­do. A no­so­tros la afi­ción nos ayu­da, nos apor­ta mu­chí­si­mo, cuan­do lo pa­sa­mos mal nos ayu­dan a ir pa­ra ade­lan­te, les ne­ce­si­ta­mos. Nos gus­ta cuan­do can­ta la gen­te por­que te da un plus. Cuan­do lle­gas a la por­te­ría y se es­cu­cha a la gen­te gri­tan­do que quie­re go­les, te em­pu­ja. —¿Pen­sa­ba que to­do le iba a ir así de bien en el Atlé­ti­co? — Sa­bía que me iba a cos­tar por­que ve­nía de otra ma­ne­ra de ju­gar, de pen­sar, y me cos­tó has­ta fi­na­les de no­viem­bre. A par­tir de ahí fui me­jo­ran­do con el apo­yo de los com­pa­ñe­ros, que me die­ron mu­cha fuer­za, y con el mís­ter y el Pro­fe. — ¿ Es us­ted el re­fe­ren­te de es­te Atle­ti? —Yo in­ten­to ayu­dar lo má­xi­mo al equi­po y si me­to gol, mu­cho me­jor. La fuer­za del Atlé­ti­co es que ca­da uno es como un lí­der. —¿Por qué siem­pre jue­ga con man­ga lar­ga? —Por­que me fi­ja­ba mu­cho en Beck­ham y él siem­pre la lle­va­ba man­ga lar­ga. —¿Cuán­do se aca­ban los ner­vios an­te un par­ti­do tan gran­de como el der­bi? — Jus­to an­tes de que pi­te el ár­bi­tro el ini­cio del par­ti­do es cuan­do hay más ner­vios, sien­tes al­go en la tri­pa. Cuan­do to­cas el pri­mer ba­lón, se pa­sa. —¿Camp Nou o Ber­na­béu? — Im­pre­sio­na un po­co más el Ber­na­béu por­que es­tá ce­rra­do, da sen­sa­ción de mu­cho más al­to. Cual­quier ni­ño quie­re ju­gar en es­ta­dios como el Camp Nou, el Ber­na­béu, el Calderón… Es un sue­ño. —¿Co­no­ce mu­cho a Zi­da­ne? — Po­co. Cuan­do ju­ga­ba en el Real Ma­drid yo es­ta­ba en la can­te­ra de la Real So­cie­dad y le pe­dí su pan­ta­lón cor­to. Me di­jo que sí, que le si­guie­se al tú­nel y ahí me lo dio. —¿Y con Va­ra­ne y Ben­ze­ma? —Aquí en Ma­drid nos man­da­mos al­gu­nos men­sa­jes; en la se­lec­ción estamos siem­pre jun­tos. En el cam­po no in­flu­ye la re­la­ción, ca­da uno tie­ne que dar lo me­jor. En el par­ti­do de ida Va­ra­ne ca­si me man­da a la gra­da, no hay ami­gos en el cam­po. — ¿Fir­ma­rá su nue­va cláu­su­la an­tes de ve­rano? — Estamos ha­blan­do. Más mi re­pre­sen­tan­te que yo, que me de­di­co a ju­gar. Las dos par­tes estamos bien. — Le re­cha­za­ron va­rios equi­pos por ba­ji­to, ¿no? — Sí, como 10 equi­pos. Igual de­cían que era ba­ji­to por no de­cir que era ma­lo, pe­ro era siem­pre la mis­ma ex­cu­sa. —¿Los fut­bo­lis­tas son egoís­tas? —Yo no me sien­to egoís­ta. Con quien soy egoís­ta es con mi no­via que me di­ce “vamos al ci­ne” o “vamos a ce­nar” y yo le di­go que no, que es­toy can­sa­do. —¿Es­te der­bi lo va a ga­nar el Atlé­ti­co? —Hom­bre, si no, no sa­li­mos al cam­po. Con­fío en el tra­ba­jo de todos. Lo ha­re­mos bien.

“Me im­pre­sio­na más el Ber­na­béu que el Camp Nou; es ce­rra­do y da sen­sa­ción de ser mu­cho más al­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.